martes, 27 de septiembre de 2011

Primer día de trabajo

Ayer fue el primer día de trabajo y estuve toda la mañana sonriendo. Fue una gran mañana. Vi a mis compañeros, me dieron a elegir entre tres lugares para sentarse, eso sí una planta más abajo, me trajeron mi antiguo ordenador y lo mejor de todo es que pude abrazar a mi queridísima compañera y ponernos al día. Nos echábamos de menos, gracias guapa. Mi Pequeñín debía de olérselo porque pasó una noche de esas de aupa, de las que se despierta 8 veces y a ti se te queda un cuerpo jota de tanto abrir y cerrar los ojos. Esta noche ha sido igual, incluso creo que un poco peor, pero eso es harina de otro costal.

Estuve genial, mucho mejor de lo que esperaba y me di cuenta que una se adapta donde sea y como sea. Encima he tenido la suerte de volver con mi equipo y con mi jefe, que ya se sabe que más vale malo conocido que bueno por conocer. Así que estoy contentísima, a una planta menos de mi amiga, pero en el lugar que me gusta estar.

Fue una buena mañana, que no un gran día. Porque se complicó y se complicó como a una no le gusta que ocurra. Llegué a la guarde y mi Pequeñín había estado perfecto, no había llorado y había reído mucho (si es que es igual que su mamá). Comió un poco de tetita, que no toda, porque no hacía mucho que le habían dado un bibe y nos fuimos a por su hermana. La profe no me vio, por lo que mi hija en tres ocasiones intentó salir con una sonrisa de oreja a oreja y su profe la paró, a la cuarta vez lloró. Pobrecita mía, lo único que quería era venir con su hermano y conmigo. Y ahí empezó la TARDE y digo TARDE con mayúsculas porque menuda tarde pasamos. Tuvo todas las rabietas de una semana o incluso dos en el transcurso de 4 horas. Si yo decía blanco, ella negro. Quería dos postres lácteos, le di uno y rabieta. Cuando abrió el primero, se comió una cucharada y dijo que no quería más. Y así con todas las cosas que hicimos por la tarde. Para salir del coche, rabieta, para subir al ascensor, rabieta, para entrar en casa, rabieta. Y encima se cagó dos veces y se meó. Vamos, que se juntó todo. Acabé agotada y cansada, pero creo que ella también, porque después de su tetita, cogió a Blasito y se durmió.

Así que el balance del día fue regular, pero anímicamente me encuentro muy bien, nada deprimida, incluso contenta y me siento fuerte. Me adapto bien y además tengo un carácter bastante alegre, siempre he creído que aunque estés triste, si sonríes, el día parece menos malo. Por eso siempre suelo llevar una sonrisa por bandera y, aunque un poco triste por dejar a mis hijos en la guarde y perderme muchos de esos momentos junto a ellos, sé que tendremos muchos otros y que los disfrutaremos un montón. Me he quedado somprendida de mi misma, cuando me reincorporé después de dar a luz a mi Bichito fue realmente horrible venir a trabajar, recuerdo que se me saltaban las lágrimas mirando el ordenador, sin embargo, esta vez, ha sido muy distinto. Sólo tuve un momentín de desasosiego, pero fue minúsculo, así que estoy orgullosa de mi misma.

Les echo de menos, muchísimo de menos y me encantaría estar con ellos en la cama, hacernos pedorretas, cosquillas y todas esas cosas. Por suerte, podemos hacerlo esta misma tarde, tengo ganas de que que llegue la hora de salir de trabajar y reunirme con ellos.

Muchas gracias a todos por los correos y comentarios de ánimo. Ahora mismo tengo muy poquito tiempo, entre el trabajo y la tarde con los niños sin mi marido y no puedo contestaros uno a uno, pero os agradezco muchísimo vuestras muestras de cariño. Os deseo una gran semana a todos y estoy segura que la mía irá viento en popa, aunque se me hará más larga de lo habitual. Besitos

17 comentarios:

  1. BIEEEN!

    Me alegro muchisímo que laboralmente te haya ido tan bien, lo de la tarde... ejem, yo estoy convencida de que lo notan; llámalo nerviosismo, o sesto sentido, pero lo notan...

    Un besazo fuerte fuerte de esta madre trabajadora que no para de mirar el reloj de la oficina a ver si dan las 12.30 y puede irse a jugar con su PequeñoJedi.

    ResponderEliminar
  2. Bien Suu, me alegro mucho guapa!! Tienes toda la razón, con una sonrisa, las cosas parecen mejor!! Muchos animo que ya es martes y dentro de nada sábado!!! Muchos besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu forma de ver la vida.... Eres una gran mama y una gran amiga.

    Carmencita.

    ResponderEliminar
  4. ME alegro que te haya bien en el trabajo,ahora a esperar que los peques se adapten a la rutina.


    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que todo vaya bien. Hay veces que lo pasamos peor pensando en lo que nos espera que luego cuando llega realmente no es tan malo. Deberiamos aprender a no preocuparnos antes de tiempo

    ResponderEliminar
  6. Qué bien que la mañana saliera así!! si es que tú puedes con eso y más!!
    Lo de la tarde bien sabes que como tengan el día torcido no hay nada que hacer más que esperar a que pase el temporal, a ver como está hoy...

    ResponderEliminar
  7. Q bien Suu!! Me alegro q no haya sido tan duro como esperabas.

    Suerte con estas tardes sin tu marido. Se hacen eternas...

    ResponderEliminar
  8. Me alegro de que te sintieras tan bien en tu trabajo, es normal, después del parón que has tenido vuelves con las pilas supercargadas, aunque tengas la cabeza también en otro sitio.
    Tu tarde de ayer de rabietas la he tenido hoy yo de mañanas...que las niñas no han tenido clase, porque estaban de huelga los profes....menuda mañana me han dado las dos mas peques...
    Muchos besos y me agrada mucho leerte, ya lo sabes, sobretodo cuando te muestras tan alegre!

    ResponderEliminar
  9. Leia, pues sí, fue bien y ayer también. Creía que me iba a costar más, pero aunque cada vez que me voy me da una pena horrible, luego parece que afronto el día con entusiasmo, lo cual me gusta mucho. Ánimo preciosa!!

    María, ya es miércoles!!! Dentro de nada llegará el sábado y podré levantarme junto a ellos y desayunar los cuatro juntos. Besos

    Carmencita, gracias cariño. Ahora subo y te doy un achuchón, jijijijiji.

    Jenny, gracias. Mi Bichito está más que adaptada y mi Pequeñín ya no llora, así que creo que todos estamos separados pero tirando a bien.

    MamáEncantada, gracias. Yo me sentía así el domingo, me daba mucha pereza y estaba un poco depre, pero afronté el día con una sonrisa y mira, ha dado sus frutos.

    MamáDeUnaBruja, gracias. Si es verdad que podemos con lo que nos echen, aunque a veces parece muy cuesta arriba, tenemos fuerza para eso y mucho más.

    MamaDeJulio, creía que iba a ser peor, pero lo eestamos superando y con nota. El lunes empieza de mañana, estoy esperando como agua de mayo que llegue Octubre!!!

    Cartafol, no hay ni un minuto que no piense en mis peques, pero es lo que hay y hay que pasarlo lo más entera y fuerte que una pueda!! Suerte a ti también y mucho ánimo con las princesas!!!

    ResponderEliminar
  10. Me alegro. Poquito a poc verás como todo va a mejor.

    ResponderEliminar
  11. ya que tienes que volver al trabajo ¡que bueno que te hayas sentido tan bien acogida!
    Como dice Leia, imagino que aunque todo este saliendo mejor de lo que pensabas los peques deben notar los nervios... ¡paciencia y feliz semana!
    Abrazos desde el trabajo!

    ResponderEliminar
  12. MamáReciente, muchas gracias, aunque estoy deseando que llegue el sábado y descansar un poquito.

    Magia, pues si, tienes toda la razón. A ver si mi Bichito se tranquiliza, porque la pobre esta con una rabieta tras otra y eso la debe de agotar a ella también.

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando