viernes, 25 de junio de 2010

De compras


Madre mía qué tarde la de ayer.

Como ya os conté mi bichito va a matronatación desde que tenía 7 meses. Vamos tres vecinas con nuestros respectivos enanos y uno de los enanos va con mi bichito a la guarde. Así que esa mamá y yo decidimos ayer ir a comer y de rebajas, dado que algunos establecimientos ya habían empezado.

Así que nos dirigimos a las distintas tiendas. A la primera tienda que fuimos nos probamos unos pantalones. Qué mal nos quedaban a las dos!!! A la segunda, unos vestidos. Vamos, que peor no podíamos estar. Así que al final terminamos comprándonos unas gafas de sol (esas, por suerte, se amoldaban perfectamente al contorno de nuestro cuerpo)

No me veo con nada. O mejor dicho verme me veo, pero demasiado. Lorza por aquí, lorza por allá. Vamos que no hay manera. Cuando yo me quedé embarazada pesaba 59 kilos, pero es que ya había cogido 5 kilos al dejar de fumar. Y aunque en mi embarazo cogí 11 kilos, ahora no tengo manera de soltarlos. Al poco de parir, a las dos semanas, pesaba 62 kilos y ahí me he quedado. No hay manera de que baje (claro, que no me privo de nada). Pero me da mucha rabia, porque desde que parí tengo muchísima hambre.

Recuerdo el día que di a luz, madre mía qué hambre empezó a entrarme. Imagino que algo tuvo algo que ver que el bichito no parara de ordeñarme.

La verdad es que llevo toda la vida preocupada por el peso. He llegado a estar muy delgada, pero es que he pasado de una 38 a una 42 y, claro, eso, en la autoestima de una mujer, pues hace mella. A veces pienso, tengo que ponerme a régimen, pero claro, quiero quedarme embarazada de nuevo y tampoco veo mucho sentido sufrir para nada.

Lo peor que llevo es ver a algunas mamás con esos cuerpos de escándalo, dos churumbeles pululando por sus alrededores y uno más en brazos (así hay alguna en mi vecindario). Me cachis, que así una no puede bajar este año a la piscina. Si por lo menos pudiera decir: "Sí, bueno, es que estoy otra vez embarazada". Aunque sea de unas pocos semanas, parece la excusa perfecta.

Desde luego este año ni de coña me pongo un bikini. Vamos, que mi ombligo va a tener que decir: "Dejen salir, apártense, que quiero tomar el sol!!"

Y vosotras qué tal os habéis quedado? Espero que mejor que yo...

5 comentarios:

  1. Yo he recuperado el peso y puedo ponerme la ropa de antes... pero claro, mi hija tiene casi 21 meses y sigue con teta....

    ResponderEliminar
  2. Hace poco hablé de ello http://latetareina.blogspot.com/2010/06/mi-cuerpo-serrano.html , hija mía que desastres de cuerpos!!!!
    Y lo de los 62 kilos no está mal. Claro que depende de lo que midas...

    ResponderEliminar
  3. Yo penso algunos más, así que 62 kilos no me parecen tantos... Yo no pude quitarme de encima lo que engordé con el embarazo. Supongo que me cambió el metabolismo o algo así. Ya veremos después de éste cómo me quedo, miedo da!

    ResponderEliminar
  4. LadyA, me alegro muchísimo, espero que yo también pueda volver a ponerme los pantalones de la 38.

    Teta Reina y Laky, 62 kilos no está mal, pero es que mido 1,58 y claro, yo no me veo bien.

    Teta Reina ya leí tu post. Tú por lo menos te compraste un par de bikinis, yo ni me acerco a ninguno.

    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  5. jajaja, yo soy muy delgada y me he quedado así, lo peor son mis pechos, que me he quedado sin ellos y tengo un ligero problema con todos los biquinis, me sirven los de mi hija de ocho años! jajaja...pero a mi me da igual lo que diga la gente y lo que dejan de decir, yo me coy a donde sea, gorda o flaca y que me quiten lo bailado!.
    Del segundo embarazo me quedé gordita, pero no me importó nada, nunca me ha preocupado ese tema, yo soy como soy y feliz!

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando