sábado, 31 de julio de 2010

Nueva Gama Hero Baby Merienda


El pasado 16 de julio me llegó un email diciendo que este blog había sido seleccionado para la promoción Nueva Gama Hero Baby Merienda a través de Blogguz. Me apunté a esta promoción porque suelo consumir productos de Hero Baby y estos productos todavía no los había porbado. Me puse muy contenta cuando me llegó el email y en seguida recibí el pedido.

En paquete está muy bien distribuido y lo abrí en el suelo. Mi bichito uno a uno fue sacando los siguientes productos:

Merienda Líquida: Batidos con leche de continuación, en un cómodo brick con pajita para que tu bebé pueda disfrutarlos cómodamente:
Batidos de Fresa (2x200ml)
Batidos de Plátano (2x200ml)
Postres Lácteos: Deliciosas recetas con un alto valor nutritivo. En un cómodo envase de plástico con tapa
Natillas con Galletas (2x130g)
Crema de Melocotón y Yogur (2x130g)
Tarritos Merienda de Frutas: Tarritos de fruta con galletas, elaborados con ingredientes naturales y con un delicioso sabor
Tarritos de Mandarina, Manzana y Galleta (2x200g)
Tarritos de Naranja, Plátano y Galleta (2x200g)

Lo primero que probamos fueron los Tarritos Merienda de Frutas:

Una tarde que salimos fuera la di el tarrito de Mandarina, Manzana y Galleta. Nada más abrirlo me gustó mucho el olor y su textura era muy buena. Aunque a mi bichito no suelen gustarle demasiados los potitos de fruta, dado que está acostumbrada a la fruta natural, estos le gustaron mucho. Hasta tal punto que tuve que rebañar el tarrito (cosa que no hago habitualmente).

Otro día que le hicimos la fruta, la naranja debía de estar mala y mi marido le dio el tarrito de Naranja, Plátano y Galleta. Mi marido quedó encantado porque se lo comió sin apenas respirar. Así que me dijo que cuando comprara potitos de fruta, comprara estos. Normalmente tenemos que engañarla y dejarla jugar con algo para que se coma los potitos, esta vez se los comió encantada. Cuando le damos tarritos abrimos primero uno de 100g y si se lo come le abrimos otro, esta vez me planteé abrir el otro de 200g porque creo que se hubiera comido gran parte.

Así que estoy segura que volveré a comprarlos porque he quedado encantada con ellos, sobre todo con los de Naranja, Plátano y Galleta.


La Merienda Líquida no me gustó demasiado, ¿un batido de frutas con pajita?

Intenté darle el de fresa y la pobre no sabía qué hacer. Al final aprendió un poco a sorber por la pajita, pero lo tomaba muy despacio y se ponía perdida. No le disgustó, pero no le hizo mucha gracia. 
Se lo eché en su vaso para que fuera tomándoselo, pero después me arrepentí porque no quería que confundiera el agua con el batido. Así que se lo eché en un vaso de adulto y así fue dando pequeños traguitos, pero no disfrutó demasiado y se debió de tomar 50 ml a lo sumo.

No lo compraría, no me gustó para nada el formato y aunque de sabor estaba bueno, un poco dulce para mi gusto. Como no sabía beberlo no me pareció una buena merienda algo tan líquido y con lo que tardara tanto en tomárselo. Creo que todavía con sus 12 meses es un poco pequeña, así que lo reservamos para más adelante.


Con los Postres Lácteos tuve dos sensaciones, a primera vista, bien distintas.

Cuando vi las Natillas con Galletas pensé que la iban a encantar. Aunque tenía azúcar, seguro que iba a disfrutar comiéndolas. Cuando la di la primera cucharada la encantó, tenía una textura muy suave y, aunque el color un poco oscuro y diferente a las natillas a las que estamos acostumbrados, esto no le afectó porque ella no lo sabe. Y comenzó comiéndoselas muy bien, sin embargo, no se comió más que la mitad, demasiado empalagosas. Con mucho azúcar, más dulces que las que comen los niños más mayores.

Cuando vi la Crema de Melocotón y Yogur me dio mucha pena, mi bichito tadavía no toma Melocotón y pensé que deberían haber mandado la crema de Plátano y Yogur o la crema de Piña y Yogur, dado que las frutas son pelo con las últimas que se meten en la alimentación de los bebés por su alta probabilidad de producir alergia.

Las Natillas no volvería a comprarlas, demasiado dulces y la crema de melocotón la dejaremos para más adelante.


Conclusión

De lo que he quedado maravillada es de los tarritos de fruta, creo que a partir de ahora será los únicos que compraré.

Las Natillas son demasiado empalagosas y creo que deberían de llevar menos azúcar.

Bajo mi punto de vista, los batidos y la crema de melocotón son para niños un poco más mayores, por lo que deberían de indicarlo en la caja, dado que lo que aparece es "desde los 6 meses" y creo que esto está mal especificado. De todas formas, lo probaremos en unos meses.

jueves, 29 de julio de 2010

¿Puedo seguir amamantando si me quedo embarazada?

Esta es la pregunta del millón y que preocupa a todo el mundo que me rodea.

En ningún momento he dejado de dar de mamar a mi bichito y no pienso hacerlo a menos que ella decida que ya no más o que mi pizquita corra peligro.

Sé que voy a tener que escuchar un montón de tonterías y un montón de críticas por parte de la gente por seguir dándola el pecho. De hecho este fin de semana tuve que escuchar a mi madre decir que no puedo seguir con el pecho porque se me corta la leche. ¿El qué, mi leche? De verdad que no sé de dónde se puede sacar eso y porqué la gente habla sin saber. Y ya sabéis que no me gusta un pelo que me juzguen.

Sin embargo, he de decir que me llevé una grata sorpresa con un familiar porque me preguntó. Sí, no dio ni su punto de vista ni su criterio, simplemente me preguntó si podría seguir dando el pecho a la niña y si lo había consultado. Me dijo que yo era el motor de mi familia y no quería que me pasara nada. Casi la doy un beso en los morros!!! Y casi me pongo a llorar!!! Por primera vez alguien me preguntó, no me dijo lo que tenía o no tenía que hacer, no decidió por mi lo que era mejor para mis hij@s, sino que quiso saber mi opinión y se preocupaba por mi. 

De todas formas mandé un email a www.e-lactancia.org/ con el siguiente texto:
"Tengo una hija que acaba de cumplir un año y estoy embarazada de 1 mes. Mi hija sigue tomando pecho, ¿hay algún problema para seguir dándoselo? ¿Hay alguna recomendación específica?"
Respuesta:
"La lactancia materna no es incompatible con un nuevo embarazo. Puede cambiar el sabor de la leche y disminuir la producción, por las nuevas hormonas que se producen en el embarazo. Sólo en el caso de una amenaza de aborto o de parto prematuro es mejor no amamantar porque durante la lactancia se produce más oxitocina y podría aumentar las contracciones uterinas.
Puede encontrar más información en la página del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría: www.aeped.es/comite-lactancia-materna , en la sección "respuestas a las preguntas más frecuentes".
Y eso hice, buscar más información, y he aquí la respuesta a la gran pregunta:
"Durante el embarazo hay niveles de estrógeno placentario y otras hormonas que disminuyen la producción de leche y cambian algo su sabor. En realidad, lo que ocurre es que se vuelve a producir calostro. Algunos niños notan esos cambios de sabor, lo rechazan y se destetan, otros no, y otros lo rechazan primero pero "se reenganchan" después. En otros casos a la madre le viene peor por ser sus pezones más sensibles, pero muchos niños siguen mamando y la succión remonta la producción de leche.
Dar el pecho no es incompatible con un nuevo embarazo. No hay más inconveniente para amamantar en el embarazo que en el caso de una amenaza de aborto. Si se notan contracciones, hay que saber que la succión estimula la producción de oxitocina, que es un estimulante del útero, por lo que en algunos casos será necesario suspender la lactancia.
Hay buena información en la página web de "Alba-Lactancia materna": http://www.terra.es/personal7/eulalia1/tandem.htm
Y cuando nace el nuevo bebé tiene algunas ventajas:
La madre ya es una experta.
Los pechos funcionan mejor que la primera vez y, como hay dos succionando, también producen más leche.
La madre no suele sentir la ingurgitación de los primeros días, pues el "grande" puede ayudar a vaciarla.
La succión del "grande" ya habrá formado los pezones (una preocupación de madre novata) .
La succión del "grande" también ayuda a la rápida subida de la leche, de modo que el 2º bebé suele perder menos peso los primeros días.
Cuando el 2º es algo lento para succionar, si mama antes el 1º, encontrará que "ya ha subido la leche".
Ambos bebés pueden mamar a la vez o por turnos.
El mayor ya come otras cosas, de modo que no va a privar al menor de su principal alimento. Éste debe tener preferencia.
Así que he reenviado la información a mi madre para que se quede más tranquila y no me de el coñazo durante los próximos 8 meses.

He estado leyendo el artículo de "Alba-Lactancia materna" y me ha encantado. Lo que me ha parecido curioso es que muchas mujeres ocultan que siguen dando el pecho por miedo y por la falta de aprobación de los profesionales de la salud. Espero que esto no me ocurra a mi y que no tenga que lidiar con ningún ginecólogo, porque se pongan como se pongan, mientras no corramos ningún peligro, mi bichito estará comiendo teta hasta que ella desee y después lo haremos en tandem si ella quiere.

Lo que estoy pasando un poco mal es el dolor que me produce mi bichito cada vez que mama. Joer, qué daño. Siempre hemos tenido algún que otro problema con la lactancia materna de mi bichito y más por mi tipo de pecho, dado que apenas tengo pezón. Pero es que ahora me hace mucho daño. Me tiene el pecho derecho destrozado, y tengo como una pequeña grieta. Menos mal que al par de minutos de empezar a mamar, se me calma el dolor. Además me ha debido de cambiar el sabor y la producción porque tarda más en mamar y claro, me hace más daño. Pero espero que podamos aguantar juntas y pasar las nuevas "crisis de lactancia" que nos quedan por pasar...

¿Alguna ha dado de mamar mientras estaba embarazada?
¿Las que no, lo haríais? ¿Qué inconvenientes y/o ventajas veis?

miércoles, 28 de julio de 2010

Test de embarazo

Hace ya casi dos años, cuando decidimos ser papás, no sabía demasiado sobre los tipos de test. Estaba tan emocionada por ser madre, que en el primer mes que lo intentamos ya me compré un test de embarazo de tipo termómetro en la farmacia porque no me había bajado la regla el día que tenía. Dió negativo y, aunque me dió un poco de penilla, pero no me puse triste, al día siguiente me bajó la regla.

Cuando compré el test me costó 10€, así que investigué por internet por si se podían comprar. Madre mía la de empresas que se dedican a esto. Los hay con formato tira o termómetro, test de embarazo y de ovulación. No tenía ni idea en ese momento de lo que era un test de ovulación!!! De embarazo sí, pero de ovulación, qué narices era eso? Así que no me compliqué mucho y decidí comprar sólo los test de embarazo, dado que yo sabía muy bien cuando solía ovular. Estuve mirando en tres tiendas: Farmatest, Unitest, Ovutest24. Al final me decidí por la empesa Farmatest porque si comprabas más de 20€ te regalaban los gastos de envío y como el ginecólogo me dijo que tardaría alrededor de los seis meses en quedarme embarazada, pues compré 20 test de embarazo en formato tira a 20€, a 1€ el test. Llegaron muy rápidos, en tres días estaban en casa. Los de la foto son los que tengo en casa y son muy fáciles de utilizar. Haces pis en un vasito e introduces la tira hasta la línea MAX que viene señalada en la tira, esperas unos segundos y lo sacas. En un minuto tienes el resultado.

Bueno, pues sólo me hizo falta un test, porque al siguiente mes estaba embarazada. Lo supe antes de hacerme el test, me dolía bastante el pecho. De todas formas, como me quedaban 19, me hice otro test y al día siguiente otro para estar seguros. Me sobraban 17!!! Por suerte caducaban en septiembre de 2010 y teníamos pensado intentarlo antes de que caducaran.

Mi marido le dio 5 test a un compañero de trabajo, quedaban 12 y como no me bajaba la regla en mayo (aunque no tenía síntomas), la doctora me dijo que fuera haciéndome test cada semana. Así que en mayo gasté 3, quedaban 9. Como en junio también tardó en bajarme la regla, gasté 2. Y ahora en julio, el otro día tampoco necesitaba test para saber que estaba embarazada, pero de todas formas me lo hice el lunes y dio positivo como os conté ayer. Así que como me sobran 6, esta mañana con el rpimer orín del día, que tiene más concentración, he vuelto a hacerme el test. Ha dado positivo de nuevo, pero esta vez una línea no tan leve como la del lunes.

Pero ahora, qué hago con los test que me sobran ¿? Caducan en poco más de un mes y no conozco a nadie que quiera quedarse embarazada o los necesite. Así que estaba pensando en hacerme un test cada pocos días y ver la evolución de la línea. O que se yo, decirle a mi marido que haga pis en un vasito, por si acaso es él el que está embarazado. Yo que sé, no se me ocurre nada útil que hacer con ellos.

También pensé en guardarlos, pero si caducan en septiembre, me fiaría ante un positivo o un negativo dentro de x años??

¿Se os ocurre qué puedo hacer con ellos? ¿Vosotras hicisteis lo mismo o yo soy demasiado previsora?

martes, 27 de julio de 2010

¿Por qué empecé este blog?

Una de las cosas por las que empecé este blog, fue porque tengo un semanario de cuando me quedé embarazada de mi bichito. En él iba escribiendo todo lo que se me pasaba por la cabeza, las visitas al médico, los resultados de las pruebas, los avances con su habitación y lo que sentía en cada momento. De vez en cuando lo leo para recordar todo lo que me pasó en el embarazo de mi bichito.

Me bajó la regla después de 18 meses el 11 de abril, 42 días después me bajó de nuevo, el 23 de Mayo, y 36 días después, me volvió a bajar el 28 de junio. No tenía ni idea de cuando ovulaba y queríamos ampliar la familia, así que un día leí una entrada sobre el método sintotérmico en el blog de Una mamá contra corriente y me puse en contacto con ella. Hace mes y medio Una mamá contra corriente me ofreció su ayuda para enseñarme este método.

Hice una gráfica en la que cada día apuntaba mi temperatura, el estado de mi moco cervical, si habíamos tenido o no relaciones y las cosas que yo iba notando. Empecé el 29 de junio, que fue el siguiente día en el que me bajó la regla. Apunté cada día las temperaturas, que las tengo descontroladísimas, pero lo más importante de todo era que me observara el moco cervical. Esto me daba mucha pereza, pero la prometí que lo intentaría. Una mamá contra corriente fue ayudándome cada día a interpretar lo que iba observando y ha sido muy atenta conmigo con todas las preguntas y dudas que me iban surgiendo, muchísimas gracias guapa!!!

A medida que se iba acercando el día que debía de ovular, el moco cervical fue cambiando. Yo creía que era lo denominado clara de huevo, pero Una mamá contra corriente me mandó una foto para que supiera lo que era realmente. Así que la mañana del sábado 18 pude descubrir lo que era la clara de huevo y flipé. Una mamá contra corriente me explicó que eso significaba que había ovulado la noche del viernes al sábado. Yo estaba muy contenta, por fin había un método con el que podría saber cuando ovulaba. A partir de ahí la temperatura te sube hasta el día anterior en el que te baja la regla. A los 16 días de temperaturas altas se considera que hay embarazo. Adjunto la gráfica, este día está marcado con fondo rojo (espero que podáis leerla bien, debéis de hacer zoom para ello)

Como ya os comenté el otro día, me encontraba muy cansada, así que le dije a mi marido el viernes pasado, casi una semana después de que hubiera ovulado, que yo creía que esta vez habíamos acertado. Desde entonces estoy con mareos, pero era demasiado pronto para hacerme un test. Aún así, aunque ayer seguía siendo muy pronto, cuando llegué a casa me hice el test y salió una leve línea, pero era una línea!!!Estoy embarazada!!!

Estamos muy muy contentos. No os podéis hacer una idea. Así que llamamos a nuestras familias. Yo no puedo callarme, no pude, es superior a mi. Estoy contentísima y tengo ganas de gritarlo a los cuatro vientos. Así que se lo dije a mis amigas de la pisci, a mi familia y a mis grandes amigos. Como en el trabajo no puedo, pues me desahogo por aquí.

SIIIIIIIIIIII, ESTOY EMBARAZADA!!!! TENGO UN BOLLO EN EL HORNO!!!!

Mi bichito fue Pizca durante mucho tiempo, ahora llevo a Pizquita.

Estoy ilusionadísima a la par que muerta de miedo. Se van a llevar 20 meses y mi bichito, mi pequeña que acaba de hacer un añito, mi bebé, dentro de nada será la hermana mayor. Madre mía, estoy muerta de miedo, pero muy muy muy feliz.

Llamé al centro de salud para pedir hora para la enfermera y contrastar el test de embarazo, tengo cita con ella el lunes y después con mi doctora para que me mande el análisis del primer trimestre y me dé el volante para el ginecólogo. He pedido hora con la matrona para el 24 (es que mi barrio es de nueva construcción y patada que des a una piedra salen 10 embarazadas). Creo que no se me olvida nada de nada.

Uff, estoy que no quepo en mi de gozo. Madre mía, en el segundo mes de intento y gracias a que Una mamá contra corriente me ha ayudado. Gracias de nuevo Una, te has portado genial conmigo.

ALE, QUE VAMOS A SER PAPÁS OTRA VEZ!!!

Ahora a pasar este temido primer trimestre. Por favor, por favor, que todo vaya bien.

lunes, 26 de julio de 2010

Increíble pero cierto


Ayer estuvimos en casa de mi madre, que vino la familia de Toledo. La tía de mi madre y dos de sus primos. Mi mamá es hija única, así que es la única familia que tiene a parte de mi hermano y yo.

Era la primera vez que veían a mi bichito y como es tan cariñosa y tan tranquila, pues en seguida se hizo con ellas. Pero tuve que aguantar alguna que otra cosa fuera de lugar. Mi bichito estuvo comiendo con público y ya sabéis cómo es eso, comen más despacio, pues RosaMari dale que te dale con la cuchara en la bandeja. La pedí amablemente que no diera golpes, que mi bichito era muy tranquila y comería poco a poco.

Y luego tuve que aguantar, y digo aguantar porque me mordí la lengua, alguna pregunta y afirmación que no tenían ni pies ni cabeza: "¿Todavía la das el pecho?", "Huy, toma cerveza que es muy lechera", "Si tienes otro no puedes darla teta porque se te corta la leche". Y como éstas, algunas que otras lindeces que salían de su boca. Total sólo iba a verles un día, para que entrar a discutir.

Pero en la sobremesa estuvieron contándome una cosa que si lo escucho en una conversación, pienso que me están hablando de hace 80 años o más.

Resulta que la cuñada de la prima de mi madre, toma ya qué largo, tiene una hermana que está bastante gordita. Así que una noche estuvo toda la noche levantándose al baño y por la mañana se encerró en el baño. De pronto, llamó a su madre y cuando abrió la puerta del baño se encontró todo el suelo lleno de sangre y un bebé en el suelo atado a la que era su madre por el cordón umbilical.

¿Cómo narices puede ocultarse un embarazo sin que nadie se de cuenta? ¿Qué se creía que alguna vez iba a desaparecer?

Esa mujer que había dado a luz de pie en el baño, que al empujar se le escurrió el niño y se dio con la cabeza en el suelo, hacia un mes había estado cogiendo uva en la vendimia. Joer, ¿de qué pasta estaría hecha? Ni una analítica, ni una ecografía, ni una curva de glucemia, nada de nada. Di a luz totalmente sola.

Es una mujer con pocas luces y dijo que había tenido un novio, que no se quieren ni nada, pero la dejó embarazada.

¿Qué pasaría por su cabeza para ocultar el embarazo? Y ya no sólo el embarazo, sino también el parto. Podría haber pasado cualquier cosa, de hecho pasó y es que cuando salió del vientre de su madre, se dio un golpe contra el suelo. Por suerte le hicieron pruebas y el niño estaba perfectamente. Se está criando bien.

Pero aquello me pareció increíble, que ocurriera en un pueblo en Ciudad Real, y no un sitio dejado de la mano de Dios, no, en un pueblo cualquiera de una ciudad cualquiera. No sé, impresionante. Me lo contaban y porque eran ellas, si no, no me lo hubiera creído. Me quedé anonadada. ¿Cómo pueden pasar cosas así?

Lo que más me alucina de todo esto es el control que nos tienen cuando estamos embarazadas y lo cansada que me sentía en determinadas ocasiones. Y esta mujer tuvo que ocultarlo durante nueve meses. Y nadie se enteró. Pero luego, todos los dolores que debió de pasar aquella noche, sola, sin nadie que pudiera ayudarla (ella no quiso, claro). Callada, porque la abuela la preguntó que qué le pasaba y ella dijo que una mala indigestión. ¿Una mala indigestión? Madre mía, con lo que duelen las contracciones y callada toda la noche y parió en el baño mientras la familia estaba en la habitación de al lado.

Imaginaba que estas cosas ya no pasaban, pero siguen pasando... ¿Alguna vez os han contado alguna historia parecida? Joo, es que todavía lo recuerdo y me cuesta creerlo.

sábado, 24 de julio de 2010

Tristeza


Hay días que te acuestas triste y te levantas triste. Pues hoy es un día de esos. Y la verdad es que tampoco tengo motivos para estar triste, sólo que debo de estar un pelín baja de ánimo.

A mi hay cosas que no me gustan, y me ponen bastante triste, no puedo remediarlo. Además como soy una llorica, pues enseguida intento desahogarme. Lo cual no suele venirme mal, porque yo tengo mucho pronto y si lloro antes de que me ponga sobervia, pues todo parece menos malo. Pero como me caliente la hemos jodido. Me pongo de muy mala leche y a mala leche me ganan muy pocos.

Yo soy una persona a la que no le gusta estar sola, gusto de la soledad sólo cuando yo la quiero, no cuando me la imponen. Y mi marido es todo lo contrario, le gusta estar solo. Así que en esto chocamos mucho, pero mucho. Y claro, cuando me deja sola pues a mi me da mucha pena, porque siento que hay cosas que no quiere compartir conmigo. Pero tampoco puedes decir nada porque se enfada, así que tengo que aguantarme. Hay detalles de él que no me gustan. Así que por eso me acoté triste y me he levantado más triste todavía. Sé que es una exageración, pero no puedo evitarlo. Cada uno siente las cosas como las siente y son muy difíciles de cambiar. Lo que sí que se puede es intentar ocultar (aunque con este blog es un tanto difícil)

Y lo peor es que me siento todavía más triste por estar triste. Tengo una hija preciosa, que lleva toda la mañana sonriéndome y persiguiéndome y yo aquí, triste.

Otra cosa que llevo fatal es que soy muy mimosa, a veces hasta llegar al extremo y mi hija ha salido como yo (me alegro). Así que necesito muchos abrazos, pero claro tengo que pedirlos y ayer no estaba como para pedirlos y mi hija estaba dormida.

Debo de tener las hormonas un poco revolucionadas.

Espero que así haya podido desahogarme un poco y se me pase pronto, que hoy me voy a ver a una amiga a comer con ella y su marido que han vuelto de vacaciones. Así que nos vamos mi bichito y yo y espero que disfrutemos del día.

¿A vosotr@s os gusta estar solos? ¿Hay cosas que preferís no compartir?

viernes, 23 de julio de 2010

Unos grandes amigos


Uf, estoy agotada, pero agotada de verdad. Ayer me tiré toda la mañana bostezando, estaba segura que en algún momento me iba a despertar un compañero con la tecla F5 clavada en la frente. No paraba de bostezar, estaba muy cansada.

La mañana pasó muy despacio, pero pasó y, por fin, dieron las 14:30. Fui arrastrando mis pies hasta coche, me subí y fui a por mi bichito a la guarde. Mi bichito estaba dormidito, así que esperé hasta que se despertó. Coche dirección casa en el que debí de bostezar como 20 veces. Menos mal que mi marido había comprado dos empanadas el día anterior en el Mercadona y con calentarlas ya estaba. Comimos, puse la secadora, hice la mochila de la silla de paseo nueva y saqué la ropa de la secadora. La di el pecho, bajamos al coche y fuimos al centro comercial.

Allí nos estaba esperando su amigo y su mamá. Cosas de la vida, yo coincidía con esta mamá cuando íbamos a buscar a nuestros hijos a la guarde y hablábamos mientras esperábamos a que sacaran a los peques. Un día hablando me dijo que el año siguiente su hijo no volvería a la guarde porque había entrado en la guardería del colegio al que quería llevarlo cuando entrara en edad escolar. Su barrio era de nueva construcción y había muchísimos niños. La pregunté donde vivía y éramos del mismo barrio, la pregunté por el colegio y la dije que yo vivía al lado, "ahh, yo también, pero al otro lado del metro". "Toma y yo, en la calle X", "yo en el número 30", "y yo en el 34". Misma promoción, mismo bloque.

Impresionante lo pequeñín que es el mundo. Así que resulta que nuestros hijos, que iban a una guardería a la que había que ir en coche, iban a la misma clase y vivían en la misma comunidad. Así que nos hicimos muy amigas y el amigo de mi Bichito se apuntó y empezó a venir también a la piscina por las tardes. La profe nos dijo que no se hacían mucho caso, pero a nosotras nos parecía que jugaban cuando íbamos a la pisci. Cuando llegó el verano, empezamos a bajar alguna tarde a la pisci de debajo de casa (la matronatación terminó en junio) y, a veces, veíamos a su amigo. Ya empezaban a jugar juntos, pero nada que ver con lo que ocurre ahora.

El día de su cumple su amigo subió a traerla un regalito y fue a verla a casa. Si veis la cara que puso, lo nerviosa que estaba y la alegría que sintió cuando vio entrar a su amigo, se tiró literalmente de los brazos para ir a ver a su amiguito. Estaba tan nerviosa, la costaba hasta respirar y me miraba como diciéndome: "Mamá, mira, ha venido a verme a casa. Sí, sí, A CA-SA". Fue impresionante, qué alegría tenía. Fue directamente hacia él y le dio un abrazo.

Su profe me dice que juegan muchísimo juntos y que su amigo pega a todos menos a mi bichito. Encima la defiende y en cuanto la ve, la ofrece su chupe. Yo creo que su amigo se lo ofrece porque piensa: "Pobrecita, si es que su mamá no la da chupete. Toma el mío bichito, no te vayas a poner triste".

Por las mañanas mi bichito se echaba una mini-siesta, ahora su amigo va a buscarla a la cuna. Cuando mi bichito le ve, se empieza a reír y no quiere dormir. Así que llega cansada a casa todos los días. No os podéis imaginar qué relación más bonita tienen los dos. Cada mañana cuando llegan a la guarde, va gateando a la puerta para irlos a buscar y todas las profes alucinan de lo bien que se llevan y lo mucho que se sonríen. Cuando yo recojo a mi bichito y su amigo está despierto, nos dice adiós desde su cuna. Sus profes están alucinando de las migas que han hecho. Están todo el rato juntos y compartiendo las cosas entre los dos.

Ayer por la tarde cuando se volvieron a ver se pusieron muy contentos. Y difrutaron mucho de la tarde juntos. Se fueron pronto, así que como os dije ayer que quería cortarle el pelo a Bichito, me pasé por la peluquería. 11€ el corte, para cuatro pelos que tiene y como su amigo no la deja dormir por las mañana (y ella por las tardes en casa no quiere), pues pensé que no era buena idea cortárselo allí porque estaba cansada y muy quejicosa. Me la llevé a casa, la puse en mitad del salón en su trona, puse los cantajuegos y con un spray la empapé la cabeza. Tijeras de costura en una mano, peine en el otro, me dispuse a cortarla el pelo y quedó guapísima!!!

Cenó sin para de quejarse y me sacó de mis casillas debido a mi agotamiento físico. La di el pecho y se durmió. Mi marido me hizo la cena y me quedé dormida en el sofá, no creo que pasaran ni 10 minutos de las 9.

Lo más bonito del día, verles a los dos juntos. Se les llena el corazón de alegría.

¿Cómo es posible que se lleven tan bien siendo tan pequeños (bichito 1 año, su amigo 15 meses)? ¿Vuestro hijos tienen algún amiguito especial?

jueves, 22 de julio de 2010

Tarde de pediatra y peluquería


Ayer fuimos a la revisión de los 12 meses de mi bichito. Está perfectamente y sigue su línea de crecimiento:
- Cabeza: 46 cm. Percentil 50
- Altura: 73 cm. Percentil +25/-50. Aproximadamente en el 35.
- Peso: 8.260 Kg. Percentil +10/-25. Aproximadamente en el 17.

Con respecto a los dientes vamos un poco raros. En vez de ir los dos de abajo, los dos de arriba y luego los laterales, vamos de diferente manera. Primero le ha salido el diente de abajo del lado izquierdo, luego la paleta del lado izquierdo y ayer le vinos que le está apuntito de romper el diente junto a la paleta izquierda. Es decir, que le están saliendo primero los dientes del lado izquierdo. Un poco raro, pero dentro de lo normal. Los dientes salen como quieren.

Después de la visita médica, volvimos a casa, la dio mi marido de merendar y la di el pecho. Se quedó frita, así que la eché en la cuna y me fui a la pelu.

Desde que me quedé embarazada no me tiño el pelo y siempre lo había llevado a media melena. Cuando nació mi bichito no podía dedicarme a secarme el pelo y cuando me lo secaba, se me estropeaba en el momento que la daba el pecho, porque no os podéis imaginar cómo sudaba, ¿os pasaba lo mismo? Así que a los pocos meses de nacer mi bichito me corté el pelo, no demasiado corto, pero lo suficiente para que la nuca no me sudara. Al principio del verano, volví a empezar a sudar cuando la daba al pecho, así que me lo volví a cortar.

Y ayer estuve en la pelu de 17:45 a 19:00, yo siempre la digo que me haga lo que quiera y me dio un tinte, porque tenía unas canas horribles, me dio unas poquitas mechas y me cortó el pelo muy cortito. La verdad que muy bien, pero joer, qué caro!!! Bueno, cuando era más joven (mejor dicho, cuando no tenía hijos) no me parecía tan caro, me costó 46€ y me dolieron en el alma. Aunque tengo que decir que estoy muy guapa. ¿A vosotras os cuesta tanto la peluquería? ¿Qué soléis haceros?

Y otra cosa que estaba pensando es llevar a mi bichito a que la corten el pelo. No se lo he cortado nunca. La crece muy poco, pero yo creo que ya lo tiene un poco largo. He estado viendo que hay alguna peluquería de esas de niños con videojuegos y con coches como asientos, pero no sé yo qué hacer, si llevarla allí o intentar cortárselo yo.

¿Habéis cortado ya el pelo a vuestros hijos? ¿Dónde soléis llevarlos? ¿Cada cuanto tiempo?

Es que me da un poco de miedo, por si se mueve o algo y no quiero que sea para ella una situación traumática. No sé qué hacer...

miércoles, 21 de julio de 2010

Nervios por las plazas públicas


Cuando el año pasado, 2009, salieron las plazas públicas mi bichito no había nacido todavía. aún así podíamos solicitarlas aunque directamente se quedaría en lista de espera por ser no nacida. Así que echamos un montón de solicitudes, 26 para ser exactos, en los distintos distritos de Madrid que yo atravieso desde casa para ir al trabajo. Echamos en las públicas y en alguna concertada. Total 26 solicitudes que mi marido fue llevando en el plazo de solicitud. Cuando salieron las listas definitivas mi hija, por supuesto, no estaba admitida en ninguna. De nuestro barrio había quedado la 82 y el mejor puesto era un 26, teníamos 10 puntos.

El viernes 17 de julio de 2009 a las 17:30 de la tarde me sonó el móvil. Era la directora de una escuela infantil concertada, que estaba disponible una de las plazas. Yo la dije que claro, que estábamos interesados, pero que mi hija no había nacido. La directora me dijo que debía de seguir con la lista de espera. Como era viernes por la tarde y a mi me quedaban 10 días para salir de cuentas, la pedí que esperara hasta el lunes, no fuera a dar a luz ese fin de semana. Quedó en llamarme el lunes por la tarde. Y mi bichito nació el lunes día 20 de Julio de 2009 a las 12:15 de la mañana!!! Así que cuando subí del paritorio llamé a la guardería y así obtuvimos la plaza.

Estamos muy contentos con la guarde, pero está camino de mi trabajo, es decir, que hay que ir en coche. El problema está que como me quiero quedar embarazada y con los problemas que tuve en el embarazo de mi bichito, estaba muy preocupada por si no pudiera llevarla e imaginaos, embarazada haciendo reposos con un bebé de año y medio en casa.

Este años hemos echado la solicitud para las escuelas infantiles del barrio. Como es un barrio de nueva construcción este año abren dos escuelas infantiles más, es decir, que salían muchas plazas. Así que el 10 de junio fuimos a ver las listas definitivas y mi bichito no estaba en la lista de admitidos. Sin embargo, ayer me sonó el teléfono desde una centralita, por lo que no pude identificar el número, a las 12 de la mañana y ésta fue la conversación:

Señora: "Buenos días, ¿es usted la mamá de bichito?"
Suu: "Sí, soy yo"
Señora: "Le llamo de la escuela infantil y quería saber por qué usted no ha hecho la matrícula"
Suu: "¿Cómo? No la he hecho, porque mi hija no está admitida"
Señora: "Su hija está admitida"
Suu: "No, mi hija no está admitida, fui a ver las listas el 10 de junio"
Señora: "Es que el 10 de junio salieron mal, están bien las del 11, se liberaron las plazas de especiales y su hija entró"
Suu: "Y eso, ¿cómo lo sé yo?"
Señora: "¿Ha hecho la matriculación en otra escuela? ¿Sigue usted interesada?"
Suu: "Claro que estoy interesada"
Señora: "Voy a hablar con mis jefes y ahora la llamo"

Estaba super nerviosa, ¿cómo que mi hija había entrado y yo no me había enterado? ¿Qué hacía yo con la matriculación que ya hice del 15 al 30 de junio en su actual escuela infantil. Qué de dudas y no podía localizar a esa señora.

La escuela infantil nueva la abren el 1 de octubre, por lo que en este momento estaba casi segura que estaba cerrada. De todas formas como iba a comprar una tarta para el cumple de mi bichito, salí a la 13:00 y me fui a la guardería. Cerrada. Me fui a la otra. Cerrada, pero vi donde podía informarme al día siguiente. Fui a la guardería donde salieron publicadas las listas y allí estaba mi bichito. Joer, había entrado!!! Aproveché y hablé con la directora de la guardería y me dijo que fue una equivocación suya y que si se habían puesto en contacto conmigo sería porque podría matricularla. Que lo que tenía que hacer era matricularla y después rechazar la plaza en mi actual guardería. Me dijo que me habrían llamado desde la Junta Municipal, la pedí el teléfono y llamé. Eran ya las 13:45 y cierran a las 14, en la tercera llamada me cogió el teléfono:

Señora: "Educación, ¿dígame?"
Suu: "Mire la llamo por la plaza en la escuela infantil que me ha llamado usted antes. Año 2009, nombre bichito"
Señora: "Acabo ahora mismo de hablar con mis jefes y se les va a permitir matricularse"
Suu: "¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Qué necesitan?"
Señora: "Renta de 2009 y los certificados de trabajo. ¿Puede venir mañana?"
Suu: "Seguro, voy como sea. ¿A qué hora?"
Señora: "De 9 a 14. Los certificados son para horario ampliado, pero venga a hacer la matrícula y ya me traerá después los certificados"
Suu: "No se preocupe, mañana estoy allí"

Uf, menos mal!!! Así que he mandado a Ale a las 9 de la mañana a la Junta. Ha tenido que partir unas horas de uno de sus moscosos, pero no importa, merece la pena. Y aquí me tiene, echa un mar de nervios y esperando que me llame y me cuente cómo ha ido y si nuestra hija está matriculada en la escuela infantil que queda a un kilómetro de casa.

Así que parece ser que los 20 de julio tenemos que pasar nervios por las plazas públicas de las escuelas infantiles de la Comunidad de Madrid. El 2009 se resolvió favorablemente y espero que este año también...

El cumple de mi bichito fue genial. Vino un amiguito de la guarde que vive en nuestro bloque, cuando le vio mi Bichito se puso contentísima y eso que suele verle en la pisci. Pero creo que se puso muy nerviosa como diciendo: "Mamá, mi amiguito ha venido a verme A CASA!!!" Qué rica!!! Le trajo un vestido precioso de Tuc Tuc, que habíamos visto la semana pasada cuando comimos juntos (Mamá de su amigo, su amigo, Bichito y yo). Lo pasamos genial, soplé (no voy a engañaros) la vela y comimos todos tarta. Hasta bichito!!!!

Fue un día estupendo, lo pasamos genial, pero lleno de nervios!!!

¿Qué tal fue el primer cumpleaños de vuestros hijos? ¿Habéis entrado en la escuela infantil que queríais?

martes, 20 de julio de 2010

¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS BICHITO!!!


Un día como hoy de hace un año nació la niña más preciosa, más bonita, más radiante del mundo mundial. Qué digo del mundo mundial, del universo universal.

Hoy, a las 12:15 de la mañana hará un añito que mi princesa, mi amor, mi bichito nació. Es un día especial, porque es la primera vez que podemos hablar en años. A partir de ahora tendrá un añito y la cerraré la mano dejando un dedito fuera.

Es importante porque ella es el centro de mi vida, de mi universo. Sin ella ya mi vida no tendría sentido.

Este año ha sido el más bonito de mi vida y aunque ella lo olvide, su madre podrá recordárselo siempre.

Tener a mi hija ha sido lo más bonito del mundo. Doy gracias por poder compartir con ella todos los momentos de su vida, su primer llanto, su primera sonrisa, sus primeros sonidos, sus primeros pasos... y hoy, su primer año.

Desde hace exactamente hoy un año ha cambiado mi vida por completo. Soy mejor persona desde que ella está conmigo, mejor mujer. Me siento llena de vida, llena de ganas de afrontar cada día. Me embriaga un sentimiento puro, sin rencor, sin tapujos. Un amor incondicional hacia otro ser humano al que yo he dado vida.

Esa niña que ahora gatea y da sus primeros pasos, que sonríe nada más verme, que tiene un dientecito totalmente fuera y le acaba de romper otro, que llora cuando no me ve, que me abraza y echa su cabeza en mi hombro, que mama y me mete el dedo en la boca o en el ojo, que me mira con esos ojos tan grandes, que ríe cuando la hago cosquillas, que me echa los brazos para que la coja, que se enfada porque quiere andar, que me da el mando del aire cuando la pillo jugando con él, que me saca la ropa de la lavadora y me va dando cada prenda para que yo la tienda, que me hace pedorretas en cuanto ve mi barriga, que me muerde las piernas cuando estoy fregando los cacharros, que duerme como si fuera un ángel traído del cielo, que dice mamá, salió de mi, yo la di vida y es el mejor regalo que la vida va a darme. Siento que he de dar las gracias por levantarme cada mañana y tenerla a mi lado. Me siento la mujer más afortunada de la faz de La Tierra porque está conmigo.

La quiero, como no he querido jamás a nadie. La quiero, pero mucho, pero muchísimo, hasta tal punto que me duele sólo pensar que alguna vez pueda separarse de mi.

Si alguna vez pensé que la vida no tenía sentido, me equivoqué. Si alguna vez pensé que la vida no merecía la pena, me equivoqué también. Si alguna vez pensé que la vida no había sido justa conmigo, me equivoqué otra vez. Porque la vida me ha dado el mejor regalo que puede darte, que es otra vida. Y esa vida es ahora mi pequeñita, que depende de mi.

Cada paso que doy a lo largo del día, cada movimiento que hago tiene que ver con ella, en mayor o menor medida. Todo lo que hago, lo hago por ella.

No sé si soy buena o mala madre, si estoy "educando" bien a mi hija, si estoy haciendo lo que más la conviene o si me estoy equivocando en todo. Pero de lo que estoy segura es que no hay una madre mejor para mi hija que yo. No hay nadie en la faz de La Tierra que la quiera como yo la quiero, ni la va a ver. Ni nadie que mire por ella como lo hago yo.

Hija mía, porque eres mía, totalmente mía (y de su padre también, claro, pero el post lo escribo yo), con lágrimas en los ojos

!!!FELIZ PRIMER CUMPLEAÑOS!!!!

lunes, 19 de julio de 2010

¡Qué bien lo pasamos ayer!


Joo, qué divertido!!! Cómo disfrutó mi pequeñaja.

Como ya os dije ayer empezamos el día prontito. Mi bichito se despertó casi a las 8:00. Desayunó a eso de las 8:45 y estuvimos jugando, que si al caballito, que si a los encajables. Yo la estuve diciendo "Bichito, ahora tienes que dormir mucho porque hoy vamos a celebrar tu cumple y claro, a mediodía, cuando tú duermes la siesta, no vas a poder dormir". La acosté a las 10:15. La mecí un poco en brazos (esto me encanta), luego la eché en la cuna, le di unas palmaditas en el culo y se quedó dormida. Normalmente a esa hora duerme 30 ó 60 minutos, no más. Pero mi bichito es muy obediente y se durmió hasta casi las 12:45!!! Madre mía, yo creo que se lo barruntaba (palabro que dijo mi madre cuando se lo conté por teléfono y que he decidido plagiar).

La puse su vestido y su pañuelo en la cabeza, que parecía de la casa de la pradera, estaba preciosa!!!, y nos fuimos al restaurante. Mi Bichito estaba en su salsa, todo el rato riéndose, disfrutando con tanto beso y tanto regalo. Cuando yo la cogía por si tenía sueño o estaba cansada, echaba la cabeza para atrás buscando a alguien que la salvara, así que no había manera. Os podéis imaginar cómo se lo pasó, disfrutó como una enana (claro, todavía no tiene el año).

Sobre las 16:30 la di de merendar, pero guarreó más que otra cosa. Menos mal que una tiene un par de tetas bien puestas y llenitas de amor y en cuanto las vio cerró los ojos y se puso a mamar, yo creo que ya dormida. Eso sí, había un jaleo!!! Y ella tan tranquila mamando. Cuando la iba a quitar se despertaba y abría corriendo la boca. Estaba muy nerviosa. Cuando creí que había terminado (ella normalmente nunca suelta, podría estar mamando horas o hasta una siesta completa), la eché en su carrito y se quedó dormidita hasta que nos fuimos.

La comida bien, la tarta genial, de chocolate, muy suave y muy rica, y el precio muy asequible. Así que muy contentos todos. Teníamos reserva para las 14:00 y salimos de allí a las 17:30 dirección el centro comercial a tomar unos helados.
 
Disfrutamos mucho. Es la única familia que me queda, mi hermano y mi madre, y poder compartir con ellos tanta alegría siempre hace que me sienta muy feliz.

A mi bichito le costó mucho dormirse por la noche, demasiados nervios acumulados. Y esta noche se ha despertado a las 2 y hasta las 4:30 no ha vuelto a dormirse. He tenido que irme a su habitación, sentarme en el suelo, mi cabeza apoyada en los barrote y un dedo apoyado sobre su pierna. Si lo quitaba "Buahhhhhhhhhh, buahhhhhhhh", si se lo ponía se callaba. Al final, entre lloros, los brazos, los cánticos nocturnos, ha conseguido dormirse.

Demasiadas emociones juntas en un día casi perfecto.

Y vosotros, ¿qué tal fue la primera celebración en familia?

domingo, 18 de julio de 2010

Celebración


Hoy celebramos el cumple de mi bichito con la familia.
Este año cumple su primer año mi bichito y claro, pues no sabíamos que hacer. Nosotros estamos bautizados pero ni somos católicos, ni somos creyentes. Yo en lo único que creo, y es porque prefiero pensar que mi papá sigue viéndome y puede ver a su bichito, es que cuando te mueres pasas a un estado, no mejor, pero si en el que puedes ver a tu familia. Pero como ya digo, es porque no quiero pensar que mi padre se ha ido para siempre y no conoce ni conocerá a su bichito.
Mi bichito si alguna vez cree en algo, que sea por si misma y no porque sus padres o la moda piensen por ella. Así que no la hemos bautizado y, por lo tanto, no hemos celebrado nada con la familia. Y eso es lo que vamos a hacer hoy, vamos a celebrar su primer cumpleaños por todo lo alto. Hemos reservado en un restaurante y vamos a comer cordero. Hmm, qué rico.


Además ya la tengo preparada su ropa, que va a estar guapísima y yo voy a ponerme tacones!! Sí, como los oís, tacones!! Espero no caerme, claro, porque los tacones y yo no nos llevamos del todo bien. Pero el lunes una compañera me trajo unas alpargatas que la había encargado con tacón y son tan bonitas que las voy a estrenar hoy. Os dejo la foto de las alpargatas, son las negras. Con pantalón negro corto por debajo de las rodillas y camiseta de tirantes blanca.

A mi bichito voy aponerla un vestidito a flores con el bajo en blanco, dos lacitos rosas en los hombros y un pañuelo a juego en la cabeza. La verdad es que es muy bonito y lo va a estrenar hoy. Tengo sandalias rosas preciosas, pero la quedan grandes, es un 19. Así que le pondré las blancas...

Y el papá irá guapísimo como siempre. A ver si conseguimos que se ponga alguna camiseta clarita, que con lo moreno que es, le sienta fenomenal.

Bueno, pues este es el plan de hoy. Imagino que luego iremos al centro comercial a pasear y a que los niños correteen un poco. El único problema es que la comida es a la hora que mi bichito se echa la siesta. Pero es un día, así que espero que pueda dormir un poco en el restaurante o después de comer. Claro que antes de eso a las 10:30, la echaré y ojalá duerma un par de horas.

Mañana os cuento que tal ha ido, pero seguro que divinamente.

Disfrutar del domingo que nosotros también lo haremos!!!!

sábado, 17 de julio de 2010

Los colores y la ropa: ese gran desconocido


Hoy tenía que hablar de mi marido, es lo propio, es su santo. Felicidades Ale!!!

Para mi marido hay dos cosas que se le resisten: los colores y la ropa.

Lo de los colores creo que es algo innato en casi todos los hombres. Tengo varios amigos que opinan igual. Pero lo de mi marido es exagerado. Tiene varios colores que no reconoce o no quiere reconocer, claro. Él puede diferenciar perfectamente el blanco, amarillo, rojo, azul, verde, marrón y negro. Aunque últimamente ha incluido el naranja.

El morado ya va diferenciándolo, pero el lila, magenta, fucsia y el violeta no. Vamos, que todos son el mismo color. Y la diferencia entre el burdeos, vino y rojo, no existe para él. Pero si yo le digo que de matices de rojo podemos incluir el carmesí, bermellón, granate, carmín, se me satura el pobre. Yo creo que le da un soponcio.

Amarillo, para él, sólo hay uno, más claro o más oscuro, pero sólo uno. No existe el limón, dorado o ámbar. Y lo mismo ocurre con el verde. ¿Qué significa eso de verde hierba? Verde es verde, ni más ni menos. Ni verde oliva, ni verde cazador, ni verde lima, ni verde espárrago, ni verde esmeralda. Que no, que se satura.

Y así podíamos seguir con todos los colores elementales.

Pero a él lo que más le molesta con respecto a los colores se trata de los que se designa con comida, es decir, mandarina, salmón, limón, kaki (esto yo creo que tampoco sabía que era una comida), albaricoque, espárrago y lima. Para él la comida es una cosa y los colores son otra y mezclarlo no están dentro de sus posibilidades

Recuerdo el día que le dije que pintara nuestra habitación de salmón, la de la niña de naranja mandarina con amarillo clarito y el salón una pared de chocolate y las otras tres de café con leche. "Mandé??? Café con leche, con poca leche, con mucha o cortado? Salmón fresco o ahumado? Naranja o mandarina?", casi le da un yuyu. Sus ojos se iban a salir de las órbitas. Creo que le dió un cortocircuito. Al final le traje los botes y él lo pintó todo.


Mención aparte tiene la ropa. Pobrecita mi hija!!! Su padre suele tener que vestirla dos veces. La primera como él se imagina, la segunda cuando yo le digo: "que los botones son para atrás, que está del revés". Esta semana le ha pasado casi todas las noches. Los primeros días de la semana llevaba un pijama con los botones para delante y él se lo ponía para atrás y los últimos días lleva un pijama con los botones para atrás y él se lo pone para delante. Pero es que le ha ocurrido lo mismo dos días seguidos con el mismo pijama!!! Y esto no se reduce a los pijamas, como os podéis imaginar.

Cuando mi marido está de tarde y me ayuda alguna vez por la mañana porque me he quedado dormida o llego tarde, cuando he llegado a la guarde me he encontrado el pantalón del revés y la camiseta también. Lo del pantalón bueno, no se ven las etiquetas a las 7 de la mañana, pero la camiseta??? Los dibujitos por detrás y los botones para delante? Vamos que estoy segura que ese día se perdió Barrio Sésamo.

Pero por más que se lo digo no puede, es incapaz de verlo. ¿Será que le falta ese chip que tenemos todas las mujeres? Yo veo cualquier ropa y sé exactamente cómo debe ponerse. Menos mal que mi bichito tiene mucha paciencia con él y lo que conmigo se quejaría enseguida, con él tiene mucho más aguante. ¿Sabrá mi bichito que es que no se le puede pedir peras al olmo?

Es que estos hombres... ¿a vuestras parejas les ocurre lo mismo?

viernes, 16 de julio de 2010

Silla de Paseo


Hoy empiezo el post como ayer, Mi hija tampoco ha llorado!!! Y aunque hoy estoy muerta de sueño, estoy muy contenta.

Después de pediros ayuda ayer con respecto al regalo que vamos a hacerla para su primer cumpleaños, hoy os pido consejo para comprar una silla de paseo.

La íbamos a comprar nosotros, pero al final se lo he dicho a mi madre. Ayer me pasé por el Nassica a mirar en el Outlet de Chicco y la silla que tenían, una Skip, no me gustaba cómo se cerraba, me parecía muy incómoda.

Me han hablado de la MacLaren, pero me parece muy cara. Así que no tengo la más remota idea de qué silla de paseo comprar, pero lo que sí que sé es que quiero que pese poco, que se pueda reclinar un pelín para cuando se duerma y muy plegable.

Ahora tengo el Trio de Chicco y la silla no pesa demasiado, pero es ya un poco armatoste, sobre todo para meter y sacar del coche.

¿Cuáles tenéis vosotros? ¿Qué silla me aconsejáis que compre?

P.D. : Feliz fin de semana a tod@s. Nosotros celebraremos este domingo el cumpleaños de la peque con la familia.

jueves, 15 de julio de 2010

¿Qué puedo regalarle a mi bichito para su cumple?


Por fin mi hija no ha llorado cuando hoy la he dejado en la guarde, ni se ha quejado!!! Uf, qué estrés he pasado estos días. Hoy ha estrenado su camiseta de Mijas que le trajeron sus tíos y su primito. Es rosita y tiene un burro. En cuanto la ha visto la ha encantado y ha estado mirando detenidamente al burrito. Así que cuando tenía a Silvia frente a mi y mi bichito iba a hacer la maniobra de tumbarse en mi hombro y agarrarse fuertemente a mis hombros, para que yo sintiera cómo mi corazón se estremecía de dolor, la he dicho: "Mira Silvia, muérete de envidia, qué burrito tan bonito tengo!" Y claro, mi bichito se ha puesto recta, le ha enseñado el burrito muy contenta y ha sonreído. Momento en el cual he aprovechado para darle a Silvia a mi bichito y decirla adiós. Y no ha llorado, ni se ha quejado, ni ha dicho ni mu. Se ha quedado tan contenta en su clase con la única compañera que allí estaba. BIENNNNNNNNNNNNNNNNNN!!! Jo, qué diferente se empieza el día cuando tu hija sonríe en vez de llorar.

Dicho todo esto, para que veáis lo contenta que estoy hoy, necesito consejo/ayuda porque no sé qué regalar a mi hija para su cumple.

Tiene muchos, pero que muuuuuuuuuuuuuuuchos juguetes: el tacatá (la encanta), el caballito-balancín (que la gusta mucho), un carro para empujar en sus primeros pasos con piezas blanditas para hacer torres, dos tambores, un cubo con piezas encajables, coches, muñecas, mordedores, peluches, torres encajables, un elefante que suena con piezas para introducir, el cubo y la pala, uf, dos cajas en el salón llenas de cosas, más todo eso que ocupa tanto. Así que no tengo la menor idea qué podemos comprarle.

A mi hermano le he pedido pinturas para camisetas y así juntas podemos hacer camisetas, he pedido libros, una trona y me han dado dinero, a mi madre una silla de paseo, a mis amigos algún juguetes. Y nosotros, qué la compramos? Ayer la compré una marioneta de elefante que vi en una de las tiendas de decoración que más me gusta (me chifla, pero es un poco cara), pero no sé qué más comprarla.

Pensé en el triciclo, pero es otro trasto más que todavía no va a usar, así que descartado. La moto la tiene en el trastero y hasta un ordenador. Ropa y zapatos no, no y no. Mi bichito hereda ropita y zapatos. 

Así que amigas mías, ¿me podéis echar una mano y darme alguna idea?

Por favor, estrujar vuestras cabezas pensantes, que la mía ya echa humo!!!!

miércoles, 14 de julio de 2010

Lactancia artificial


Ayer hice una entrada sobre la lactancia materna de mi bichito y hoy quería hablar sobre lo poco que sé sobre la lactancia artificial.

Como os conté ayer en la primera semana de vida de mi bichito, tuve que darla alguna ayuda y ya no volvió a tomar leche de fórmula hasta casi los seis meses. Y mira que intenté veces darla un biberón de leche materna con 5 meses, pero no había manera.

La cosa es que miraba a mis amigas, a las mujeres que veía en el centro comercial (por aquella época era invierno y paseábamos por el centro comercial) que le daban el biberón a sus hijos y las envidiaba, ¿cómo narices lo habían conseguido? Pregunté a muchas el tipo de tetina que utilizaban, me hice con ellas e intenté dársela a mi bichito. No quería y yo estaba desesperada y con mucho miedo de que se me muriera de hambre cuando la llevaba a la guarde.

Así que el que crea que dar el biberón no tiene ningún misterio, quiero decirle que está equivocado. Todo con la práctica resulta más fácil, pero los comienzos son difíciles en todos los sentidos.

A mi siempre me ha perecido un triunfo preparar el biberón a mitad de la noche, cada tres horas. Uf, qué pereza, de verdad. Yo reconozco que me levantaba muchas veces a darla el pecho, pero la cogía de su minicuna y la echaba en la cama y estaba tumbadita y descansando, que no dormida, pero tampoco de pie. Pero el tener que preparar un biberón me parece un triunfo.

Recuerdo que cuando he tenido que ir alguna vez al hospital con mi bichito admiraba a esas madres que sacaban el biberón para dárselos a sus hijos en la sala de espera. Yo? Seguro que se me habría olvidado!!! Lo mío era fácil, sacaba una teta y ala, a comer. Pero ellas y ellos, tenían a sus hijos malos y antes de salir corriendo tenían que preveer qué comida le tocaba, qué tenían que llevarse, un montón de cosas que sin duda a mi se me habrían olvidado.

Sigo pensando que ambas lactancias tienen sus pros y sus contras, que yo he elegido la que creía era la mejor para mi bichito y he tenido suerte y mucho empeño en llevarla acabo. Cualquier temporada de lactancia materna es buena. A los casi 6 meses pasó de la teta a la cuchara. Pero las mamás que se han decantado por la lactancia artificial tienen todo mi respeto y sé que no el de todo el mundo. No es necesario que se disculpen ante mi por no haber dado el pecho a sus bebés, sus razones tendrían.

Y aunque este post es más pequeño que el de ayer, no es porque no lo merezcan, sino por mi desconocimiento. No quiero que piensen que este blog no es para ellas, porque aunque soy una entusiasta de la lactancia materna, yo no creo que haya que menospreciarlas. Vivan todas las mamás que son cariñosas con sus hijos, que les quieren con locura y para las que la maternidad es el mejor regalo que les ha hecho la vida.

Me siento un poco frustrada por no haberla sabido dar un biberón a mi bichito, así que por favor, a todas la mamás y/o papás que le han conseguido dar alguno, ¿cómo narices se hace?

martes, 13 de julio de 2010

Lactancia Materna de mi bichito


Dentro de una semana mi bichito hace un año. Cómo pasa el tiempo!!! Y, por lo tanto, hace ya casi un año que la doy el pecho.

Cuando estaba embarazada tenía claro que quería darla el pecho durante mucho tiempo, todo el que fuera posible y el que estuviéramos dispuestas ambas. Pero tenía muchas dudas, muchísimas y tuve mucha suerte de encontrar, después de dar a luz, una amiga, una única amiga, que había estado dando el pecho a sus hijos un par de años. Así que intercambiamos muchos correos sobre todas mis dudas y tenía muchas!!! Sobre todo cuánto, cuándo, dónde y cómo. Un sin fin de preguntas que no eran más que las dudas de una madre primeriza que tenía miedo de no dar la talla.

La abordé a preguntas y eso que yo había ido a las clases de preparación al parto, pero no era nada tan personal como una persona que realmente se encontraba en el mismo libro, pero en distinto capítulo, uno más avanzado. Tuvo mucha paciencia y me explicó que poco a poco iría descubriendo muchas de las cosas que la preguntaba.

La verdad es que no ha sido nada fácil.

Cuando nació mi bichito pedí a las matronas que me ayudaran para ponerla al pecho, yo no sabía. Me dijeron que me pusiera de lado y la niña en paralelo a mi. En cuanto tuvo el pezón cerca de su boca, la abrió y se puso a mamar. Recuerdo que fue una sensación maravillosa y con los nervios del momento no me di cuenta que me estaba haciendo daño. Todo lo que me habían explicado, cómo debía de abrir la boca, cómo debía de succionar, todo lo que había escuchado en la preparación al parto se me olvidó y la dejé mamar. Estuvo al pecho mucho tiempo y fue increíble.

Cuando subimos a la habitación yo no me apañaba demasiado bien, era un poco torpe, la verdad, pero seguía poniéndola al pecho cada vez que ella quería. El problema es que las matronas me decían que debía de estar sólo 20 minutos en cada pecho, así que la pobre se quedaba con hambre. Varias veces vinieron con una ayuda de comida, a la que yo me negué, pero a mi no me subía la leche. Una noche tenía tanto hambre que no paraba de llorar y la dieron la ayuda en jeringuilla. Madre mía, se lo tomó en un pis-pas y se quedó dormidita.

Cuando llegamos a casa a mi no me había subido la leche, así que hubo que comprar leche de fórmula, porque la pobre se quedaba con hambre y no paraba de llorar. Yo la ponía a cada pecho 30 minutos, 10 minutos más de lo que me habían dicho, pero no me subía. Sólo la daba la ayuda cuando notaba que tenía mucha hambre. Me hacía bastante daño, mi bichito no abría bien la boca y mi pecho era muy grande y sin apenas pezón. Llamé al centro de salud para pedir hora a la matrona porque consideraba que tenía un problema con la lactancia, pero me dijeron que fuera en la prueba del talón. No, eso no debería ser así. Si alguna de vosotras tiene un problema para instaurar la lactancia, debe irse en ese preciso momento a la matrona a pedirle ayuda. Son esos primeros días, esas primeras horas, las que son cruciales, las que hacen que todo vaya bien. Creo que debería de darse cursos tanto a auxiliares como a médicos de los centro de salud y de los hospitales para explicarles lo importante que son los primeros días, para que te hagan un hueco enseguida y que el porcentaje de éxito sea mayor.

A la semana me subió la leche y vaya que si me subió. Tuve que llamar a mi madre para que viniera a quedarse con la niña para ir al hospital, no podía mover el brazo derecho y el izquierdo empezaba a no poder levantarlo, tenía unos dolores horribles. En cuanto me vieron me dijeron que tenía que sacarme la leche y que me comprara de urgencia un sacaleches eléctrico, porque podía producirse una mastitis. Así que buscamos una farmacia y lo compramos. Cuando llegamos a casa mi marido me ayudó a sacármela.

Fui a la matrona, pero yo creo que tarde, mi bichito no abría del todo la boca y por la forma de mi pecho no cogía bien el pezón. Así que tenía los pezones en carne viva. La matrona intentó ayudarme, pero no ha habido manera de que cambie su forma de mamar. Hoy todavía sigo con los pezones rosas, claro que a los dos meses se hizo cayó y dejó de dolerme.

Yendo un día a una charla de Masaje Infantil en Prenatal, conocí a una estupenda matrona que me permitió ir a su centro de salud, en la otra punta de Madrid, a recibir masaje infantil. En la primera clase, cuando mi hija empezó a comer, la pedí ayuda. Cuando me vio se dio cuenta que mi bichito no abría bien la boca y me ayudó y me recomendó ir los viernes a su taller de lactancia. Así que los martes a masaje infantil y los viernes a taller de lactancia, nos cruzábamos medio Madrid! Pero merecía la pena. Y fui aquí donde aprendí muchas cosas. Me di cuenta que hay muchísimas mujeres que tienen problemas con la lactancia, de hecho creo que la mayoría. Aunque si preguntas te suelen decir que ninguno. Hay muchas mujeres que quieren dar el pecho a sus hijos y con la ayuda correcta lo hubieran conseguido.

La dedicación que tiene esta matrona es impresionante. El taller de lactancia se convirtió en un referente para mi. Me ayudó mucho, muchísimo. Me enseñó cómo había que darle el pecho a mi hija (aunque abrió más la boca, nunca ha llegado a hacerlo bien, mi hija ya tenía 3 meses y era muy difícil cambiar el hábito), me enseñó a sacarme la leche, me enseñó a compartir mis problemas con otras personas, mis miedos, mis inquietudes. Me permitió compartir con otras personas mi experiencia, poder ayudar a otras madres que acababan de dar a luz y que tenían tantas dudas como las que tuve yo. Fui una experiencia muy grata y muy llena. Gracias a ella pude descubrir que la mayoría de las mujeres que acabamos de dar a luz tenemos los mismos miedos, las mismas dudas y el mismo terror a no hacerlo bien y a veces a no preguntar por miedo a parecer malas madres.

Estuve yendo 3 meses y por desgracia desde que he vuelto a trabajar no he podido ir, aunque me gustaría. Mantengo por email y por un grupo de google el contacto tanto con la matrona como con todas las mamás del taller de lactancia (y con muchas más que se han ido uniendo). Cuando tengo alguna duda tengo un sitio, además de ahora éste, de poder preguntar.

Esto ha forjado en mi unos conocimientos básicos con respecto a la lactancia, que no dejan de ser sólo apreciaciones mías y que me gustaría compartir con vosotras y que además os pediría que vosotras compartiérais vuestros pensamientos conmigo:
- Realmente la lactancia no debe de tener reloj y menos al principio. Si se tira 30 minutos a un pecho como si se tira 50: si yo lo hubiera hecho me hubiera subido antes la leche, no tendría que haberla dado ninguna ayuda, ni visitado el hospital.
- Debe darse a demanda. Y esto quiere decir que a veces mama cada hora, depende de las necesidades del bebé. Habrá veces que se junten las tomas, habrá veces que no te de tiempo a descansar nada, pero bajo mi humilde opinión, merece la pena.
- Cuando se dé el pecho a un recién nacido se le debe dejar que sea él el que lo busque con mucha paciencia y dirigiendo tu pezón hacia su nariz y nunca a su boca (esto fue lo que hice yo y a mi no me ha salido nada bien, no dudo que haya mujeres a las que sí les haya salido bien). Yo he podido ver cómo dejando a un recién nacido entre los pechos de su madre, piel con piel, con dos días sin engancharse al pecho y después de una cesárea, sin ayuda de nadie el bebé ha ido reptando poquito a poco buscando el pecho de su madre. A los 20 minutos el bebé estaba mamando correctamente. Es indescriptible lo que sentí en aquel momento, lloré de emoción y pude ver la felicidad de una madre que estaba desesperada porque su hijo no se enganchaba.
- Hay que tener paciencia. En este mundo en el que vivimos el reloj es un mal amigo de la lactancia. Una vez que está instaurada la lactancia, hay tomas muy largas y se debe de tener paciencia. Como mi bichito no agarra todo el pezón y no coloca el labio superior bien, mi leche sale muy despacio y con 9 meses hemos tenido tomas de más de una hora. Ahora, con casi 12 meses, todavía está al pecho 20 minutos.

Seguro que hay muchas cosas que se me olvidan, muchísimas. Recuerdo que había algo que me creaba mucho estrés y era si se me iba a retirar la leche cuando trabajara, si iba a tener que sacármela. Me incorporé al trabajo casi a los 6 meses de dar a luz, me había estado sacando leche los meses anteriores, pero mi bichito no cogía el biberón, no había manera. Lo intentamos cuanto pudimos, probamos miles de tetinas, miles de formas y no hubo manera. Un día que mi marido estaba dándole la leche que habíamos congelado, le cayó una gota en la boca y se dio cuenta que sabía mal. No sabemos qué debió pasar ni por qué, pero tuve que tirar los 3 litros que tenía congelados en pequeñas cantidades. Con lo que me había costado sacármela!!! Madre mía!!! Decidí darla leche de fórmula en la guardería en vez de sacármela y tuve que introducir las papillas de cereales dado que no cogía el biberón y así podérselo dar con cuchara. Fueron momentos muy duros porque creía que se me iba a morir de hambre. Recuerdo que cuando la recogía estaba todo el camino de vuelta pensando que tendría mucho hambre, que la pobre apenas habría comido su papilla porque no sabía, que iba a perder mucho peso, que la iba a pasar algo. Llegábamos a casa y yo creo que ya en el ascensor me estaba sacando una teta. A veces incluso me planteé dárselo en el coche en vez de esperar a llegar a casa. Pero todo pasó y todos esos miedos se fueron resolviendo con el tiempo.

La leche no se me ha retirado, de lunes a viernes la doy por la mañana antes de llevarla a la guarde, alrededor de las 6:30, la doy después de merendar, a eso de las 16:30 y justo después de cenar, a las 20:15 más o menos. Los fines de semana después de cada comida. Y sé que tengo menos leche, lo noto. Pero a ella la encanta y creo que a mi más que a ella. Disfruto de cada momento que pasamos las dos juntitas en la hamaca. A veces me siento una privilegiada, me da pena que mi marido no pueda sentirlo, pero qué vamos a hacerle, yo la he parido, es otro de los miles de beneficios que tengo por ello...

En estos meses he encontrado varias asociaciones y varios grupos de ayuda. No soy de ninguno y a veces creo que son, en muchas ocasionas, más dañinos de lo que se cree. Pero he encontrado alguna que otra web que me ha servido de ayuda, sobre todo una en la que puedes comprobar la compatibilidad de la lactancia con medicamentos y otros productos. Cuando he tenido alguna duda médica les he mandado un correo y me la han resuelto. Espero que a vosotras también os sirva. Esta otra web también me gusta bastante.

Me gustaría conocer vuestras experiencias y si alguien tiene alguna duda quizá el post de hoy sirva para que podamos resolverlo entre todas. Ya sea de lactancia materna como de lactancia artificial.

Cada mujer es libre de decidir y hay que respetar su opinión y su buen hacer.

lunes, 12 de julio de 2010

Yo soy Español, Español, Español!!!


Campeones del Mundo 2010!!!!

Cómo cambia la vida!!! Qué diferente se viven las cosas cuando uno es padre!!!

Ayer fue una fiesta en toda España y en casi todos lo hogares y lo hubiera sido en el mío si mi bichito no hubiera existido. Me explico, lo fue, pero no como lo hubiera sido hace tres años. Hubiera sido la excusa perfecta para salir de cachondeo, celebrarlo y llegar a las un millón a casa (eso si hubiera llegado) e ir casi de empalme al trabajo.

Me encanta el deporte, todos en general. Veo las carreras de moto, la Fórmula 1, el tenis, el atletismo, las olimpiadas, el patinaje, el baloncesto, hasta la contrareloj del ciclismo, pero me encanta el fútbol. Es algo que siempre me ha gustado, desde pequeña. Disfruto con casi todos los deportes, he sido muy deportista y he practicado en mayor o menor medida casi todos. Excepto el baloncesto, dado que mi condición física, porqué no decirlo, mi baja estatura, nunca me lo ha permitido. He hecho patinaje artístico, hasta he competido. Natación, fútbol sala, tenis, atletismo, petanca... de todo o casi de todo.

Desde muy pequeña los domingos nos sentábamos en el sofá mi hermano y yo y veíamos Estudio Estadio. Además he sido socia del Atleti. He vivido el doblete y he disfrutado de cada gol. Como decía mi hermano, era un gran chollo como novia.

Entonces conocí a mi marido. Me enamoré enseguida de él, es un hombre increíble y muy buena persona. Pero el único fallo que tiene es que no le gusta el fútbol. Me cachis! Las motos, la Fórmula 1 sí los ve, hasta el tenis se lo traga si lo pongo. Pero el fútbol!, ay el fútbol! El fútbol es otro cantar. Sólo se ve en casa los partidos importantes y a regañadientes. Un Barcelona - Atleti, un Atleti - Madrid y los partidos de este Mundial (aunque en casa sólo ha visto tres, porque los demás él estaba de tarde y los he visto solita). Claro que hay que verle. Se pone con el ordenador y no le hace ni caso al partido. Sólo me mira como sufro y se ríe de mi. Aunque ayer cuando ganó España se alegró bastante y me dio un par de besos que ya le gustaría a Casillas dárselos a la Carbonero, o al revés. Ja, cómo mi marido no hay otro!!!

Hoy, estos chicos que han ganado el mundial, tienen toda mi admiración. Son un gran equipo, que sabe jugar al fútbol y que sabe emocionar. Que son una piña y que con maestría, tras ese partido tan feo, tan guarro, han demostrado cuál es la mejor selección del Mundo. Olé, olé y olé.


Hoy sólo tengo buenas palabras para ellos y para todas las personas que les gusta y han disfrutado de este Mundial. He disfrutado viéndoles cada partido y he compartido con ellos la alegría de cada victoria. Es un momento para celebrarlo, aunque en muchos casos no comparto las formas, y es un momento histórico para este país, en general y para el fútbol español, en particular.

FELICIDADES CAMPEONES!!!


P.D.: Eso sí, voy a escribir una carta a quien corresponda para que se cambien los partidos a mediodía como la Fórmula 1, así no despertarán a mi bichito. Pobrecita mía!!! Qué mal lo hemos pasado. Quizá por esto no lo disfruté tanto...

Y vosotr@s, ¿cómo lo habéis vivido?

domingo, 11 de julio de 2010

Me cachis en los dientes!!


Pobrecita mi bichito, qué mal lo está pasando.

Ayer apenas quiso comer y me montó una rabieta en la hora de la merienda, que casi me saca de mis casillas. Se manchó ella de fruta, me manchó a mi y manchó la trona que yo había limpiado con tanto esmero el día anterior.

Encima mientras todo esto ocurría, empezó a caer un chorro de agua del aire acondicionado en el parquet. ¡Joder, qué oportuno! Salí corriendo a por la fregona mientras mi bichito no dejaba de llorar. Lo limpié, la cogí, la puse en mis piernas y en cuanto me vió la cuchara la liamos de nuevo. Nada, no había manera de que comiera algo. Pero se me olvidó apagar el aire, así que 5 minutos después, volvió a caer un chorro de agua sobre el parquet. Cógela, déjala en la trona, átala, dale un besito para que deje de berrear, escurre la fregona, límpialo, pon otro cubo (que no había servido para nada, pero como gotea, pues así no se sigue manchando el parquet) y ves a consolarla. Entonces suena el teléfono, cómo no!!! Era mi marido, yo le había dicho de ir al Ikea a por una trona menos armatoste y más fácil de limpiar (joer, qué oportuna). Pero él no había querido porque seguramente había mucha gente. "Suu, que no hay nadie en el parking, así que si quieres vamos al Ikea" "¿Ikea, ahora? Ni de coña! Vente para casa y si se me calman los nervios ya veremos si nos acercamos, que estoy que muerdo y no vaya a ser que le pegue un bocao a algún objeto STRANGULEN"

Menos mal que tengo el pecho, para estas cosas es un bendición, porque nunca se queda sin comer, ¿quien va a decir que no a una buena teta? Así que nos fuimos a su habitación, con poquita luz, a darla el pecho y se quedó frita.

Cuando se despertó nos bajamos a la pisci. Estuvo disfrutando un montón con los demás niños y nos subimos. Cenó bien, pero no había manera que se durmiera y eso que en el pecho se había quedado dormida. La suelo acostar a las 20:30, como se despertó de la siesta a las 19:00, la acosté a las 21:00. La subió fiebre, la quemaba la boca y no podía dormirse. Al final se quedó dormida en mis brazos, después de 7 u 8 intentos, a las 22:30.

Encima he tenido una pesadilla horrible, pero horrible, así que me he levantado llorando casi a las 2:00. A las 4:30 ya se ha despertado mi bichito, la he dado pecho para que se tranquilizarla y se ha vuelto a dormir. Pero a las 6:15 ya no quería dormir más. Pero esta niña cuándo descansa? A ver si la doy de desayunar y se vuelve a dormir.

Malditos dientes!!

¿A vuestros pequeños se les quita el apetito y/o el sueño cuando le sale algún diente?

sábado, 10 de julio de 2010

Menudo susto!!!


Ayer cuando llegamos a casa mi marido tenía cara de preocupación, cogió a mi bichito y la dijo: "Pobrecita mía". Había llegado la carta con el resultado de la ecografía que la hicieron el pasado 29 de junio.

Hace poco más de un mes, estuvimos una semana de vacaciones en Granada. Mi bichito se puso con fiebre y a la tercera noche con 38,5 decidimos llevarla al centro de salud. El pediatra nos pareció muy majo y estuvo observándola. Todo estaba bien, pero nos preguntó si alguna vez la habían visto que tiene el hígado y el bazo más grande de lo normal. "Cómo?", nunca nos habían comentado nada!!! Así que nos dijo que cuando llegáramos a Madrid se lo dijéramos a su pediatra, que tenía el hígado y el bazo de 1,5 centímetros.

El lunes siguiente la llevé a su pediatra y me dijo que era algo normal, hasta 2 cm estaba dentro de la normalidad, pero que si yo quería se le hacía una ecografía abdominal. Así que le dije que sí.

Nos dieron cita enseguida y el 29 fuimos los tres al hospital Gregorio Marañón, el primer día de la huelga de metro en Madrid. Menuda odisea con el coche!!! Pero no había otra forma de ir. La desnudé, la hicieron la eco y el señor, que según su enfermera por ser de Huelva estaba perdonado, era un borde. "Hala, ya está", se levantó y se iba a ir. Así que antes de salir le pregunté: "¿Cómo está mi hija?". "Bien" y se fue. Bueno, por lo menos era la palabra que quería oír, pero joer, no podría ser menos escueto. Ah, claro, se me olvidaba, que era de Huelva. La enfermera muy simpática me dijo que si hubiera visto algo nos lo habría dicho y que no nos preocupáramos, que en 10 días tendríamos el resultado en casa.

Y así fue, 10 días después recibimos la carta con el resultado, que es éste:
"No se aprecian hallazgos de significado patológico, con un hígado y bazo dentro de la normalidad tanto en tamaño como en patrón ecográfico. Pequeño quiste ovárico izquierdo de carácter folicular, de 1,5 cm de diámetro máximo".

"¿Qué mi bichito tiene un quiste? ¿Cómo? ¿Por qué? Nooooooooooooooooooo. Joder, por qué lo tiene ella y no yo. Mierda. Dame el teléfono que voy a llamar al pediatra a coger hora antes de que empiece la consulta (quedaban 5 minutos)". "Espera", me dijo mi marido, "he buscado en internet y no es malo". Claro, me tranquilizó un poco pero yo ya había marcado el número del centro de salud y estaba hablando con la administrativa.

Me dió cita para las 17:30 y allí fuimos. Pasamos muy mal rato, porque la cabeza no me dejaba de dar vueltas y de preguntarse por qué lo tenía que tener ella. El pediatra me dijo que todo era normal, que en la próxima eco podría estar en el otro ovario o quizá ni existir y haberse reabsorvido. Me preguntó si quería que la hicieran una eco de control, le dije que sí. Me preguntó que cuando prefería a los 6 meses o al año, decidí que al año (total la niña tiene seguro médico, si me preocupa demasiado la llevaré a que le hagan otra dentro de 6 meses).

Así que nos quedamos mucho más tranquilos. Llegamos las dos a casa, la di cremita, nos cambiamos y nos bajamos a la piscina. Aunque a mi bichito no la metí porque la metí el miércoles y desde entonces tiene moquitos y tose :'(

Uf, menos mal. Menudo susto nos llevamos ayer!

viernes, 9 de julio de 2010

¡¡¡Operación Potorro!!!


Así lo ha bautizado una vecina mía.

Os pongo en antecedentes. Yo llevo haciéndome la cera muchos años, tanto en verano como en invierno y me hacía inglés brasileñas. Un día decidí darle una grata sorpresa a mi marido (sabía de antemano que le iba a gustar) y me hice el pubis entero, ni un pelito. Desde aquel entonces me las hago siempre. Me es mucho más cómodo para todo, me resulta más higiénico y, qué narices, me gusta más tanto a mi como a mi marido.

Llevo a mi bichito a la piscina con un par de vecinas mías, así que cuando hemos hablado del tema y lo han visto, pues me han preguntado por ello. Al final una de las vecinas decidió hacérsela (la otra dice que a su marido le da un síncope si aparece sin un pelo). Hemos estado semanas planeándolo. Tenía que ser por la tarde y tenía que ser sin los niños (no íbamos a llevarnos a los 3 churumbeles). Hubo que esperar a Julio para que los maridos tuvieran jornada de verano. Mi marido el mes pasado estaba de tarde, así que yo me llevaría al bichito, no había más remedio, hasta este lunes no empezó de mañana. La otra vecina se iba a hacer las piernas enteras y al final, decidió que no. Una menos. Cuando ya teníamos hora, el 1 de julio, va y nos baja la regla a las dos, tuvimos que aplazarlo. Así que al final, entre que nos bajó la regla, llegaron las jornadas de verano y demás, por fin ayer tuvo lugar la Operación Potorro (así lo bautizó la otra vecina).

Mi pobre vecina estaba hecha un flan, pobrecita, qué nervios tenía. Pero luego no fue para tanto (dicho por ella, no os vayáis a creer). La cera duele, no nos vamos a engañar, pero son unos tirones que se aguantan bastante bien. Fíjate que a mi me duele depilarme más los brazos que el pubis.

Entró ella primero, decía que si me oía dar un solo grito ella no lo haría (qué exagerada!!!). Oí como Evita la decía "Agárrame de la cintura y de donde quieras, no te preocupes, no me importa". Oí algún ¡ahí! y ¡huy!, pero no tantos como ella creía que iba a dar y también alguna risa. Evita es una gran profesional y amiga mía desde los 12 años. Y en 20 minutos mi vecina ya estaba fuera y sonriente. Ya estaba hecho y todo había salido bien, muchísimo mejor de lo que ella esperaba.

Así que así volvimos las dos a casa en el coche, pesando unos gramillos menos. Fue un día divertido, sobre todo porque llevábamos semanas planeándolo y riéndonos mucho, emails por aquí, emails por allá. Alguno que otro un pelín picante.

De lo que sí estoy segura es que depende siempre de la persona que te haga la cera. Cuando algún día, por algún que otro motivo, he ido a algún sitio distinto que la clínica de mi amiga, me han hecho una escabechina. Alguna de no poderme mover de cómo me habían dejado la zona y en otros posturas increíbles y antinaturales, bastante violento en alguna ocasión.

Así que hace tiempo decidí que siempre iría donde mi amiga y allí me hago todo: medias piernas, pubis, axilas y brazos enteros. Aunque estoy pensando en comprarme una silk-epil para las piernas y las axilas.

¿Qué tipo de depilación os hacéis vosotras? ¿Qué silk-epil me recomendáis comprarme?

jueves, 8 de julio de 2010

¿Duermo peor o debería decir mejor?


Llevo unos días que me despierto tantas veces y me he dicho: "Jo, últimamente qué mal duermo". Pero enseguida me he dado cuenta que eso no es verdad, que últimamente es cuando mejor duermo.

Hace unos años, 8 aproximadamente, no sé si fue una depresión la que me trastocó el sueño o fue el problema con el sueño lo que me llevó a una depresión, me da la mismo qué fue primero, si el huevo o la gallina, pero empecé a tener problemas con el sueño.

De repente caí enferma, de la noche a la mañana empecé con pesadillas muy fuertes. De tal manera que me despertaba con un ataque de ansiedad y sin respiración, con un miedo horrible que me dejaba paralizada. Si soñaba que me perseguían me levantaba agotada de haber corrido, si soñaba que moría alguien me levantaba con la sensación de haber perdido a mi ser querido y nunca soñaba nada bueno. El problema empezó a agravarse de tal forma que no llegaba a dormir ni una hora diaria. Al cabo de una semana empezaron a temblarme las extremidades. No podía moverme, no podía apenas comer, pero sobre todo no podía dormir. Tenía miedo a dormir.

Cuando me quedaba dormida de agotamiento mi familia tenía que despertarme antes de entrar en la fase REM, si no lo hacían solíamos terminar en el hospital.

La primera vez que me llevaron al hospital tenía todos los músculos agarrotados, creo que si alguien me los hubiera intentado enderezar, me hubiera roto algo. Fue una sensación horrible, no conseguía descansar. Parecía un cadáver por la casa. De la cama al sofá y del sofá a la cama. Estaba pálida, pesaba 45 kilos a lo sumo y siempre tenía frío. Cuando me acuerdo de aquella época siempre recuerdo esa sensación de frío.

Fue la peor época de mi vida, estaba enferma y lo peor de todo es que era mental. Estuve en médicos, psicólogos, psiquiatras y ninguno sabía qué era lo que me ocurría. Fui a grupos de ayuda, clases de relajación, pero seguía sin conseguir dormir. Tomaba muchas pastillas, pero muchas y lo único que me hacían dormir eran 2 horas diarias. Para mantener mis músculos relajados a lo largo del día tomaba relajantes como para un caballo. Y por la noche empecé a tomar hipnóticos que deberían de hacerme dormir unas 8 horas mínimo, el día que más efecto me hacían llegaba a dormir 5 horas máximo.

Aquello no remitía sino que iba cada vez a peor y cada dos por tres estaba en el hospital. Al final me hicieron un estudio del sueño. Me retiraron las pastillas de esa noche y tenía que presentarme por la mañana sin dormir para hacerme la prueba. Me llenaron de cables y me grabaron. Sólo dormí 100 minutos y detectaron que tenía una eficiencia del sueño muy alta, arritmias en el corazón y espasmos mientras soñaba. De tal forma que sentía los sueños como si los estuviera viviendo de verdad y me bombeaba el corazón más rápido que cuando estaba despierta.

Fueron unos años muy duros y no recuerdo muchas de las cosas que me sucedieron en esos años, de hecho no sé ni situarlas en el tiempo. Me sentía perdida. Además perdí a mi abuelo y a mi padre con menos de 2 meses de diferencia y pensé que me iba a hundir por completo. No veía cómo podía curarme y no obtenía demasiados progresos. Me sentía a oscuras, siempre a oscuras.

Entonces conocí a mi marido. Y fue la luz de mi vida, de hecho creo que en parte le debo la vida. Con la euforia del comienzo del enamoramiento, me quité las pastillas, pero pronto tuve que volver a tomarlas dado que tuve un efecto rebote. Con control del médico fuimos retirándolas poco a poco y de repente me quedaba dormida y no podía despertarme. Recuerdo una vez que mi marido salió de casa y yo estaba en el sofá. Bajó los tres pisos y al darse cuenta que no tenía las llaves llamó al telefonillo. No hubo forma de despertarme. Debió de pensar que no quería abrirle porque se cogió un cabreo impresionante. Él no lo entendía, no entraba en su cabeza lo que me pasaba, no era capaz de comprenderlo. Fuimos a hablar con el médico y me recomendó que durmiera todo lo que pudiera, que ya era hora que descansara. Con el paso del tiempo, mi marido pudo ver que no le engañaba y me ayudó a aprender a vivir con ello y a quitarme el miedo a quedarme dormida.

Pero ese miedo siempre ha estado ahí y todavía lo tengo. En cuanto tenía una época de pesadillas temblaba, me daba pánico, me ponía en lo peor y creía que iba a volver a caer enferma.

Así que nunca he sido de dormir mucho. Con el embarazo tuve alguna época de sueños fuertes (ya no les llamamos pesadillas), pero no demasiado graves. Con la llegada de mi bichito también tuve alguna, pero fue minúscula, porque con tanta toma y tanta teta, no llegaba demasiadas veces a la fase REM. El problema reside que para quedarme dormida tardo mucho, pero mucho tiempo. Es como si me tuviera que pensar y repensar que me tengo que dormir.

Pero ahora estoy en mi mejor momento. Llevo bastante tiempo que casi ni sueño o que, como le pasa a la mayoría de los mortales, no lo recuerdo. Me suelo acostar a las 23:00, 23:30. Entre las 2:00 y las 3:00 me vuelvo a despertar, me cuesta dormirme, pero lo consigo y sobre las 5:30 me despierto sola y ya no consigo dormirme, así que escucho a mi bichito hasta que ella se despierta. O sea que suelo dormir unas 6 horas, lo cual es un logro para mi.

Creo que en la caja de las medicinas ya no queda ninguna de mis pastillas. Mi marido ha ido tirando las cajas según han ido caducando, no según he ido dejándolas de tomar. Lo cual ha sido muy importante para mi, porque he podido ir viendo mis logros. Las pastillas vinieron con nosotros cuando nos dieron el piso y nos acabábamos de casar (esto fue hace tres años) y entonces las tomaba muy de vez en cuando, pero todavía me hacían falta alguna que otra noche. Desde aquel momento no tuvieron que volver a recetármelas y pude tirar el papel con el que recogía las recetas. Después sólo estaban en la caja de las medicinas, por si me pasaba algo y hace poco creo que tiró la última caja caducada.

Ha sido él el que se ha encargado de todo, de controlarlas, de llevarlas en los viajes que hacíamos, de estar pendiente de mi.

Ale, como lo vas a leer quiero decirte algo: Sé que te debo la vida y, por tanto, la de nuestra hija. Gracias por haberme querido tanto, por haber luchado por mí y por querernos ahora tantísimo a las dos. Sé que nos vas a seguir cuidando y me siento orgullosa y una privilegiada de ser tu mujer. Te quiero.

Por lo que he podido comentar con algunas personas a todas les ha cambiado el sueño a lo largo de los años, pero con la llegada de los hijos más aún, ¿y a vosotr@s?