domingo, 3 de julio de 2011

Echo de menos...

Cuando voy al taller de post-parto, que aunque ha acabado, nosotras seguimos reuniéndonos una vez en semana, lo hago paseando. Me gusta pasear y tener un rato para pensar en mis cosas. Entre el centro de salud y mi casa hay aproximadamente 35-45 minutos andando y desde que me quedé embarazada de mi Bichito, disfruto recorriéndolos dando un paseo con mi Pequeñín en el fular. El paseo no es demasiado agradable, no es que atraviese un bonito parque ni haya sombras en las que resguardarse de este calor, pero me gusta.

El viernes pasado iba pensado y recordando cuando mi marido y yo éramos novios. Intentamos hacer varios viajes antes de tener hijos y así aprovechar y visitar algunos lugares que con ellos no lo podríamos hacer hasta que fueran un poco más mayores. Sé que podemos viajar, aunque de forma diferente y eso no lo echo de menos. Lo que echo de menos es bucear. Recuerdo muchos momentos en los que disfrutamos juntos de la mano bajo el mar, admirando el mundo marino, algunas inmersiones en especial.

En nuestro viaje de novios, nos fuimos a Las Islas Maldivas y pudimos observar en una de nuestras inmersiones, agarrados fuertemente a las rocas en el fondo del mar, el baile de las mantas. Justo cuando decidimos ser padres, nos fuimos a la República Dominicana a bucear, dado que yo no podría hacerlo en mucho tiempo, y recuerdo con especial cariño dos inmersiones, una a un barco hundido a 40 metros de profundidad y otra cuando vimos un pez globo y lo tuvimos en nuestra mano.

Desde entonces no he vuelto a bucear y lo echo de menos. El equipo pesa mucho y no creo que merezca la pena tener un susto dando el pecho a mis hijos y tampoco siento una necesidad imperiosa. Mi Bichito y yo hemos acompañado a mi marido una vez, pero, sin embargo, parece que para él ha perdido mucho interés dado que no puedo compartirlo conmigo. Sé que le gusta, pero no quiere hacernos recorrer largas distancias en coche para que él haga dos o tres inmersiones. Lo único es que sé que todavía me queda tiempo que esperar, porque no es un deporte que puedan practicar los niños. Cuando lo practiquen tienen que ser muy responsables y hay que asumir riesgos que, bajo mi punto de vista, no son compatibles con niños pequeños y tampoco con muchos adolescentes.

Otra cosa que echo de menos es tomarme una cerveza de trigo, una Weissbier. Me gustaba mucho tomarme una antes de comer y ahora con este calor, me encantaría hacerlo. Pero no conozco ninguna sin alcohol, así que me tengo que conformar con mi 0,0.

También echo de menos arreglarme y verme guapa, tener un poquito de tiempo para mi. Sin embargo, dejar de fumar y los embarazos me han dejado con unos kilitos de más y no me gusta cómo me queda la ropa. El peso de mi Pequeñín lo he perdido por completo y del de mi Bichito me quedan un par de kilos, pero los 4 kilos que cogí dejando de fumar son los que veo muy muy lejanos. Y es que hay días que me veo mejor que otros, pero cuesta reconocerse en el espejo.

Pero lo que tengo claro es que no cambiaría mi situación actual por nada del mundo, ni una sola milésima de segundo. Soy una mujer feliz, segura, madre, esposa, me siento deseada por mi marido y por mis hijos y muy querida por los tres. Y no hay cosa más maravillosa en el mundo que levantarme cada mañana a su lado, compartir los días y las noches, disfrutar de ellos, verlos reír, verlos llorar, escuchar cómo suena mi nombre en sus labios o Mamá o el sonido de gato que hace mi Pequeñín para llamarme, sentir que me necesitan y que yo les necesito a ellos. Cada momento de mi vida es para ellos y es fantástico poder compartirlo.

Y no me siento mal por echar de menos algunas cosas, porque me hace sentir bien y saber valorar las que tengo ahora. Para todo existe su momento y yo no he sacrificado nada, simplemente he aplazo algunas, porque de lo que estoy segura es que alguna vez os contaré nuestra primera inmersión en familia.

Besitos y feliz semana.

18 comentarios:

  1. Esa frase me parece muy bonita; no he sacrificado nada, solo las he aplazado. Tienes razon para todo tiene su momento y este q estamos viviendo es el mas maravilloso. saludos!

    ResponderEliminar
  2. Yo nunca lo he probado y no sé si podría aguantarme mucho bajo el mar...pero me da mucha envidia saber que la gente lo hace y lo que se disfruta. Veras como pronto puedes ir a sumergirte , para todo hay un tiempo...besos

    ResponderEliminar
  3. Yo nunca he buceado, y no se si podria. Te entiendo en todo lo que echas de menos, pero tranquila que llegará el momento en que puedas tomarte tu cervecita de trigo....

    ResponderEliminar
  4. Lo importante es que te sientas feliz con tu familia y bucear y la cervecita ya llegará de nuevo.

    ResponderEliminar
  5. Y por fin... mamá, realmente creo que cada cosa tiene su momento y hay que saber disfrutar y vivir cada momento.

    Cartafol, para eso están los bautizos, para ver si te gusta o no. Después ya tienes que sacarte el/los título/s. Estoy segura que dentro de unos años podré ir y hacer un pequeño curso de reciclaje.

    Gema, bueno, nunca se sabe, es cuestión de probarlo. Me gusta mucho la cervecita de trigo, quizá el año que viene...

    Treinteañera, pues yo también creo que es lo importante, que soy feliz.

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    la Weissbier sin alcohol si que existe (al menos aquí en Alemania), no sé si la venden en Espana. Aquí tienes un ejemplo: http://www.cerveceriainternacional.com/delaAalaZ/001Erdinger.htm (Erdinger alkoholfrei, sin alcohol).
    Si no pesara tanto y no corrieran peligro de romperse las botellas, te enviaría un par de botellas :-).

    ResponderEliminar
  7. siempre se echan cosas de menos...la verdad! te entiendo porque yo lo que llevo peor es lo de viajar...
    y eso que con los niños viajamos mucho...pero es que siempre pienso...con lo que nos estamos gastando los 4 en la playa en la peninsula, nos podriamos ir a india...o a algun viaje exotico de los que haciamos antes..
    pero bueno es asi!
    que genial lo de bucear, cuando los niños sean mas mayores podeis hacerlo en familia los 4

    un besito y los kilos ya se iran, tranquila!

    ResponderEliminar
  8. En la vida todo son etapas... sé que dentro de unos años echaré de menos muchas cosas que tengo ahora, aunque ahora me sienta agobiada por algunas de ellas o recuerde otros tiempos con anhelo jeje
    Espero que hayas pasado buen finde, Suu :) un besito

    ResponderEliminar
  9. Jude, muchas gracias. Yo me imaginaba que existían, pero no las he encontrado en ningún hipermercado sin alcohol. Por eso no la tomo :'( Pero un millón de gracias!!!

    HadasyCuscus, yo viajar no lo echo de menos, aunque me gustaría ir a algunos sitios, sé que lo haré cuando sea mayor, jajaja. Me gusta ir con mis hijos y viajaré con ellos. Sin embargo sé que para bucear todavía tendré que esperar mucho y quizá sea por eso por lo que lo echo de menos.

    Crisis, disfruta de cada momento de la vida, de sus agobios, porque también te traerán buenos recuerdos. Yo disfruto de mis hijos, de mi familia, porque ahora mismo es lo que me llena

    ResponderEliminar
  10. No conocía esta faceta tuya aventurera. Tienes toda la razón, tener hijos hace que tengamos que dejar aparcadas muchas cosas y es normal que las echemos de menos. Pero coincido plenamente contigo, para mí tampoco es un sacrificio.

    ResponderEliminar
  11. que bonito!!Pues si,esas cosas son las que llenan y nos hacen felices.

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. @Mousikh, uff, es que se necesita mucho tiempo para conocer todas las facetas de una persona, pero oye, poquito a poco. Yo no he dejado nada atrás que no quiera dejar. He ido decidiendo cada momento y éste es la mejor época de mi vida.

    Jenny, gracias. Para mi ser feliz es maravilloso. Me siento una mujer muy afortunada. Besitillos

    ResponderEliminar
  13. Tendrás tiempo para todo,un poquito más adelante,ya veras que pronto pasa el tiempo y luego añoraras esta fase de tu vida.Disfruta ahora que puedes de tus hijos, y lo otro llegara antes de lo que tu crees .Un beso

    ResponderEliminar
  14. Qué bonito suu, las palabras que has dedicado a tu familia, me encanta.
    muy pronto leeremos vuestra inmersión en familia, que eso será para leerlo!!! qué valor, a mi me da miedo el fondo del mar...no soporto que nada me roce, me cago de miedo, así que no me puedo imaginar estar en tu lugar. Lo que sí entiendo es lo de los kg de más, precisamente yo llevo ya unos 19 meses sin fumar y también he cogido algún kg, junto con el embarazo, que me sobra...pero los cogí con mucho gusto, aunque no me gusto nada como me queda el bikini...aiss...entonces es cuando echo de menos mi antiguo cuerpo...
    pero lo hemos elegido así y somos felices, auqnue con derecho a quejarnos, de vez en cuando, no?
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  15. Lurdes, lo sé y disfruto cada momento y cada segundo de mi familia, porque es lo que me llena cada día de mi vida.

    Paría, lo de muy pronto va a ser que está complicado, pero quizá haciendo snorkel. No es lo mismo andar por el mar, que ver el fondo del mar. A mi también me da grima que me toque cualquier cosa, sin embargo, la vida marina es preciosa y estoy segura que te gustaría. Respecto a los kilos, como dice una vecina mía, somos guapas, somos simpáticas, si ya estuvierámos buen de cuerpo, lo tendríamos todo y no podemos ser perfectas, jajajaja

    ResponderEliminar
  16. Yo lo más que he hecho es snorkeling en república dominicana y la verdad es que me encantó, hacerlo ya a gran escala como vosotros tiene que ser una pasada.

    ResponderEliminar
  17. Mis Chicos y yo, la verdad es que si te gustó el snorkeling con el buceo vas a alucinar. A mi me encantó y fue mi marido el que animó a hacer el curso. Ver tiburones, nadar junto a mantas y demás animales es impresionante. La verdad es que he disfrutado muchísimo con cada inmersión y las recuerdo con mucho cariño

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando