martes, 29 de noviembre de 2011

Diciendo adiós

Foto sacada de internet, no es ni mi casa ni mi Pequeñín
Cada noche cuando voy a acostarme me encuentro a mi Pequeñín en mi lado de la cama, estirado, como esperándome para que le eche en su cuna, que está pegada, en sidecar, junto a mi lado.

Cuando le acuesto le doy un beso y me duermo. Le miro y cierro lentamente mis ojos, lo último que veo antes de dormir, es a él. Y no sé si es por esto o por qué, pero desde que mi Pequeñín duerme con nosotros, es decir, desde que mi Pequeñín nació, me cuesta acordarme de cuándo fue la última vez que tuve pesadillas.

Quizá la seguridad en mi misma que me ha terminado de dar esta maternidad, la fuerza con la que afronto los días, las semanas, los meses, la felicidad que siento al tener una familia tan maravillosa, me han servido de cura de mi enfermedad. Ya no tengo miedo a dormirme, ya no tengo pavor al despertame si tengo una mala noche, ahora me levanto con fuerza, cansada por las pocas horas de sueño, pero con muchas ganas de acabar mi jornada laboral para reencontrarme con mi hijos y con mi marido.

Y a qué viene todo esto, pues voy a explicaros. Esta semana, cuando le doy un beso a mi Pequeñín, antes de acostarle, le digo adiós. Mi marido me ha pedido, porque cree que es el momento adecuado, llevarle a la habitación con su hermana. A mi Bichito la llevamos cuando tenía poco más de 7 meses y fue un acierto, empezó a descansar mejor, a hacer menos tomas nocturnas y pasó de despertarse 3-4 veces mínimo a 1 ó 2. Nunca hubo ningún problema, no lloró, no se encontró mal, ni nada. Cuando me llamaba yo acudía y ella en seguida asimiló el cambio.

Pero mi Bichito no es mi Pequeñín. Mi Bichito era una niña más independiente, más adaptable y menos exigente. Sin embargo, y desde el primer día que nació, mi Pequeñín necesita mucho más. Recuerdo la primera noche que pasó en casa, mi marido me pidió que le metiera en la cama porque mi Pequeñín no dormía a menos que estuviera pegado a mi. Desde ese momento hemos dormido los tres juntos y en un par de ocasiones, incluso los cuatro.

Pero mi marido cree que ha llegado el momento y entre otras cosas es porque mi Pequeñín se ha caído de la cama. Se despierta silencioso, y aunque por mi lado está la cuna, por el de mi marido una barrera y por los pies le ponemos una muralla de almohadas y cojines, 6 en total de gran tamaño, pues no me digáis cómo, pero las salta y se ha caído un par de veces y a punto ha estado de caerse otras tantas.

Así que aprovechando que habría que ponerle la barrera a la cuna, mi marido me ha sugerido que podíamos llevarle a la habitación con su hermana. Yo, particularmente, creo que no está preparado y que se va a despertar muchas más veces que cuando está a mi lado. Pero cierto es, que lo mismo pensé con mi Bichito y me equivoqué, la mayoría de las veces nuestros hijos nos sorprenden.

Así que este viernes, y aprovechando que yo he cogido el puente completo por si pasamos alguna mala noche que otra, mi Pequeñín dormirá con su hermana en la habitación de ambos. Si en cualquier momento mi Pequeñín no está de acuerdo, lo pasa mal o se despierta muchas más veces de las que lo hace a mi lado, hemos acordado volver a traerlo a la habitación con nosotros y esperar a repetirlo de nuevo, tantas veces como sean necesario, dentro de un mes o dos, hasta que mi Pequeñín esté preparado para acomodarse en la habitación junto a su hermana.

Pero a mi no deja de darme una pena enorme, me cuesta perder este momento tan maravilloso, acostarme junto a él cada noche, que él sea lo primero que vea cuando me levanto y lo último cuando me acuesto. Pero creo que esta paternidad es de ambos y si mi marido me ha pedido que probemos, creo que debemos probarlo. Lo que tenemos claro es que lo más importante es respetar a mi Pequeñín y si no está de acuerdo, volveremos a intentarlo más adelante, cuando sea el momento adecuado para todos.

Y aunque segura de lo que vamos a hacer, me siento tristona y sé que más aprensiva que de costumbre. Hoy he leído una poesía que está en la guarde, que leo habitualmente cuando voy a buscar a mis hijos, pero hoy me he emocionado. Así que, aunque pensaba que no me estaba afectando, sí lo hace.

Ya os contaré la semana que viene, si mis hijos me lo permiten, cómo va el cambio de habitación para todos.

Ahh y no os olvidéis que mañana es el último día para apuntarse al sorteo de Mi Medusa. Tenéis toda la información aquí. No olvidéis que también se hace en dos blogs más, en el de Historias de un principe y cuatro princesas y en Yo madre. El jueves publicaré la lista de participantes y el viernes haremos el sorteo. Suerte a todos y los que no lo hayáis hecho todavía, apuntaros!!!

31 comentarios:

  1. No sé cómo es posible que todos, todos, se las apañen para caerse de la cama, ¡¡es increíble!!.

    Pues ya nos irás contando como os va con el cambio. Lo importante es que todos lo aceptéis bien.

    ResponderEliminar
  2. Mi chiquitina no llevó nada bien lo de dormir sola, pero nosotros lo necesitábamos, se atravesaba y nos destrozaba los riñones. La muy puñetera había llegado a saltar de la cuna. La suerte es que su hermanito le hizo un hueco en su cama, y hasta hace poquito se puede decir que dormian juntos, ahora él ya va a cumplir 9 y pide su espacio, ella duerme rodeada de mil peluches, pero algunas veces aún amanece en la cama de su hermano.
    Espero que tu Pequeñín lo lleve bien y a ti te costará un poquito más, pero seguro que tambien lo consigues.

    ResponderEliminar
  3. Espero que vaya muy bien el cambio y sino como dices puede pasar de nuevo con vosotros. Nosotros pasamos al niño con catorce meses a su habitación pero realmente se ha pasado el solo en junio pasado (cuando lo pidió) porque se ha pasado más tiempo durmiendo con nosotros en nuestra cama que en su habitación.

    ResponderEliminar
  4. Espero que el cambio vaya bien, a mí lo que me da miedo del día que decidamos hacerlo no es que ella no se adapte porque casi nunca se despierta por la noche sino que creo que yo no voy a pegar ojo... eso sí el despertarme con ella al ladito es algo indescriptible.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. A mi tb me encanta la sensación que describes de dormirse y despertarse con tu bebe al lado, es estupendo y es normal que te de penita pero como bien dices los papis tb tienen voz, probad a ver que tal y como no hay ni prisas ni presión si veís que no esta preparado pues de vuelta a la cama. Un besito fuerte

    ResponderEliminar
  6. jejeje, qué gracia me ha hecho verlo ahí todo espanzurrao en tu sitio,jajaa!

    Como tú dices es una decisión de los dos, así que a ver qué tal se da...seguro que os sorprende!!!

    Por cierto, yo también tengo a mamá pato ;-D

    Besos

    ResponderEliminar
  7. yo tengo la suerte de que Alex no se cayó nunca mientras dormía. De todas maneras, ella tampoco habría sido de dormir sola en su habitación....incluso ahora me dice que no quiere dormir sola...

    ResponderEliminar
  8. Espero que el cambio vaya bien y sea lo menos duro posible para él y para ti. Por cierto, me encanta la foto, todo lo estirado que se coloca en tu sitio jeje.


    por cierto, he visitado la web de "Mi medusa", me parecen muy originales los diseños, me gusta el bolso SUSANA TEJA y la camiseta de bebe niña mariposas, de 5 meses. Mi nombre es RocíoV.

    A ver si tengo suerte!

    ResponderEliminar
  9. Mucha suerte en el cambio de habitación. Yo no he pasado por eso porque mi piojillo desde los 3 meses duerme en su propia habitación. Eso sí,desde que camina más de una vez se ha venido a nuestra cama y cuando digo nuestra lo incluyo a él que se apropia de toda la cama dejando a su papi y a mí al borde del precipicio.
    un saludo
    Elva

    ResponderEliminar
  10. que dificil son los cambios,espero que a todos os valla bien este cambio y si no pues a volver a vuestro cuarto que aun es pequeñin

    ResponderEliminar
  11. Espero que el próximo viernes ambos pasen la prueba y digo ambos porque tú también tienes que mentalizarte, es un proceso por el que han de pasar los dos. Un saludo y muchos muchos ánimos

    ResponderEliminar
  12. Ay Suu, me pasa lo mismo, pero claro, mi Princesita fiera ya tiene 15 meses, sé que debería dormir ya solita...pero no puedo levantarme 400 veces durante toda la noche, lo hago ahora la mayoría de las noches...por eso no la hemos llevado a la suya, para yo no tener que salir cada dos por tres de la mia...pero por otro lado...la necesitao a mi lado(como tu) y pensar en cambiarla, lo llevo mal, francamente, no sé qué hacer.

    Ya nos vas contando, porque me servirá mucho de consejo.

    ResponderEliminar
  13. Mi pequeño se despierta muchisimas veces, y me he planteado ponerle con su hermano, pero me pasa como a ti, que me da cosita a mi separarme de el..

    ResponderEliminar
  14. Coincido contigo en dos cosas: mi segundo hijo también es más exigente y menos adaptable que el primero, y yo también tengo menos pesadillas desde que soy mamá. Curioso, verdad?

    ResponderEliminar
  15. Coincido contigo en lo de las pesadillas, es curioso porque nunca me lo habia planteado, el cambio de dormitorio es un paso duro, yo tengo visitas nocturnas todas las noches de mi hijo, estoy intentando pararlas, aunque sinceramente, ¡me encantan¡

    ResponderEliminar
  16. Claro que da penita, es normal. Por probar... si no os encontrais bien pues lo retrasais un tiempo y listo, espero que todo salga bien, un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Pues nada ya nos contarás como va todo, a lo mejor al dormir con su hermana lo lleva mejor.
    Ya me imagino como estás, yo cuando saque a Boli de la cama me va a costar un triunfo :( y eso que tiene casi 3 años...

    Un beso guapa y anímate. Muak!

    ResponderEliminar
  18. Suu, como te entiendo, yo le sigo teniendo conmigo, y quizá deberia sacarlo, tiene 15 meses y todo el mundo lo dice pero me gusta tanto que esté ahí que lo voy alargando.

    ResponderEliminar
  19. Verás como todo va estupendamente, besos

    ResponderEliminar
  20. Ay Suu, que momento más duro... con todos lo srespetos para tu maridin, y partiendo de la base que quiere lo mejor para su hjo, me parece un poco pronto... no sé, quizá porque "la terapia" que comentas te esta dando tan buen resultado, quizá porque tan sólo tiene ocho meses... pero me parece pronto.

    Un beso y muchas furcitas, pues este finde las vas a necesitar.

    ResponderEliminar
  21. Bueno, wapa, me parece un planteamiento estupendo y un modelo de familia como tu marido y tú tomáis las decisiones discutiendo y debatiendo en conjunto, como un equipo... ¡¡¡Da gusto ver a papis tan implicados en la dinámica familiar!!! Lo mejor de todo es vuestra actitud abierta y flexible, listos para adaptaros a lo que os transmita Pequeñín al respecto... Por eso os merecéis los dos un gran aplauso.

    De todas formas, Suu ¿Quién te iba a decir a ti hace 8 meses, cuando ni siquiera te planteabas el colecho, que lo ibas a echar de menos?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. uff...Yo leyendo tu entrada me veo a mi misma...Nosotros hemos ido por partes, primero de la cama, a su cuna en mi lado de la cama, después en su cuna al lado de su padre, y posiblemente en miércoles vaya a la otra habitación...

    La verdad es que cuando lo pienso me sale la vena llorona...Y es que se está haciendo todo un hombretón...

    BESOS

    ResponderEliminar
  23. Belén, pues fíjate que mi Bichito jamás se cayó, pero mi Pequeñín ya lleva 2 y las tantas que le hemos cogido al borde del precipicio.

    Chimos, yo creo que a mi Pequeñín no le va a costar mucho cuando vea que su hermana está a su lado. Pero, por ejemplo, cuando va a comer ni siquiera abre los ojos, me busca, encuentra su teta, come y se duerme. Este punto es el que me preocupa, pero mañana comprobaremos qué tal pasamos la noche los cuatro. Estoy segura que no pegaré ojo, como me pasó con mi Bichito.

    Treintañera con hijo, yo creo que cada niño tiene su ritmo y hay que respetarlo, no imponerlo. Podemos intentar muchas otras cosas antes que imponer, si son factibles, por supuesto. Pero lo más importante para mi es el respeto a nuestros hijos, a su desarrollo.

    Lamamadeunabruja, estate segura de que no pegarás ojo!!! Recuerdo cuando cambié a mi Bichito, yo no conseguía dormir y me pasaba toda la noche de mi cama a su habitación, para ver que estaba bien. Pero llega un día que consigues dormir y sólo te despiertas cuando te reclama. Es cierto que despertarte junto a tu hijo es indescriptible.

    Maria, nosotros probaremos mañana y dependiendo de cómo se encuentre mi Pequeñín, veremos si podemos continuar o qué. Le daremos unos días.

    Jeza Bel, no es mi hijo, es una foto sacada de internet, pero más o menos es cómo se pone él. Veremos a ver cómo se lo toma, quizá sea el papi el que tenga razón.

    LadyA, es que con mamá se duerme muy bien, qué quieres que te diga, jajajaja


    RocíoV, yo también lo espero. La foto no es mi Pequeñín, es una foto tomada de internet.

    ResponderEliminar
  24. Elva, eso lo hacen todos!!! Hay niños que duermen más tranquilos y otros que te meten una paliza si descansas junto a ellos. Mi Bichito hace poco me dio una noche!!!

    M@rt@, yo creo que cualquier cambio es difícil tanto para ellos como para nosotros, pero si no lo intentamos nunca sabremos si a él no le importa dormir con su hermana.

    Yaneth, huy, para mi es algo muy duro. Llevo noches que duermo poquísimo y me despierto para mirarle. Estoy segura que la primera semana daré muchísimos paseos aunque sólo para ver que está bien. Gracias

    Paris, yo no creo que deba de dormir sola. Yo creo que cada niño tiene un ritmo y que unos lo necesitan antes, otros después, otros nunca y otros siempre. Lo que hay que ver es qué se puede aplicar en vuestro caso. Pero sobre todo que la familia al completo se encuentre bien y a gusto, pero sobre todo el niño, que es lo más importante.

    PATRY, a mi me da mucha pena y no lo hubiera hecho si mi marido no me lo hubiera pedido. Pero creo que podemos intentarlo y si va bien, pues hale, a dormir con su hermana y si no, pues de nuevo con mamá y papá. Eso sí, esta vez, con barrera en la cuna

    Mamareciente, pues nada parece que nos han salido una copia, jajajajaja. La verdad es que desde que escribí que tengo menos pesadillas he tenido dos. Pero yo creo que son fruto de este cambio. Si a mí me cuestan los cambios cómo no les va a costar a mis hijos!!!

    Mis Mellizos y Yo, a mi me parece uno de esos momentos que pueden desestabilizar y que hay que hacerlo con ternura, con cariño y con mucho amor, siempre pensando en el bienestar del pequeño.

    Y por fin... mamá, nosotros vamos a probar, si va bien, pues con su hermana, si va mal, pues vuelta a la habitación de papá y mamá.

    ResponderEliminar
  25. LA TETA REINA, yo también creo que dormir con su hermana es un punto a favor. Quizá nunca saques a Boliche o quizá él no quiera salir nunca.

    MamaEncantada, como le he dicho a París, nunca es pronto o tarde, cada niño y cada familia es un mundo y quizá unos quieran estar siempre juntos y otros nunca. Si estáis bien, todos a gusto, ¿por qué cambiarlo?

    Cartafol, ya veremos, ya te contaré.

    Leia Organa, yo también creo que es pronto para él, pero no creo que sea pronto para probar. No sé si me explico. Que una tenga el pensamiento que su hijo es muy pequeño para afrontar ese cambio, no quiere decir que él sí esté preparado. Muchas veces somos nosotros mismos los que restringimos a nuestros hijos por miedo. Es decir, probar no es malo si tu intención es sacarle en un futuro de tu habitación. Que pruebas y va bien, perfecto, este era un buen momento. Que pruebas y va mal, reculas y de nuevo a la situación de antes.

    Eloísa, muchas gracias. La verdad que aunque es un momento duro para mí, creo que sentirnos apoyados mutuamente hace que sea más fácil para todos. Mi Pequeñín todavía no nota nada, quizá 20 besos más cada noche, pero yo sí que le doy más vueltas que de costumbre. Ay, Elo, con el miedo que me daba a mi meterle en la cama y mira, 8 meses colechando!!! Echarlo de menos es poco y eso que estamos a 5 metros de mi cama a su nueva ubicación. A veces 5 metros parecen 5 kilómetros…

    Pipileta, ay, que estás igual que yo!!! Pues ten cuidado con lo que lees y con lo que vees, porque yo me encuentro muy llorosa y me emociono muchísimo. Ánimo, que sé que estás pasando un momento bastante duro.

    ResponderEliminar
  26. Ayss esos cambios que difíciles se nos hacen, yo recuerdo cuando saqué al peque de nuestra habitación y le llevé a la suya y a su cama, y cuando me acostaba y veía su cunita que tardé mucho en desmontarla vacía se me hacía un nudo en el estómago.

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando