jueves, 1 de septiembre de 2011

Roles

A sabiendas que esta entrada puede valerme una discusión con mi marido, voy a hacerla.

En la vida vamos asumiendo ciertos roles que nos van condicionando y que nos "obligan" a hacerlo siempre.

Por norma general en la mujer recae el peso de la casa, de la unidad familiar y por desgracia, en la mayoría de los casos, ni siquiera está reconocido.

En mi casa, cada uno hemos asumido unos roles, yo me ocupo de las ropas, de las comidas y me preocupo de casi todo de los niños, ya sea la guarde, lo que necesitan o la ropa que se ponen ese día. Mi marido se encarga del mantenimiento de la casa y de las cosas nuevas que hay que hacer en ella y me echa una mano con los niños y la casa.

Sin embargo, siempre que mi marido friega los cacharros le doy las gracias. Y a veces me da rabia porque cuando hago muchas cosas me parece que no se reconoce, que se da por supuesto que eso me toca a mi y parece que el peso familiar es fifty-fifty y yo creo que no es así.

Por suerte y desde mi quinto mes de embarazo, mi marido baña cada noche a mi Bichito y disfrutan mucho juntos. Mi Bichito ha aprendido muchas cosas gracias a mi marido y al tiempo que pasan juntos. Mi Pequeñín, sin embargo, si no es un 100% mío es por poco, quizá un 98%. A medida que él sea más autónomo, se podrá unir en los juegos con su hermana y así disfrutar juntos con su padre. Desde que di a luz, mi marido se ha ido encargando cada vez más de nuestro Bichito para que yo pueda encargarme de nuestro Pequeñín.

Pero lo que sí que he aprendido en este viaje, es que además de estos típicos roles de "reparto de tareas", han salido otros nuevos en las rutinas de nuestro Bichito.

Mi marido se pone muy nervioso a la hora de la comida. Yo siempre he dejado a mi Bichito jugar con la comida y comer con las manos, que experimente y aprenda y que poco a poco vaya utilizando los utensilios y así lo va haciendo. Él se pone un poco más nervioso, pero aquí soy yo la que mantengo la calma, la que me ocupo (si mi Pequeñín no me necesita, que habitualmente me reclama en esos momentos), la que converso con ella sobre la comida.

Pero cuando llega la hora de dormir, aquí pierdo yo los nervios y decididamente este es el súper-rol de mi marido. Yo no puedo, me saca de quicio, me pongo muy nerviosa y ya la he gritado más de una vez (con su correspondiente disculpa). Sin embargo, mi marido tiene esa paciencia especial que le caracteriza y que le hace único. La rasca la espalda, la cuenta caracoles hasta que se duerme, la relaja. Yo no puedo, me pongo muy nerviosa y últimamente se lo dejo a él. En Madrid me peleaba cada noche con ella, pero desde hace unos días es él el que se encarga de acostarla después de tomar su tetita, hay días que funciona mejor que otros, pero desde luego, para esto, tiene mucha más paciencia que yo.

Gracias a que él ha ido asumiendo responsabilidades y nuevos roles, yo he podido dedicarme más a mi Pequeñín. A mi Bichito la quiero con locura, pero es mi Pequeñín el que me necesita mucho más. A veces le miro y le envidio, porque hay cosas que comparte con ella que yo no puedo por las circunstancias, pero soy tremendamente feliz porque la conoce perfectamente, sabe cómo es su hija, cómo cuidarla, cómo mimarla, cómo disfrutar de ella. Si tuviera que dejarla con alguien, nadie la cuidaría mejor que él, porque sabe atender perfectamente sus necesidades.

Es impresionante lo que ha cambiado su relación desde que me quedé embarazada de mi Pequeñín, poco a poco fue ocupándose más de ella y dedicándole todo su tiempo. Ahora son uña y carne, disfrutan juntos, ríen, se van a la playa, hacen castillos, se bañan, me intentan coger el culo corriendo. Es maravilloso verles juntos y se nota que mi Bichito le quiere con locura. Me da mucha envidia, pero reconozco que ese es su espacio, que se lo ha ganado y sé que disfrutar de ella es lo mejor que le ha pasado en la vida.

Un día me dijo: "Tú la tienes ganada desde que se levanta, yo me la tengo que trabajar todo el día para que antes de acostarme me de un beso y un abrazo". Y os aseguro que lo hace, se lo trabaja cada día y obtiene resultados porque yo cada día los veo más unidos.

Estas vacaciones nos han traído nuevos roles, que hemos ido asumiendo con total normalidad y teniendo siempre presente la necesidad de nuestros hijos.

¿Cómo os apañáis vosotros?

22 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrada y me he sentido muy identificada!! La frase de tu marido me la ha dicho a mi algunas veces Jose, y él tambien se lo curra. Nuestros nenes tienen suerte de tener esos padrazos. Jose y la gordi cada vez hacen más cosas juntos: la baña, le da la comida y la cena(basicamente se pone al lado mientras la gorda guarrea toda la trona y su cuerpo jajaja) y la limpia despues. Estan creando un vinculo muy bonito y la peque corre a la puerta cuando lo oye llegar, juegan mucho juntos y se queda feliz con su papi...

    Estoy de acuerdo con que cuando son recien nacidos, casi todo el peso cae en la madre y que el padre puede ayudar muchisimo quitando otros pesos a la madre, pero tambien creo que desde bien pequeñitos, los padres pueden ir haciendo cosas con ellos.

    Un besazo para los cuatro

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada, aquí en nuestra casa, las niñas tienen un amor loco por su padre y le achuchan y se pelean para estar encima de él y en medio de sus brazos a cada momento que le ven. Estos días que está en casa no lo dejan ni a sol ni a sombra. Me ayuda y me echa una mano a la hora de hacer de comer, de ponerles el pijama, acostarlas, por las mañanas vestirlas, pero las tareas de casa las hago yo todas, la verdad es que me parece lo más normal y lo que tengo que hacer, el se va a trabajar y yo me quedo en casa, no le voy a poner a fregar cuando llega teniendo yo todo el día aunque no tenga muchas ganas no?...Cuando trabajemos los dos, ya miraremos como nos las arreglamos.

    ResponderEliminar
  3. Yo escribí hace tiempo una entrada que decía Y ...¿tu marido te ayuda? comentando sobre eso, los roles y como aun estando en una sociedad moderna seguimos teniendo tantos. Creo que lo importante es que la pareja se complemente y ambos asuman tareas sin sentirse menospreciados o esclavizados.

    Feliz maternidad, dulce convivencia.

    ResponderEliminar
  4. Esta entrada la podría haber escrito yo. Cuando cuentas lo de la hora de dormir soy un clon tuyo y tu marido del MIo.

    Me siento totalmente una bruja chillona y me acabas de recordar q tengo q pedirle disculpas a mi Julito.

    Me ha encantado tu entrada!

    ResponderEliminar
  5. Verás que los roles vuelven a cambiar cuando te incorpores al trabajo, es una nueva oportunidad de adaptarlos a nuestros deseos y necesidades.

    Yo siempre digo que ni mis hijos ni mi marido me ayudan en casa. ¡no me tienen que ayudar! ¡en casa vivimos todos! pues trabajamos todos, que doblar calcetines no es un gran esfuerzo y hasta Caillou lo hace. (ese capítulo me vino muy bien)

    ResponderEliminar
  6. ¿Una discusión con tu marido? Si sólo dices cosas buenas de él!!!
    No conozco ninguna familia ni creo que llegue a conocerla nunca en que las responsabilidades sean 50-50.
    De la bruja me ocupo yo en un 75% más o menos, si bien es cierto que a medida que se va haciendo más mayor su padre tiene más cabida, él tiene más paciencia pero también tiene más metidos en la cabeza comportamientos que vio en sus padres y aveces veo que le dice o que le prohíbe hacer cosas sin estar nada convencido, vamos que se deja llevar por su instinto menos que yo.
    Las noches definitivamente son mías, de momento la bruja no quiere dormir con nadie que no sea su mamá, esto es lo que más me preocupa a la hora de pensar en otro bebé...

    ResponderEliminar
  7. María, efectivamente nuestros hijos tienen mucha suerte de tenerlos como padres. Yo veo como día a día están más unidos, más compenetrados y da gusto ver cómo mi marido se desvive por nuestro Bichito. La verdad es que con mi Pequeñín poco todavía puede hacer, además él disfruta mucho con mi Bichito y se le da mejor que siendo tan pequeños. En cuanto pasen unos meses se unirá a los juegos de su padre y su hermana.

    Cartafol, yo creo que tienes razón, si estás tú todo el día en casa y él trabajando no le vas a poner la fregona nada más llegar, pero disfrutar de sus hijas sí que puede. Yo ahora no estoy trabajando, pero mi Pequeñín requiere muchos cuidados y necesito que me eche una mano y que me ayude y lo hace.

    Magda, ya recuerdo la entrada. Es verdad que debería ser menos "me ayuda", pero es cierto que si él está poniendo un cuadro, por ejemplo, yo "le ayudo". Recuerdo tu entrada.

    MamaDeJulio, así que somos dos histéricas al llegar la hora de dormir, jajajajaja. Lo importante es que te has dado cuenta de que tienes que pedirle perdón a Julito, yo a mi Bichito lo hago constantemente y creo que es muy importante hacerlo. Ojalá pueda tu marido ayudarte a la hora de dormir con Julito y así que tú te relajes un poco, que estoy segura que lo necesitas.

    Chimos, pues estoy segura. Además mi marido tiene turnos, es decir, que septiembre está de tarde, por lo que seré yo la que bañe, la que prepare la cena, la que acueste, es decir, la que esté toda la tarde sola con los dos. Tengo que ponerle más capítulos a mi Bichito de Caillou.

    MamáDeUnaBruja, pues sí que me ha valido una discursión, por la primera parte. Tenemos ideas diferentes y él piensa que es un fifty-fifty y yo creo que no. Las noches también eran mías, pero terminó siendo un tira y afloja con mi Bichito, de tal manera que se reía cuando entraba en la habitación y hacía un "cuerpo a tierra" en la cama. Así que lo mejor ha sido que él me tome el relevo. A mi Bichito la ha costado, su padre es más estricto, pero era algo necesario para ambas. De todas formas mi marido empieza de tarde el 21, así que a partir del 21 la vuelvo a acostar yo, con el aliciente que también tengo que dar el pecho a mi Pequeñín y acostarle a él también. Todavía no sé ni como me voy a apañar.

    ResponderEliminar
  8. yo concuerdo con la mamá de un bruja, solo dices cosas buenas de tu marido, son una gran failia que funcionan de maravilla gracias a que ambos comparten roles.
    En mi blog tienes un premio!!

    ResponderEliminar
  9. Francamente muy buenoi el post.

    Yo me apaño como puedo. La diferencia de edad entre mis niñas al ser considerable... pues le dedico más cuidados a la peque; y el rol de mi marido... ¿Ah!! pero tiene un rol??? en lo que se refiere a las niñas y a la casa durante el año cero patatero... en verano, por lo menos este verano se lo ha currado mas... Que pena estemos a 1 de Septiembre!!!!

    Un ejemplo: Se ha ido a trabajar que las niñas dormian, ha vuelto de trasbajar, se ha vestido de la vuelta ciclista y sin ni preguntar si necesito o hace algo, ha cogido la bici y se ha ido... de eso hace ahora mismo dos horas..... En fin serafin....

    ResponderEliminar
  10. En mi caso no se parece en nada al tuyo, todo, absolutamente todo...recae sobre mi, además mi marido no se dedica asu hija como el tuyo...al mio le cuesta a nos er que se lo pida, yo no puedo hacer nada, para todo he de preguntar si la puede cogerm, a veces hasta para poder ir al WC, es un soso, auqnue ahora se entretie un poco más con ella que hace unos meses...supongo que ya no la ve tan "sosita" que ya tiene un año y hace muchas cositas diferentes, no sé, pero él sabe que no me gusta su manera de disfrutar de su hija, que más bien la disfruta poco.
    Un beso guapa, me alegro que en tu casa y tu familia sea todo tan compartido y sin disputas.

    ResponderEliminar
  11. Me cuesta entender que este post te cueste una discusión con tu marido, porque me parece precioso todo lo que dices de él. Es cierto que nosotras solemos asumir una mayor responsabilidad de la casa, aunque sea a nivel "planificación".

    Pero sí es cierto que con el segundo hijo hay que rediseñar muchas cosas porque si no, nosotras nos podemos volver directamente locas, locas. En nuestro caso, mi marido asumio la tarea de recoger la cocina todas las mañanas, por lo que yo podía cocinar y despreocuparme de recoger. Él también se encarga de bañar a los niños y vestirlos y de dormir a Darío todas las noches. Además antes también se encargaba de la plancha y los baños, pero ahora lo hace otra persona... Así que, ya ves, para mi era imprescindible contar con la colaboración de la otra mitad adulta de la familia.

    Y, en cuanto a la relación de Bichito con su papá, me parece envidiable lo bien que ha asumido la tarea de conquistar a tu hija y lo bien que ilustras cómo responden ellos. Yo creo que no hay niños "enmadrados" sino papás que pasan de currarse la relación con sus hijos (aparte de la innata preferencia por mama, claro).

    Vaya chapa. Un besote ;-)

    ResponderEliminar
  12. Mama Wendo, pues sí que me valió una discusión sobre la primera parte del post, tenemos diferentes puntos de vista. Gracias por el premio!!!

    Bea, yo no concibo una relación de pareja con hijos sin que su padre se comprometa con sus hijos. Cierto es que al principio es complicado y a mi marido los bebés no le llaman la atención, pero poco a poco fue conociendo a su hija y sé que se ha dado cuenta que es la persona más maravillosa del mundo y él es más feliz desde que comparte estos momentos con ella. Estoy segura que cuando mi Pequeñín pueda unirse a ellos, conocerá a la otra persona más maravillosa del mundo. Ojalá tu marido supiera disfrutar de sus hijos.

    París, mi marido es así con mi Bichito, sin embargo, con mi Pequeñín, le cuesta más. Los bebés no interactúan y eso a él no le hace gracia. Para mi es muy importante que exista una buena relación de mi marido con sus hijos y yo creo que es fantástica la que está construyendo con mi Bichito y que pronto empezará con mi Pequeñín.

    Eloísa, pues te prometo que me valió, sobre la primera parte del post, tenemos diferentes puntos de vista y no siempre se eligen las palabras exactas. Pero una vez que aclaramos un punto, se terminó la discusión. Yo no concibo un padre que no se ocupe de sus hijos y que se comprometa con la familia, es indispensable su ayuda y su apoyo, si no la relación se va mermando. Para mi tantos tus hijos como los míos tienen una gran suerte de contar con unos padres tan entregados. Es cierto que la relación madre-hijo es más fuerte y que ellos tienen que ganarse a sus hijos, pero todos pueden, sólo hay que poner empeño e intentarlo con todas tus fuerzas. Los niños ante el cariño responden con cariño. Besitos!!!

    ResponderEliminar
  13. Nosotros vamos un poco al revés del mundo. Nos hemos organizado para que nené no vaya a la guardería y siempre esté con uno de los dos.
    Como yo trabajo más horas fuera de casa realmente es F. quien más tiempo pasa con nené y se adoran y se entienden a las mil maravillas. Exceptuando la lactancia (;-)) el resto de los cuidados y actividades las vamos rotando según el cansancio y la disposición que tengamos. Hay días que se duerme conmigo en la teta, otro en los brazos de su padre, días que se baña conmigo o con él…
    Las tareas de la casa las llevamos entre los dos como buenamente podemos, tampoco tenemos unas fijas más bien nos las hemos ido organizando por gustos, a F. le gusta cocinar y normalmente se encarga de la comida, yo me encargo de la ropa…
    Abrazos vamos haciendo como podemos!

    ResponderEliminar
  14. Pues yo creo q os organizáis bastante bien. Es normal que conforme se van haciendo más mayores se vuelvan más loquitos por papi, y más con la llegada del hermanito, al que mami tiene q dedicarse más. Besos

    ResponderEliminar
  15. MaGia, esa también es una gran opción si puedes hacerlo y de esta manera que tus hijos estén con sus papis en vez de tener que quedarse con los abuelos o en una escuela infantil. Besos

    @Mousikh, la verdad es que tengo ganas de que mi Pequeñín se haga más grande para poder compartir esos momentos con su papá. Besos

    ResponderEliminar
  16. Pues en casa la cosa va mas o menos como en la tuya, yo me encargo de comida, ropa y el gordito y el se encarga de baños, cenas y de dormirlas cuando llega a casa.

    También desde que mi Bichito no es hija única papi se ha ido haciendo cargo progresivamente de ella cuando nació Moflins y ahora que tenemos a mi niño y mis hijas pueden compartir juegos papi se encarga de las dos.

    Me encanta verlas jugar con él, como se deshace con ella, la paciencia infinita que tiene para darle de cenar a la mayor cuando yo en 3 minutos estaría poniendo el grito en el cielo!! pero también reconozco que me da envidia y me siento fatal de no poderlo hacer yo, no me gusta compartir a mis hijas!

    Tu marido tiene razón, ellos se las tienen que trabajar, pero al menos en mi casa es un trabajo muy bien echo. Mi marido tiene a 3 mujeres completamente enamoradas de él!

    ResponderEliminar
  17. Después de leer todos vuestros post , no estoy de acuerdo con vosotras puede ser porque yo soy el papa. Muchas de las criticas que nos decís es porque en determinadas facetas parece que solo sois vosotras las únicas que lo sabéis hacer

    Acepto que mi mujer le de el Pecho , la naturaleza es sabia , pero los papas podemos hacer cualquier tarea al igual que la mujer

    Si no lo hacemos es por tiempo, es indignante que el padre solo tenga 15 días de permiso y dos lo perdemos en papeleo. Pero tb hay muchas mamas , no en no caso en el que no dejan al marido aprender a ser padre

    A la mínima que hacemos algo rápidamente o te corrigen o directamente te quita al bebe. Imaginaros un papa que llega a las 8 , quiere bañar a su bebe y la mama diciendo así no , dale por aquí al final acabas pensando o diciendo pues hazlo tu

    Todo es hablarlo y los roles tienen que ser flexibles y el dialogo es fundamental

    Por cierto gran entrada

    ResponderEliminar
  18. Rafa, estoy contigo, me gusta leer en palabras de un hombre "los papas podemos hacer cualquier tarea al igual que la mujer", ahora sólo falta que la gran mayoría lo llevéis a la práctica!! ;)

    ResponderEliminar
  19. London, mi marido también tiene a dos mujeres enamoradísimas de él. Es una suerte poder contar con tu pareja para todo y compartir las responsabilidades juntos.

    Rafa, en muchas cosas tienes razón. Como bien dices la naturaleza es sabia y también nos dio un instinto maternal que vosotros no tenéis y que, igual que nosotras, no nacisteis sabiendo. Pero si se pone empeño, ganas, tiempo y un poco de paciencia, podéis hacer casi cualquier cosa (y digo casi por la lactancia materna). Pero lo que es cierto es que no todos los hombres lo hacen. Mi marido no bañaba a mi Bichito porque yo lo hacía mejor, pero embarazada de 5 meses, bebé para arriba, bebé para abajo (mi Bichito tenía 16 meses), empezó a hacerlo él. Ahora no quiere que lo haga yo.
    Y es cierto que me meto en muchas cosas que hace y cómo las hace. Pero igual que a veces me doy cuenta y me muerdo la lengua, él me escucha algún que otro consejo, alguna vez me manda a freír espárragos y otras me oye, pero no me escucha.
    Es importante que los dos ejerzan de padres y hablar es fundamental para no pisarse y exponer su punto de vista.
    Gracias por tu comentario, me encanta por leer el otro lado.

    MamáDeUnaBruja, exactamente. Yo creo que mi marido no sólo hace las cosas como yo, sino que algunas incluso mejor. Pero para saberlo ha tenido que hacerlas y por suerte, cada vez son más los hombres que se implican en la educación y en la crianza de sus hijos.

    ResponderEliminar
  20. El tema hogar (tareas) lo llevamos a medias aunque siempre sea yo la que tenga que andar planificando y pensando... en fin. Eso si, cuando nació la nena el papa se encargó de toda la casa para que yo pudiera estar con ella.
    A mi me parece estupendo que, con los niños, en lo que a uno le cuesta el otro saque hacia delante la situación. Compenetración total.

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando