sábado, 20 de agosto de 2011

Se me saltan las lágrimas

Cuando mi Bichito tenía 4 meses y medio empezó la guardería. La había tocado plaza pública en una escuela infantil concertada y me obligaban a llevarla desde diciembre, mi Bichito nació el 20 de julio. Dejarla allí fue una de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida, pero pero suerte sólo lo hacía durante un par de horas. Además la llevé dos días, nos cogimos el puente, la llevé otros dos y cogió otitis, así que ya se quedó en casa hasta el 7 de enero en el que la llevé un par de horas, el 8 de enero 4 y ya el lunes 11 el horario completo, de 7:30 a 15:00.

Cuando la llevaba un par de horas no había problema con la comida, le daba su tetita antes de entrar y al salir, normalmente la iba a buscar a la hora y media. El problema me surgió cuando iba a empezar el horario completo. Mi Bichito no llegaba a los seis meses, así que me saqué la leche y la hice un banco de leche de tres litros e intentamos darle algún biberón. No hubo manera, ni su padre, ni yo, ni que me fuera, ni que tuviera hambre, ni mi leche, ni de fórmula, nada, no conseguimos darla ningún biberón. No quería y punto y por más que nosotros nos empeñáramos en lo contrario, ella no iba a tomarse ningún biberón. Os podéis imaginar mi estado de nervios, creía que mi hija se iba a morir de hambre. 7 horas y media sin comer, sin mamá, sin su tetita.

Un día de esos en los que intentaba mi marido darla un biberón, se dio cuenta que la leche del congelador estaba cortada. En aquel entonces no sabía por qué y al sacar otro recipiente me sucedió lo mismo, así que pensé que se había estropeado en el congelador. Por suerte y gracias a Eloísa, he podido descubrir que con mi hijo me pasaba lo mismo, por lo que no era mi congelador, sino mi leche:
Por lo visto, la leche tiene un componente para digerir las grasas, ya que al sistema digestivo del bebé no está preparado todavía para digerir las grasas. Lo que pasa en mi caso, es que ese componente actúa aún cuando se congela la leche y por eso se agría. Es como si la leche se empezara a digerir.
Y Eloísa me dio una posible solución:
Cuando me saco la leche, en lugar de congelarla directamente, la tengo que poner en un cacito a calentar. Pero no a hervir, sino que cuando empiezan a salir las burbujitas pequeñas que se van a los lados del cazo (unos 62 ºC de temperatura, que es la temperatura a la que normalmente pasteurizan en los bancos de leche), lo retiro del fuego, dejo que enfríe y ya lo congelo.
La semana pasada me saqué un poquito y lo congelé y una semana después la saqué del congelador esperando que esta fuera la forma que solucionara mis problemas.

Estaba muerta de miedo, con mi Bichito lo pasé fatal, fue un momento muy duro, pasé muchos momentos de estrés, de no saber qué hacer, de si mi hija iba a alimentarse mientras yo no estaba. En reyes y ya a la desesperada, mi Bichito se tomó su primera papilla de cereales con cuchara, jamás tomó biberón y su papilla estaba hecha con leche de fórmula.

El 17 de agosto por la mañana saqué la leche del congelador y me saqué un poquito de leche para poder comprobar el sabor. Me dispuse muerta de miedo a darle el primer biberón a mi Pequeñín. Recordé cada vez que lo intenté con mi Bichito, la frustración, el miedo a que nadie pudiera alimentarle sin que yo estuviera, no saber qué hacer cuando empezara la guardería.

Probé la leche que había sacado del congelador y la que hacía unas horas me había sacado, el sabor no era el mismo, pero mi leche no estaba agriada. Primera prueba superada, ahora tocaba la más difícil. Calenté los 50 ml y me senté en la mecedora con mi hijo en brazos. Se lo acerqué a la boca e intentó tomarlo como el pecho, sin embargo, en seguida se dio cuenta que ésta no era la forma y empezó a tomarse el biberón. Mis ojos se llenaron de lágrimas, sentí un alivio que me recorrió todo el cuerpo. No tendría que preocuparme cuando fuera a la guarde ni si tenía que irme a algún sitio y alguien tuviera que darle de comer. Se los tomó enteritos, así que calenté los 30 ml que me había sacado ese día y se los di en el biberón. También se los tomó, mirándome a los ojos.

Es increíble, pero después de exactamente 25 meses que soy mamá, es el primer biberón que doy a uno de mis hijos y me hizo sentir mucha paz. Me hizo sentir muy contenta, tranquila, sosegada. Ya no tenía de qué preocuparme, no tenía que darle cereales antes ni pensar en cómo me las iba a apañar en la guarde.

Como nos vamos de vacaciones ya no tengo tiempo para hacerle un banco de leche, así que cuando me incorpore a trabajar le llevaré la leche del día anterior y además la semana anterior le daré su primer biberón de leche de fórmula. Por si se queda con hambre, por si un día no me da tiempo a sacarme, por si derrama el biberón, por lo que sea, pero yo me quedo mucho más tranquila.

No os podéis imaginar lo mal que lo pasé con mi Bichito y, por suerte, no se ha repetido con mi Pequeñín. Eso de que lo hermanos no son iguales es cierto. Además, todo lo que te vale para uno, para el otro es totalmente distinto, tanto para lo bueno como para lo malo. Esta vez ha sido a mi favor.

Nota: Mi Pequeñín hoy tiene 4 meses y 26 días y ya echa mano a nuestra comida y la mira muy atento. Hoy hemos desayunado tostadas mientras él nos miraba muy atento, sus ojos estaban fijos en el pan, como lo cogíamos y cómo nos lo llevábamos a la boca. Así que hoy le he dado su primer currusco de pan y no podéis imaginar cómo lo chupeterreaba y se enfadaba si se le movía y no podía cogerlo. Le he grabado en vídeo y esta vez hemos disfrutado nosotros mirándole.

17 comentarios:

  1. Como me alegra que tome biberón! Menuda tranquilidad te da esto.
    En mi caso ha sido justo lo contrario: el niño enseguida se hizo al bibe y la niña no quiere verlo i en pintura. Por suerte, pudimos salvar la situación y ya con purés y frutas no hay problemas

    ResponderEliminar
  2. Bien, Suu, me alegro muchisimo, sé de lo que hablas con el tema del biberón porque mi gorda tampoco se ha tomado ningún biberón en su año de vida... Fue duro porque las 5 horas que se queda con mi madre no sabíamos que darle, al final la leche se la ha ido tomando en vaso pero muy poco. Mi hija come poquísimo cuando no estoy, pero después lo recupera. Me alegro mucho del peso tan grande que te has quitado de encima... Muchisimos besos preciosa

    ResponderEliminar
  3. Pues si, menuda tranquilidad. Es verdad que cada niño es un mundo aunque nosotros hagamos las cosas exactamente igual con uno que con otro. Enhorabuena, un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Que alegria y tranquilidad! Porque pensar que tu hijo va a estar en la guarde 7 horas sin comer......
    Mi niña tampoco quiso biberon de pequeñita. Ahora alguna noche si que se toma un biberon pequeñito con cereales y cacao. Pero vamos si esta la teta que se quite todo lo demas! jajaj. Cuando me aparta el bibe para cogerse a la teta a mi me da un subidon, jajajja!
    Que gracioso tiene que estar relamiendose el pan!
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  5. Cada niño es un mundo... pero este no se va a morir de hambre!

    Me alegra que esté tan espabilado (es algo que los segundos ya traen de serie).

    ResponderEliminar
  6. Suu:
    Que gran alivio debes sentir!!!. Me alegro mucho por ti, de que tu peque aceptara por fin el biberón, sabiendo que si tu no estás, no quiere alimentarse. Por lo que veo eso sí, no tendrás problemas cuando comienze a comer sus papillas, pues que ya se saboree cuando ustedes comen...¡que lindo!.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Que bueno que haya cogido el biberón y puedas dejarle en la guarde tranquila!
    Aunque al paso que va en nada te pide el bocata ;-)
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  8. qué suerte!!! mi peque empieza en septiembre la guarde y no hay manera de meterle biberón

    ResponderEliminar
  9. Uf...solo leer tu primera expeeriencia se m partia el alma!!!
    Me alegro q todo vaya bien esta vez!!
    Nunca habia oido/ leido lo q t ocurre con tu leche (cuanto tengo q aprender, por favooooor).
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Laky, nadie mejor que tú para entenderme. Si me hubiera ocurrido lo mismo me lo habría tomado de otra manera, una ya no era primeriza en estos temas. Pero es muy duro separarte de tu hijo sabiendo que no va a tomarse un biberón y que va a comer lo justo o nada hasta que tú llegues. De todo se sale

    María, nuestro gran tesón es que nuestros hijos descansen por la noche e intentamos que estén 7, 8 y 10 horas sin comer, durmiendo. Sin embargo, nos ponemos como motos si es de día cuando hacen esto. No es preocupante porque luego lo recuperan. Haber pasado por algo así con mi Bichito y ya no ser madre primeriza, me ha dado la capacidad para afrontarlo de otra manera. Por suerte y, sin embargo, no ha sido necesario y mi Pequeñín se tomó su biberón muy contento y feliz.

    Y por fin... mamá, una de las cosas que me ha hecho darme cuenta tener a mi segundo hijo, es que si creía que sabía algo o mucho de la maternidad, estaba equivocada. Lo que funciona con uno no lo hace con el otro y viceversa. Pero es fascinante porque te hace sentir insegura y a la vez muy util. Aprender cada día a su lado es maravilloso.

    Gemma, con el tiempo te das cuenta que siempre estamos intentando que nuestros hijos duerman del tirón un montón de horas, por lo que si estuvieran 7 horas sin comer, tampoco pasaba nada, luego lo recuperarían estando a la tetita toda la tarde y la noche. Respecto al bibe con cereales voy a decirte algo NORMAL, yo también preferiría el dulce calor del pezón de mi mamá a la fría tetina de silicona. Como la tetita no hay nada y sólo hay que escuchar a nuestros pequeños. Jajajajaja

    ResponderEliminar
  11. Chimos, eso es verdad, pero es normal sentirse mal por ello. Lo único que hay que hacer es recuperar lo que no ha comido por la tarde y por la noche y ya está. Los segundos son muy diferentes y encima el mío no duerme demasiado por el día, por lo que está muy espabilado.

    Mamá Nortina, pues sí, me siento tranquila y serena, sabiendo que todo va a ser mucho más sencillo. Dentro de nada le tengo sentado a nuestra mesa.

    Magia, no lo dudo!!!! A mi hijo siempre le ha llamado la atención lo que comíamos nosotros, pero todavía es un poco pequeño. Ahora que el currusco de pan lo tendrá siempre que quiera.

    Raquel, no te agobies, si tienes alguna duda y quieres que hablemos y que te cuente lo que yo hice o simplemente desahogarte por este momento tan crítico que estas viviendo, mándame un correo construyendounafamilia@gmail.com.

    Juliete, no has tenido ningún niño en la guarde que no cogiera el bibe??? Lo de la leche yo lo sé porque me ha ocurrido a mi, si no no lo habría sabido nunca. Menos mal que tengo a Eloísa para consultarle todas las cosas!!!

    ResponderEliminar
  12. Suu me alegra mucho leerte después de tanto tempo. Tu bebito crece y todo va muy bén! que alegría y ahora que tengo vacaciones en la universidad podre estar al corriente. Te mandó un beso

    ResponderEliminar
  13. Me alegroq ue no haya habido problemas con el cambio de teta a bibi, es una suerte. la verdad que una se va mucho más tranquila a cualquier lado.
    Un besote

    ResponderEliminar
  14. Recuerdo que mi princesa pequeña no quería biberón de ningún tipo, los probé todos, diferentes tetinas, leche, mi leche, yo, mi marido, mi madre...no había forma que lo quisiera, pero cuando no quedó más remedio que tomar biberón,cuando la ingresaron por lo de la cadera, pues lo tomó sin problemas, mi leche y el de fórmula luego...así que al final tuvimos bastante suerte. Me alegro de que se pasara al bibe sin problema, es un alivio en cuanto a preocupación.BEsos

    ResponderEliminar
  15. Me acabas de dar una gran luz en cuanto a la leche.. no se me había ocurrido que la leche se podia cortar.. pero ahora que lo dices.. eso es lo que le pasa a mi leche.. La tengo almacenada.. y la mas antigua es de tres meses.. pero no hay caso, ni la mas antigua, ni las mas reciente.. todas las que estan congeladas tienen un aspecto y un olor desagradable, y se supone que podían durar hasta 6 meses..! que decepción..! Me vi obliagada a darle fórmula a mi peque desde los 4 meses 21 días, porque me ausento por 6 horas.. voy a leer completito el articulo de Eloisa para informarme más.. Como siempre gracias Suu por compartir con nosotras, y que bueno que las cosas con tu pequeñin estan más fáciles que con tu Bichito...

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Qué bueno ese consejo, a mí me pasó lo mismo, dos litros que tuve que tirar!!! menos mal que no me hubiera servido de nada porque la peque nunca quiso bibe. Y qué bien que el pequeñín lo quiera!

    ResponderEliminar
  17. Wendo, cuanto tiempo!!! Me alegra que todo vaya bien, qué tal el curso? Seguro que bien.

    Paris, no, no le he cambiado la teta por el bibi, sino que necesito que en la guarde tome bibi, porque yo no estoy, aunque le llevaré toda la leche que pueda.

    Cartafol, imagino que cuando no queda más remedio... pero mi Bichito jamás lo quiso, pero ella ya tenía casi seis meses y empezamos con las papillas de cereales.

    Quiteñabonita, esto de los blogs es genial, porque conozco a varias mujeres a las que les ocurre lo mismo, menos mal que yo tengo a Elo para que me eche una mano. Prueba a sacarte un poco, calentarlo a 62 grados y congelarlo. Espera una semana y lo sacas y ya me dices si te funciona o no.

    MamáDeUnaBruja, si es que ya sabía yo que no era la única. Bueno, mi Bichito tampoco quiso biberón, pero me hubiera servido para hacerla las papillas de cereales. Menos mal que mi Pequeñín sí lo quiere!!!

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando