miércoles, 11 de enero de 2012

Segunda Maternidad

Que a mi esta segunda maternidad me ha cambiado es indudable, que me tomo las cosas de otra forma, que hago lo que creo que es más beneficioso para mi familia, también. Me siento más segura, más serena, más tranquila y me siento así, desde el primer día que nació mi Pequeñín.

No me digáis por qué, poco a poco fui convirtiéndome en la mujer que soy, pero me di cuenta ese día, en la habitación del hospital, mientras estaba abrazando a mi Pequeñín a solas. Y sé por qué me di cuenta, sé qué fue lo que me hizo comprender que había cambiado mucho. Me encontré a solas con mi recién estrenado hijo, tenía apenas unas horas, miré alrededor, estábamos los dos solos y me sentí bien. Mi marido estaba donde tenía que estar, con nuestra hija y yo estaba donde quería estar, con nuestro hijo (no nos engañemos, quería estar con ellos, pero no podía ser). 20 meses atrás, si esta situación hubiera pasado yo habría puesto el grito en el cielo: “Dejarme sola, recién parida”. Pero todo era distinto, sobre todo, yo era distinta.

El cambio no fue drástico, había ido sucediendo meses atrás, mientras estrenaba mi primera maternidad, mis miedos, mis preguntas, mis dudas, mis inquietudes estaban ahí, pero poco a poco fui resolviendo algunas. Pero no me había dado cuenta, no había sido consciente de ese cambio en mí, de verdad que no. Sin embargo, recuerdo perfectamente esa sensación, recostada en la cama, con mi hijo piel con piel, dentro de mi camisón, los dos solitos en aquella habitación. Sentí paz. Me sentí orgullosa de mi misma, como persona, como mujer, como madre. Quería a mi hija a mi lado, a mi marido, pero prefería no llevarla al hospital y, aunque la echaba de menos, fue nuestra decisión.

Y desde aquel día sigue habiendo muchos cambios en mí, hemos colechado con nuestro Pequeñín durante 9 meses, dos días los cuatro juntos, mantengo el tándem con mis hijos, aunque ya lo toman por separado, tomo decisiones más drásticas que influyen en mi familia, pero siempre en su beneficio (o eso creo), valoro a las personas de otra manera e intento transmitir felicidad.

Creo que esta segunda maternidad me ha dado algo muy importante y es completar la primera.

Hijos míos gracias, porque soy la persona que soy gracias a vosotros y porque me dais la fuerza que sé que transmito cada día. Gracias a los dos he madurado mucho, he crecido como persona y no hay día que no me levante para ver vuestros hermosos rostros. Os quiero muchísimo.

46 comentarios:

  1. Que bonito suu,si que es verdad que aprendemos mucho de primero y con los sgundos ya nos sentimos mas preparadas no del todo porqu cada niño es diferente y lo que no a tenido uno lo tiene el otro,con el tercero ya ni te cuento en mi caso se esta criando solito jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M@rt@, desde luego cada hijo nos enseña un montón de cosas nuevas. Mis hijos me enseñan mucho cada día. Del tercero no puedo hablar, por lo menos por ahora…

      Eliminar
  2. Te ha quedado un post precioso, lleno de sentimientos. Y tienes toda la razón en eso de que los hijos nos cambian, ¡creo que a mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isitabcn, muchas gracias. Desde luego yo me lo noto y mucho y desde luego que en mi caso es a mejor, a mucho mejor!!!

      Eliminar
  3. Bonito post Suu, y tienes razón, la segunda maternidad es diferente a la primera y la tercera también! ;D Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Princesa Fol, gracias. Yo por ahora hablo de la primera y de la segunda, sobre la tercera maternidad, por ahora, no puedo hablar…

      Eliminar
  4. Qué bonito.
    Y qué maravilloso es ser mamá!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mistrucosparaeducar, ser mamá es maravilloso!!!

      Eliminar
  5. Una hermosa reflexión. La maternidad nos cambia, nos hace evolucionar y el resultado es maravilloso, a la vista está.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Club de las Madres Felices, que si nos cambia!!! Yo, desde luego estoy encantada con el resultado. Lo bueno es que seguimos avanzando.

      Eliminar
  6. Preciosas palabras y aún más bonitos los sentimientos que nos despiertan, las lecciones que nos enseñan y la luz que nos aportan nuestros pequeños...Suerte que mamá sepa valorarlo, enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nacemamá, yo cada día aprendo muchas cosas nuevas. No sólo ellos descubren el mundo, yo también a través de sus ojos. Es maravilloso despertarse cada mañana y tenerles a mi lado.

      Eliminar
  7. Yo que te leo desde hace tiempo y que te conozco en persona veo todo lo que dices. Pequeñín te ha completado como persona, eres muy valiente, muy fuerte y ahora eres muy segura. Luchas por tu familia y tienes claras tus prioridades. Si te das cuenta hace mucho que no tienes pesadillas de forma frecuente, enhorabuena Suu has hecho un trabajo peronal muy importante. Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria, cómo no voy a darme cuenta!!! He de reconocer que desde que nació mi Pequeñín y empezó a dormir con nosotros, las pesadillas desaparecieron como por arte de magia. Hace poco tuve una pesadilla, pero han pasado de ser habituales a esporádicas. Gracias por esas palabras tan bonitas sobre mí.

      Eliminar
  8. Que entrada tan bonita!! Transmites mucha paz y felicidad.
    Me alegro que hayas llegado a donde estas, con esa felicidad, esa tranquilidad y esa claridad de pensamiento. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MamaEncantada, me alegro que así lo sientas, porque es lo que mis hijos me transmiten. Gracias a ellos soy la mujer que soy y cada día voy evolucionando un poquito más.

      Eliminar
  9. Cómo te comprendo!!!

    La clave está, creo, en que nuestras prioridades han cambiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mamareciente, mis prioridades ya cambiaron cuando nació mi Bichito y poco a poco he ido evolucionando como persona. Pero es en esta segunda maternidad en la que he sido consciente de ese cambio y sé exactamente el día, lo cual me maravilló aún más. Ambas estamos en el mismo camino.

      Eliminar
  10. Jo! que bonito....yo ahora mismo me encuentro en el proceso de pasar por la segunda maternidad y....que miedos tengo :-(
    A veces muy segura, a veces insegura, pero escucharte me da fuerza :-)
    Bss y ánimo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gasparina, ay mi niña, cómo me alegro que estés a punto de vivir esta experiencia. Te cambia y mucho, aunque ya la primera maternidad te ha cambiado. No tengas miedo porque gracias a tus hijos eres la gran mujer que eres ahora. Besitos!!!

      Eliminar
  11. Me ha encantado el post de hoy Suu.
    Yo no soy madre por segunda vez pero sí noto ese cambio del que hablas. Me siento más segura y tomo decisiones con seguridad, eso no quiere decir que no me equivoque pero no dude como antes por todo. Al igual que tú, me siento segura y orgullosa de como he evolucionado.

    Parte de esa evolución también se ha producido gracias a amigas como tú, que te apoyan, te animan o solo te acompañan a lo largo de la vida. Tener gente detrás incondicionalmente también da seguridad, sobre todo cuando tu idea de la maternidad no es la habitual para la mayoría de los que te rodean.

    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LA TETA REINA, yo fui consciente del cambio justo el día que mi Pequeñín nació, pero ese cambio fue progresivo y se dio en mi primera maternidad. Por qué es en esta segunda maternidad en la que lo acuso más, porque me comporto de manera muy diferente que en la primera en situaciones parecidas. Pero este cambio que tú también has sufrido es importantísimo, porque te hace vivir de diferente manera todas las cosas maravillosas que nuestros hijos nos dan. Yo que te conozco sé que tú también estas orgullosa de ti misma, de tu lucha día a día, de avanzar como persona. Gracias a teneros a mi lado como amigas me siento más fuerte y eso genera seguridad que luego yo transmito. Y creo que es el pez que se muerde la cola, yo te transmito seguridad, tú te sientes más segura y me transmites a mi seguridad. Es fantástico poder contar contigo. Un millón de besos, amiga mía.

      Eliminar
  12. Qué bonito...Es maravilloso lo que nos dan nuestro hijos...Enhorabuena por tener tanta suerte en la vida. Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, muchas gracias, es tan difícil explicar ese sentimiento de llenado, de completo, que generan mis hijos en mí que parece que me faltan palabras.

      Eliminar
  13. Que bonito el post cielo, me alego mucho de que te sientas así. Es cierto que la segunda maternidad es mucha mas tranquila, mas serena se disfruta de una forma totalmente distinta, quizás sea por la experiencia adquirida, por la madurez que nos dan nuestros hijos, no se que será.

    Muchos besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. London, yo creo que se evoluciona mucho como mujer cuando se es madre. En la segunda maternidad te comportas de diferente manera en situaciones muy parecidas. Yo también creo que es debido a la madurez como persona

      Eliminar
  14. Me ha encantado esta entrada Suu. Totalmente de acuerdo contigo, la maternidad es una revolución, siempre deberia ser asi. Me encanta lo que has dicho que tu segunda maternidad ha competado la primera. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por fin... mamá, es que me siento muy completa y es que en mi primera maternidad había evolucionado como madre, pero es en esta segunda en la que he podido afianzar esos conocimientos en situaciones parecidas a las ya vividas. La maternidad es un gran regalo o por lo menos para mí.

      Eliminar
  15. Qué bonito lo que cuentas (L) se me enamora el alma con tus palabras, Suu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crisis, gracias por ese precioso comentario.

      Eliminar
  16. Qué preciosidad de post. Me has emocionado mucho. Eres muy afortunada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias unaterapeutatemprana. Un abrazo

      Eliminar
  17. Y tanto que has cambiado... ¡¡¡¡para bien!!!! Y yo que me alegro de verlo :***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Koalita, yo también me alegro de seguir teniéndote a mi lado después de tanto tiempo. Pero jodío, vuelve a España, que necesito más besitos y abrazos!!!

      Eliminar
  18. qué buenos son esos cambios suu! yo espero que un segundo cuando llegue me traiga otra vez más paciencia (el primero ya me trajo mucha) y m,enos agobio al principio.
    los de la foto no sois vosotros verdad?con las ganas que tengo de conocer a esos dos tesoros y su mami ...(y a super papi tb claro).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yaiza, la verdad es que sí, ha sido maravilloso el proceso. No, no somos, las veces que he puesto alguna foto nuestra las caras están difuminadas.

      Eliminar
  19. Buscaba información sobre segunda maternidad (que ya me estoy plantenado...), y así he llegado aquí. Se me han caído unos lagrimones... cierto es que estoy muy sensible, pero es que tus palabras me han parecido preciosas, y me han tocado de verdad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mamá desde un tercero, muchas gracias, me alegro que te hayan gustado. Besitos

      Eliminar
  20. Pues yo aqui estoy ahora mismo llorando a moco tendido y ni siquiera estoy embarazada...joer que tonta.

    Tengo un tesoro de 2 años recien cumplidos. Es un niño buenisimo, muy dormilon, muy tragon y muy muy cariñoso...que voy a decir yo, verdad?.
    Tuve un parto muy bueno aunque tuve depresion post parto.
    Para mi fue un enamoramiento a primera vista y tuve claro que queria tener miles y miles de hijos...que incongruencia, nunca jamas me gustaron los niños y dije que si tenia seria uno y de muestra...que cabeza!!!

    Ahora nos planteamos tener un segundo. Me gustaria que fuera niño y mi marido niña...jajaja.
    Pero tengo miedo no, estoy aterrada y como he dicho antes ni siquiera estoy embarazada...Este sentimiento que me invade cada vez que pienso, que cuando vuelva a casa no se como va a reaccionar mi hijo, me destroza por dentro.

    Tengo la sensacion de que nunca voy a poder querer a otro hijo como quiero al primero, aunque todas decis que eso no es posible, que se quiere a todos por igual y no lo dudo pero me resulta díficil asimilarlo.

    A veces pienso en renunciar a un segundo hijo, solo por no hacerle pasar por esto. Otras veces pienso que soy una egoista por no darle un hermano o hermana.

    Pienso mucho en todo. Leo vuestros post, vuestros comentarios y me siento muy identificada, pero si aun no estoy embarazada y ya estoy asi, como estaré cuando tenga en mis brazos mi segundo hijo?.

    Y ya para rizar mas el rizo de la tonteria, me sentiria mal si ademas de reemplazarlo de su lugar, fuera una niña. Vaya tontada mas grande. Cuando tuve a Jorge, no queria ni pensar en que fuera un niño y cuando lo vi el dia del parto fue muy emocionante...

    Bueno, ya me he desahogado...parece que me siento mejor.
    Besitos a todas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pattyzgz, llorar no es malo, sirve para desahogarnos.

      Yo siempre quise tener muchos hijos, desde bien joven uno de mis sueños era ser mamá, pero eso no me diferencia de ti, porque cuando fui madre cambió mi forma de percibir la vida.

      No conozco esa sensación de miedo de la que me hablas, nunca la tuve, estaba segura de la decisión que tomaba. Sabía que iba a ser difícil para mi Bichito pero que después iba a ser importantísimo para ella. Ella se refiere a su hermano como mi Pequeñín, suyo. Además cuando alguien le hace algo dice: "Deja a MI Pequeñín". Sin embargo, ahora que estoy de nuevo embarazada sí que tengo un poco de miedo a la reacción de mi Pequeñín, porque él me necesita mucho. Aún así, estoy segura que también será para bien, la familia es muy importante y creo que se ayudarán y se apoyarán mucho, aunque los comienzos sean difíciles.

      Respecto a amar tanto a un hijo como a otro te puedo decir que sí, sin lugar a dudas, sin un atisvo de indecisión. Es impresionante nuestra capacidad de amar, nuestro poder para querer a otro ser humano. Quiero a mis hijos con locura, a uno más en unas ocasiones y a otro más en otras, pero a los dos los amos con cada célula de mi cuerpo. Son parte de mí, sangre de mi sangre y será lo que más ame el resto de mi vida.

      Si no estás convencida en tener un segundo hijo, no lo tengas, es importante estar segura de ello para transmitir a tu hijo esa seguridad y poder compartir con ellos este momento. Ahora mi Bichito me besa la barriga y acaricia al bebé que llevo en la barriga y a mí se me cae la baba viéndola.

      Besitos y aquí siempre podrás desahogarte.

      Eliminar
  21. Hola Suu. Si es que ademas tener ganas de tener otro bebe, las tengo, pero cuando hablo con alguien de esta sensacion, sin ir mas lejos ayer con mi marido; yo miraba a mi hijo y se me saltaban las lagrimas...Madre que dramón!!!!.jajaja.

    Ademas pienso que muchos papas han tenido dos hijos y no ha sido un drama. Se sale adelante. Creo que le doy muchas vueltas a la cabeza cuando no es necesario...pero que le voy a hacer.

    Cuando me quedé embarazada de Jorge, en el tercer mes me dio por leer un articulo de un parto, (que era lo que mas miedo me daba) y no podeis imaginar como me puse a llorar, bueno mas o menos como cuando escribia la respuesta en este post.

    En un foro me dijeron que tenia demasiado tiempo libre, pues tuve la baja laboral por riesgo desde el primer dia y claro...algo de cierto era. Al final, mi parto fue maravilloso, sin ningún dolor, ni siquiera en las contracciones. Fue todo estupendo. Asi que lo que digo, le doy demasiadas vueltas a las cosas cuando no deberia.

    En fin, ya os seguire contando como evoluciona todo...jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pattyzgz, yo también le doy un millón de vueltas a las cosas, pero siempre es difícil estar segura al 100%. Tomar decisiones hace que nos planteemos si lo estamos haciendo bien o mal, si el resultado será el esperado. Traer una nueva vida al mundo debe de ser motivo de alegría.

      Seguro que Jorge no lo pasará tan mal como crees.

      Besitos

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando