sábado, 17 de diciembre de 2011

Hidratación y salud

El pasado mes de noviembre, a finales, tuvo lugar el II Congreso de Hidratación. En él se puso de manifiesto la importancia de la hidratación en la salud.

Para una buena hidratación de nuestro cuerpo es necesaria la ingesta entre dos y dos litros y medio de líquidos diarios. A veces nos obcecamos en ingerir toda esta cantidad en agua, pero tenemos que ser conscientes que podemos tomar otro tipo de bebidas que nos hidratan.

A lo largo del día yo paso por muchas fases. Por ejemplo, en el trabajo, siempre tengo mi botella de agua, que relleno una o dos veces al día, pero también a lo largo del día tomo infusiones, leche, zumos, refrescos, etc.

La verdad es que mantenerse bien hidratado es importantísimo, sobre todo para que nuestro rendimiento no se vea mermado. El consumo de líquidos a lo largo del día es imprescindible para sentirnos bien y que nuestro cuerpo y nuestro cerebro, funcionen correctamente.

Tenemos que tener especial cuidado con niños y ancianos, debemos de ofrecerles líquidos que ayuden a que su hidratación sea la correcta. Y nosotras, debemos de estar más atentas a nuestra hidratación cuando estamos embarazadas y lactando. Recuerdo la sensación de sed cuando nació mi Bichito, me tiraba el día entero bebiendo, tomando diferentes bebidas para calmar la sed.

Cuando hacemos ejercicio físico, sudamos y perdemos líquidos de nuestro cuerpo, si no los ingerimos de nuevo, corremos el riesgo de deshidratarnos. Y en verano, con las altas temperaturas, debemos de preocuparnos para que nuestra hidratación, y la de nuestra familia, sea la correcta.

Aunque no tengamos sed, tenemos que ingerir líquidos para que nuestro nivel de hidratación sea el adecuado. Si no es así, podemos sufrir una deshidratación en mayor o menor medida. Algunos síntomas de la deshidratación son los siguientes: náuseas, falta de fuerza o disminución del rendimiento, fatiga mental y física. Así que debemos estar muy atentos para que estos síntomas no hagan aparición en nuestro cuerpo y estemos correctamente hidratados.

Y tú, ¿cómo consigues estás bien hidratado?

10 comentarios:

  1. Intento beber mucho, pero hay días que la verdad lo hago poco , el cuerpo no me lo pide y no me acuardo de beber!

    ResponderEliminar
  2. Desde luego no me deshidrataré, no.... De hecho he bebido siempre muchísima agua, hasta el punto de que mi madre pensó cuando era pequeña que podía ser diabética y me llevó al médico. No había problema, simplemente me gusta beber agua (y el cuerpo me la pide, sobre todo en verano que sudo una barbaridad).

    Soy de las que tienen fija en la mesa del cole una botella de agua de litro. Luego, a mediodía mientras acabo de preparar la comida y como (en casa), me bebo entre 3/4 y 1 litro de agua, y cuando vuelvo por la tarde bebo más, y a eso le sumo lo de la cena....

    Normalmente bebo sólo agua y un vaso de leche al día (o dos, depende) salvo que me apetezca un refresco (que no es lo habitual). Ahora por ejemplo estoy con aquarius, y es que llevo un par de días con las tripas fulerillas y el agua me apetece menos....

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. dimelo a mi que ando con cistitis seguido!!a veces me da pereza beber,solo tomo la leche y el vaso de agua en la comida,y a la noche otro vaso de agua y una manzanilla,na mas.a veces me tomo botellitas de agua pero eso,a veces!

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. La verdad que tengo por costumbre beber mucho agua, es buenísimo :D

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando