miércoles, 8 de febrero de 2012

La importancia de las cosas

Cierra los ojos y sonríe, la vida es simplemente maravillosa
A medida que van pasando los años he ido valorando las cosas de diferente manera, he ido dando importancia a los pequeños detalles, a esos momentos que hacen que te estremezcas y que vivir y compartir la vida con mi familia sea simplemente maravilloso. La vida me regala muchos de esos momentos y a veces, me extrapolo y me veo riéndome y siendo muy feliz. Mi padre estaría orgulloso, ojalá pudiera verlo.

Mi segunda maternidad me ha dado muchos más de estos momentos e intento apreciar cada uno de ellos, al máximo, exprimiendo cada milésima de segundo y disfrutando de su plenitud. Ayer tuve dos en la tarde.

El primero de todos se debió a que mi Pequeñín se ha hecho más grande, ha crecido y como tal ha pasado a una silla de auto más acorde con su peso y estatura. Ahora llevo a mis dos hijos en el coche detrás de mí, sentados juntos y se miran y se ríen. Es una sensación extraña, después de más de 10 meses teniendo a mi Pequeñín a mi lado, en el asiento del copiloto, ha pasado a ocupar la silla de su hermana mientras a ella la hemos puesto una nueva, súper chula y roja. Ayer cuando fuimos a comprar algunas cosas que faltaban para la celebración de mi cumple pude coger la mano de mi marido, a mi lado sentado, acariciar su pierna y sentirle cerca. Fue un momento maravilloso, tenerle junto a mí, girar mi rostro y verle sonriéndome. Fue increíble, le habría abrazado fuertemente en ese mismo momento, pero iba conduciendo. Cierro los ojos y puedo verle sentado en el asiento, mirándome y riéndose. Jamás le he visto tan feliz.

El otro fue cenando mi Bichito, mi marido y yo. Siempre que hay yogur de postre mi Bichito los abre y los reparte. Y de repente, se pone con los brazos cruzados, hacia atrás apoyada en la trona, le mira a mi marido y le dice: “Come, come, que me enfado” y frunce el ceño como enfadada. Mi marido coge la cuchara y dice: “voy, voy” y empieza a comer una cucharada tras otra. Y viceversa, ahora se pone él, con los brazos cruzados y el ceño fruncido, a decírselo a ella y ella corriendo se echa hacia delante, coge su cuchara y empieza a comerse el yogur. Yo no podía parar de reírme, así estuvieron hasta que se terminaron sus respectivos yogures. Fue fantástico verles jugar, divertirse, reírse, poner caras de enfadados y luego correr a coger su cuchara para comerse el yogur. Jamás volveré a irme a recoger mientras ellos se comen el yogur, no quisiera volver a perderme un momento así.

Y hoy lloro de alegría mientras escribo esto y me acuerdo de estos dos momentos junto a mi familia, soy una llorona empedernida.

Si tienes un momento, por favor, cierra los ojos y busca uno de esos instantes tan maravillosos y si quieres y te apetece, cuéntamelo.

Feliz día.

31 comentarios:

  1. Esta noche ha sido dificil, el peque ha tenido una indigestión (por atiborrarse a churros) y ha estado vomitando... y enmedio del caos, de los vomitos, la suciedad, la ropa manchada... me quedo con una frase de mi niño
    "mama coge, un abrazo fuete"... y sentir como se relajaba en mis brazos y se iba durmiendo plácidamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tricius, cómo se encuentra? Está mejor? Me encanta cuando necesitan ese súper abrazo de mamá. Muchos besos

      Eliminar
  2. Esos momentos son para enmarcarlos y no olvidarlos, que suerte Suu poder disfrutar de muchos de ellos todos los días, somos unas afortunadas. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria, somos muy afortunadas María. Besos.

      Eliminar
  3. Esos momentos son maravillosos, yo a veces si recapitulo y pienso en eses momentos, que pena que crezcan pero que buen sabor de boca dejan con esos momentos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Princesa Fol, cada etapa tiene diferentes momentos, pero cuando más te necesitan son tan dulces…

      Eliminar
  4. Que bonito! Estas noches nahia ha estado con bastante tos y se despertaba muchas veces, pero a pesar de la tos, del dolor de garganta y de la rabia que le tiene que dar despertarse y no para de toser, a pesar de eso cada vez que me ve entrar por la puerta me grita con toda su alegria Hola mami!!! Y cuando la cojo empieza a decir mama guapa! Mami quiero muto! Jajaja. Me la como! Y se me olvida que son las tres de la mañana y todavia no he dormido casi nada.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema, ay ese hola mami es para grabarlo y ponérselo cada vez que tienes un mal día. Cómo no va a olvidársete todo!!! Qué tal está Nahia?

      Eliminar
  5. Que bonito!! ayer fuimos a ver a mi madre que está de reposo. Nada mas llegar las dos enanas salieron corriendo a abrazarla como si hiciera 20 años que no la ven o mi madre fuera el mismisimo Bob Esponja!!con retraso se unió mi gordito que berreaba desde la silla para irse con sus hermanas. Me encanta verlos así, me encanta que mi madre disfrute de ellos y verla con ese brillo en los ojos cuando mis hijos aparecen a pesar de todo lo que estamos pasando... es algo realmente mágico.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. London, totalmente de acuerdo, es mágico.

      Eliminar
  6. Ayer Peque vio que tenía una costrita en la cara por un granito, me miró y me dijo "Mama, ¡pupa!", todo preocupado...Le pregunté si quería darme un besito para que se me curase y se lanzó a darme besitos delicados en la cara...Besotes y gracias por hacerme recordar ese instante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, ohh, qué dulce. Para comérselo!!!

      Eliminar
  7. Qué bonito! Emociona verlos crecer, verdad? precisamente sobre eso hablo hoy en mi blog y el momento que me ha encantado ha sido cuando mi niña ha mojado su galleta en el descafeinado de papá! jajajaj
    Si te apetece, aquí lo explico mejor http://miprincesarockera.blogspot.com/2012/02/avances.html
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claripondia, uff, muchísimo. Jeje, menos mal que era descafeinado!!! En cuanto pueda me paso, ando muy justa de tiempo.

      Eliminar
  8. La verdad es que eso es la "sal" de la vida. Me alegra leerte mejor. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mamareciente, o el “azúcar”, jajajaja

      Eliminar
  9. La verdad es que pequeños gestos como este son los que cada día nos hacen sentirnos mejor y olvidarnos de los malos momentos....

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pipileta, alegran cada día y hacen que toda la vida tenga sentido. Besitos

      Eliminar
  10. Por esos pequeños momentos merece la pena vivir. Hoy mi niña se ha puesto el gorrito y el abrigo y nos ha dicho "Mvoy urá pitos" ??? "Mvoy cura pritos"
    ¿Te vas a curar perritos? "sí, como mamá"
    Todavía no he podido recoger todas las babas del suelo, me la cooommoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresavet, exacto. Jeje, pritos, qué me la como. Ñam, ñam!!!!

      Eliminar
  11. Estas pequeñas cosas son las que nos hacen sonreír cada día.
    Yo ahora con mi hijo estoy en esa fase de descubrimiento, de ocurrencias, de por qués... y me doy cuenta de que eso es lo realmente importante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia, es que cuando están descubriendo es una detrás de otra.

      Eliminar
  12. Qué bonito Suu...y que tengamos muchos momentos como estos;)

    un besazo, llorona jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paris, muchísimos!!! Yo no es que tenga la lágrima fácil, es que a mí se me caen, jajajajajaja

      Eliminar
  13. qué bonito, es que todo vale la pena por momentos así. A mí me pasa cuando veo a mi nena reir a carcajadas con mis besos tras la oreja, o jugar con Marcos al escondite por casa.
    Ayer mismo, malita con fiebre, le probé su disfraz de Gustavo y de la risa se daba besos a sí misma en el espejo.
    Ver que madura y que es una persona en proceso es un milagro.
    El amor es un milagro y lo llena todo.
    Un beso preciosa, ya me has hecho llorar *+$"?!**

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel, tengo la risa de mis hijos en el pensamiento diario y a veces, si me concentro puedo hasta reproducirla. Simplemente maravilloso. Se encuentra mejor? Debe de estar para comérsela con su disfraz de Gustavo!!! Ya sabes que llorar no es malo!!!

      Eliminar
  14. Esos pequeños grandes momentos son maravillosos, son por los que merece la pena levantarse cada mañana, no me extraña que llores cada vez que los recuerdas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MamaEncantada, no lo puedo evitar, soy de lágrima fácil. Pero es genial llorar de alegría, que sea así a diario :)

      Eliminar
  15. son lo mejor esos momentos.Peluchin se pone con papa a gatas a jugar a los perritos, para comérselos a los dos.
    Y el momento baño es casi siempre de ellos dos y cantan y juegan,yo voy ayudarles a aclarar y envolverlo en la toalla...ayer no podia y el se enfadaba y me llamaba, qué lo tenia que sacar yo,jajjajaj...animalitos de costumbre.

    Otra cosa graciosa que hace desde unas semanas es echarme cosas al café con leche (pan, galletas y porke no le dejo más),dice "a babar" (a guardar) lo echa,mira como flota y después se queda mirando hasta que me lo como, jajjajaj
    y muchos más que no contamos.

    besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yaiza, cómo no se te va a caer la baba!!! Estos momentos son maravillosos. Besitos

      Eliminar
  16. Que grandes momentos Suu... yo estoy deseando que PequeñoJedi se arranque. Jeje

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando