miércoles, 3 de noviembre de 2010

Expectativas

Quizá fue porque tenía demasiadas expectativas en el día de ayer, por fin mi marido iba a estar con nosotras después de dos meses. Quizá fue porque creía que disfrutaríamos de nuestra compañía o quizá porque creí que aprovecharíamos para querernos. No sé por qué pero no resultó como yo esperaba. Debíamos estar ambos muy cansados, yo pasé mala noche y, por lo tanto, él también. Era la primera vez que saldría a las 16:15 en vez a las 14:30. Debió ser porque yo salí de trabajar y me fui a comprar y me tomé una empanada esperando a mi Bichito en el banco de enfrente de la guarde. Debió ser porque él salió de trabajar y se fue a comprar la fruta y llegó cerca de las 17:30 a casa. Debió de ser porque estábamos agotados, pero la tarde de ayer no fue como esperaba.

Cuando te haces una idea preconcebida en la cabeza y esperas que suceda tal como habías montado la escena, te llevas un chasco muy grande cuando las cosas no suceden así.

Demasiadas expectativas, estoy segura. Pensé que tendríamos tiempo para darnos un besito y un abrazo, que cenaríamos y nos recostaríamos en el sofá los dos juntitos, que nos miraríamos de vez en cuando mientras uno hacía una cosa y el otro otra, pero no fue así. Estábamos tan irritables que en vez de hablarnos nos gruñíamos, en vez de abrazarnos nos evitábamos y en vez de mirarnos nos rehuíamos. Nos dimos un par de malas contestaciones, creo que fue por el cansacio, el cambio, las mil y unas cosas que teníamos que hacer. Lo bueno es que mi Bichito tuvo ración doble de besos y de mimos, sólo entre nosotros nos sentíamos extraños, demasiadas cosas que hacer y muy poco tiempo.

Al final salimos los tres de casa, les dejé en el Centro Comercial a mandar una carta urgente y yo me fui a depilar, llegábamos tarde. Son tantas cosas a lo largo del día que ni nos da tiempo a mirarnos y darnos cuenta que somos compañeros, amigos y no enemigos. Ni yo tengo la culpa de su poco tiempo ni él tiene la culpa de que siempre vaya corriendo a todas partes, pero nos tratábamos como tal.

Me senté de vuelta en el coche y sentí que hacía tiempo que no ocurría esto. Iba sola, con prisa porque ya llegaba tarde para la cena de mi Bichito, pero cuánto hacía que no estaba sola. Recordé momentos del pasado cuando no podía dormir, aquellos momentos en los que no podía ni moverme en todo el día, recordé a mi padre, le eché de menos y lloré de camino a casa. Sabía que donde mejor estaba era al lado de mi familia, por suerte me esperaban con una amplia sonrisa y un beso cada uno. Se me olvidó la pena y la tristeza.

Hoy no tengo tantas expectativas porque igual que ayer no tenemos tiempo ni para darnos un beso, intentaremos arañar unos segundos al tiempo, pero estoy segura que poco a poco iremos acostumbrándonos y podremos disfrutar de las tardes juntos en familia.

P. D.: Por suerte hoy he podido descansar más y dormir un poquito.

16 comentarios:

  1. Suu tómatelo como una manualidad, una nueva receta culinaria... a la priemra nunca nos sale bien, ¿la parte buena? que te quedan como un millón de tardes para disfrutar de él y de Bichito y tienes tiempo de sobra para recuperar y amoldar las nuevas tardes todos juntos.

    Muchas veces me he sentido como tú, espero todo el día que la niña y mi marido vengan del cole y trabao y luego estamos todos tan cansados que sólo se oyen quejas y a veces hasta gritos. Menos mal que siempre al final llega el momento sofá cuando las niñas duermen y sin decirnos nada acabamos abrazados y con un besito para descansar.

    Espero que esta tarde sea mucho mejor preciosa!!

    ResponderEliminar
  2. Esas hormonas de embarazada juegan malas pasadas a veces....todos tenemos de esos días, los dos cansados, agotados, pero desde que uno se duerme y se despierta ya es otro día y uno no se acuerda de lo del día anterior...esas pequeñeces, hay que dejarlas en la almohada!

    ResponderEliminar
  3. ai Suu cuanto sentimiento,tranquila veras como hoy todo sale mejor

    ResponderEliminar
  4. Te comprendo, pero también comprendo a tu marido... el equilibrio es complicado, pero una vez lo alcanceis ya verás como facilita las cosas.

    Muchos besos, y no te desanimes!

    ResponderEliminar
  5. Bueno mujer, no te preocupes, es que las prisas y el cansancio no ayudan nada, todo lo contrario, y las hormonas también haciendo de las suyas...

    Pero teneis muchas tarde por delante! ánimo.

    ResponderEliminar
  6. Entiendo la situación, creo que todas hemos pasado, en algún momento, por alguna similar.
    Las cosas suelen ir volviendo a su cauce, por sí solas...
    No te desanimes y mucho ánimo a toda la familia!!!

    ResponderEliminar
  7. Simplemente yo, la verdad que es así como me lo tomo, debemos de acostumbrarnos otra vez a estos horarios. La tarde estará bien, hoy empiezo la natación de embarazadas.

    Cartafol, yo no creo que sean las hormonas, simplemente que nos tenemos que acoplar otra vez, ha sido mucho tiempo con el mismo turno y ahora debemos de acostumbrarnos él a su nuevo turno y yo a estar con él en casa. No os lo contaba por tristeza, sino como anécdota.

    M@rt@, estoy segura que cada día irá mejor. Es difícil acoplarse de nuevo, pero poco a poco lo iremos consiguiendo.

    Leia, es muy difícil, sobre todo cuando llevamos tanto tiempo. Desde hace dos meses está de tarde y antes fueron las vacaciones de uno y las de otro.

    Teta, no me preocupa, creo que es absolutamente normal.

    Cristina, estoy segura que dentro de nada nos habremos acoplado.

    ResponderEliminar
  8. muchos animos Suu,a veces las cosas no salen como pensamos.Segun te leo, te veo una persona muy sensible,mimosa,cariñosa....y enamorada ,muy enamorada de su marido.Me encanta verte asi.UN beso guapa

    ResponderEliminar
  9. Suu, según te iba leyendo iba viendo imagenes de mi vida, yo creo que a todos nos pasa alguna vez lo que has relatado, pero en esta vida tan ajetreada que llevamos no tenemos tiempo para pararnos a pensar en que hay cosas mucho mas importantes que limpiar la casa, o hacer la comida ...

    Relajate y disfruta de tu familia¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. Mucho animo linda, ya veras que pronto encontraran ese espacio y tiempo q necesitan. Las hormonas en el embarazo nos juegan malas pasadas a veces. Me parece q todas alguna vez pasamos por algo similar, eso de tener expectativas de algo y q no salga como lo planeaste, te hace caer, pero hay q levantarse y lo mas importante, persistir en lograr esa tranquilidad y union con tu pareja.

    besos

    ResponderEliminar
  11. Suu, yo también le culpo a las hormonas, relax, y toda pareja pasa por esos momentos en los que en lugar de marido y mujer parecemos extraños competiendo sin razón.. Pero al final el amor triunfa, y tu tienes muchas mas tardes para disfrutar junto a tu querido y tu bichito...

    Animo

    ResponderEliminar
  12. No te precoupes por eso, pasa en las mejores familias y te lo digo por experiencia y encima nosotras con nuestros cambios de humor y las hormonas reboloteadas aun peor, pero bueno sera algo pasajero y todo volvera prontito a la normalidad.
    Un besito fuerte.

    ResponderEliminar
  13. Desde luego que el cansancio ayuda mucho para que enseguida te afecte todo más. Ya verás como pronto os volveis a acostumbrar a su nuevo turno.

    ResponderEliminar
  14. Patry, eso mismo creo yo, a veces las cosas no salen como pensamos. Besos a ti también y muchas gracias.

    Menchuuu, yo creo que a todo el mundo le ocurre. Imagino que también mi marido tenía el día planteado de una manera y tampoco tuvo que salirle demasiado bien. Sin embargo, ayer fue mucho mejor día.

    Mamá Blue, bienvenida!!! Estoy segura que esta situación no se reduce sólo a mi casa. Ya ayer pasamos una gran tarde.

    Quiteñabonita, la tarde de ayer fue bastante más divertida, bajamos a la calle y nuestro bichito estuvo jugando. Después nos tumbamos los dos en el sofá y disfrutamos un ratito juntos.

    Elena, creo que tenemos que acoplarnos a nuestra nueva situación y depurar esas cosillas que surgen en el día a día, después estoy segura que irá a las mil maravillas.

    Treinteañera, el cansancio es un agravante de cualquier situación. Dentro de poco estaremos totalmente conectados, pero necesitamos unos días de rodaje.

    ResponderEliminar
  15. El cansancio no es buen compañero, nos vuelve más irritables y tener demasiadas expectativas tampoco es algo recomendable. Aunque yo también caigo en ese error algunas veces y mi marido me dice, es mejor dejar las cosas fluir de forma natural. Solo el hacernos unas expectativas hace que nos pongamos ansiosos por conseguirlo y deprimidos por ver que no sale todo igual como esperábamos y claro la cosa no mejora. Pero a veces no planeas nada, simplemente surge un momento concreto y te sientes de maravilla, como supongo que te pasó cuando te recibieron con una sonrisa. Ánimo guapa, que os quedan muchas tardes. :)

    ResponderEliminar
  16. mucho animo y no dejes que las hormonas te hagan malas jugadas. Me gusta mucho tu blog. soy tu nueva seguidora y te agradeceria que siguieras mi blog www.4bebes.blogspot.com

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando