viernes, 23 de julio de 2010

Unos grandes amigos


Uf, estoy agotada, pero agotada de verdad. Ayer me tiré toda la mañana bostezando, estaba segura que en algún momento me iba a despertar un compañero con la tecla F5 clavada en la frente. No paraba de bostezar, estaba muy cansada.

La mañana pasó muy despacio, pero pasó y, por fin, dieron las 14:30. Fui arrastrando mis pies hasta coche, me subí y fui a por mi bichito a la guarde. Mi bichito estaba dormidito, así que esperé hasta que se despertó. Coche dirección casa en el que debí de bostezar como 20 veces. Menos mal que mi marido había comprado dos empanadas el día anterior en el Mercadona y con calentarlas ya estaba. Comimos, puse la secadora, hice la mochila de la silla de paseo nueva y saqué la ropa de la secadora. La di el pecho, bajamos al coche y fuimos al centro comercial.

Allí nos estaba esperando su amigo y su mamá. Cosas de la vida, yo coincidía con esta mamá cuando íbamos a buscar a nuestros hijos a la guarde y hablábamos mientras esperábamos a que sacaran a los peques. Un día hablando me dijo que el año siguiente su hijo no volvería a la guarde porque había entrado en la guardería del colegio al que quería llevarlo cuando entrara en edad escolar. Su barrio era de nueva construcción y había muchísimos niños. La pregunté donde vivía y éramos del mismo barrio, la pregunté por el colegio y la dije que yo vivía al lado, "ahh, yo también, pero al otro lado del metro". "Toma y yo, en la calle X", "yo en el número 30", "y yo en el 34". Misma promoción, mismo bloque.

Impresionante lo pequeñín que es el mundo. Así que resulta que nuestros hijos, que iban a una guardería a la que había que ir en coche, iban a la misma clase y vivían en la misma comunidad. Así que nos hicimos muy amigas y el amigo de mi Bichito se apuntó y empezó a venir también a la piscina por las tardes. La profe nos dijo que no se hacían mucho caso, pero a nosotras nos parecía que jugaban cuando íbamos a la pisci. Cuando llegó el verano, empezamos a bajar alguna tarde a la pisci de debajo de casa (la matronatación terminó en junio) y, a veces, veíamos a su amigo. Ya empezaban a jugar juntos, pero nada que ver con lo que ocurre ahora.

El día de su cumple su amigo subió a traerla un regalito y fue a verla a casa. Si veis la cara que puso, lo nerviosa que estaba y la alegría que sintió cuando vio entrar a su amigo, se tiró literalmente de los brazos para ir a ver a su amiguito. Estaba tan nerviosa, la costaba hasta respirar y me miraba como diciéndome: "Mamá, mira, ha venido a verme a casa. Sí, sí, A CA-SA". Fue impresionante, qué alegría tenía. Fue directamente hacia él y le dio un abrazo.

Su profe me dice que juegan muchísimo juntos y que su amigo pega a todos menos a mi bichito. Encima la defiende y en cuanto la ve, la ofrece su chupe. Yo creo que su amigo se lo ofrece porque piensa: "Pobrecita, si es que su mamá no la da chupete. Toma el mío bichito, no te vayas a poner triste".

Por las mañanas mi bichito se echaba una mini-siesta, ahora su amigo va a buscarla a la cuna. Cuando mi bichito le ve, se empieza a reír y no quiere dormir. Así que llega cansada a casa todos los días. No os podéis imaginar qué relación más bonita tienen los dos. Cada mañana cuando llegan a la guarde, va gateando a la puerta para irlos a buscar y todas las profes alucinan de lo bien que se llevan y lo mucho que se sonríen. Cuando yo recojo a mi bichito y su amigo está despierto, nos dice adiós desde su cuna. Sus profes están alucinando de las migas que han hecho. Están todo el rato juntos y compartiendo las cosas entre los dos.

Ayer por la tarde cuando se volvieron a ver se pusieron muy contentos. Y difrutaron mucho de la tarde juntos. Se fueron pronto, así que como os dije ayer que quería cortarle el pelo a Bichito, me pasé por la peluquería. 11€ el corte, para cuatro pelos que tiene y como su amigo no la deja dormir por las mañana (y ella por las tardes en casa no quiere), pues pensé que no era buena idea cortárselo allí porque estaba cansada y muy quejicosa. Me la llevé a casa, la puse en mitad del salón en su trona, puse los cantajuegos y con un spray la empapé la cabeza. Tijeras de costura en una mano, peine en el otro, me dispuse a cortarla el pelo y quedó guapísima!!!

Cenó sin para de quejarse y me sacó de mis casillas debido a mi agotamiento físico. La di el pecho y se durmió. Mi marido me hizo la cena y me quedé dormida en el sofá, no creo que pasaran ni 10 minutos de las 9.

Lo más bonito del día, verles a los dos juntos. Se les llena el corazón de alegría.

¿Cómo es posible que se lleven tan bien siendo tan pequeños (bichito 1 año, su amigo 15 meses)? ¿Vuestro hijos tienen algún amiguito especial?

7 comentarios:

  1. Y te aseguro que serán amigos siempre, si siguen así, mi hija mayor tiene una amiga que le lleva un mes, anduvieron siempre juntas ya desde los paseos de carrito y ahora son inseparables! es muy bonito ver esas relaciones tan sinceras!

    ResponderEliminar
  2. Pues si, mi hija tiene una amigita un poco mayor que ella que se llama Abril. Laconocemos desde que mi hija tenía 2 meses y su amiguita 5 meses... así que ya viene de lejos. La gente dice que los niños pequeños no se relacionan, pero yo no estoy de acuerdo. Mi hija juega mucho con Abril y le encanta. En la guarde también tiene algunas amigitas, pero yo no conozco a los padres y no tenemos relación con ellos...

    ResponderEliminar
  3. Mi hijo tuvo una amiguita así prácticamente desde que nació hasta los dos años. Y a los dos años, cuando empezó el cole, se echó novia. Fue una relación tan tan formal que en el aula de tres años la profe les casó, en una ceremonia con flores, invitados (toda la clase) y hasta beso. El matrimonio les duró dos años y, aunque ahora están divorciados, siguen siendo amiguísimos. Para él no hay otra chica como esa (literalmente, porque ahora ya casi no juega con las niñas, sólo con los niños, pero N siempre será especial para él)

    ResponderEliminar
  4. Desafortunadamente mi peque no tiene ningun amiguito, supongo q en septiembre q empieza la guarderia hara amigos.

    ResponderEliminar
  5. Cartafol, Joo, qué bonito!! Si es que da una alegría ver lo cariñosa que mi hija es con él. Y él al principio era muy serio, pero con mi bichito es un encanto.

    LadyA, yo pienso lo mismo que tú, pero lo pensaba antes de ver la relación de mi bichito con Jaime, creo que se relacionan y mucho.

    Laky, qué historia más linda, pero qué pena que se hayan divorciado a esas edades. De verdad, que aprender que la vida es dura tan pronto...

    MamadeJulio, ya verás como en cuanto vaya a la guarde hará muchos amigos y podrás comprobar las buenas relaciones que tienen. Luego se hacen mayores y se llevan sus desengaños. Pero para eso todavía nos queda muuuuuuuuuuuuuuucho

    ResponderEliminar
  6. Mi hijo no hace mucho caso de los otros niños. Si son mayores, algo más, pero si son de su edad, ni los mira. La verdad, tengo muchas dudas de que en septiembre vaya a hacer algún caso a algún niño de la guarde... aunque leyéndote a ti, quien sabe, lo mismo hasta hace migas con alguno.

    Pero es que, leyéndote, quién diría que tu hija y el mío se llevan menos de 3 meses, yo a mi nene le veo súper bebé y a la tuya me la imagino como toda una niña! jajaja.

    ResponderEliminar
  7. Una, seguro que en septiembre hace amigos. Le costará un poquito, pero segurísimo.

    La verdad es que en tres meses aprenden muchas cosas y maduran, si se puede llamar así. Ya parlotea mucho, vamos que no para y ayer dió sus primeros pasos sola!!! Pero la mía sigue siendo un bebé, pero un bebé un pelín más grande que el tuyo :)

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando