martes, 10 de abril de 2012

Cántame mamá, cántame

Imagino que cada familia tiene unas pautas, una rutina diaria de cómo hacer las cosas. Primero se baña a los peques, luego cenamos y después a la cama, por ejemplo. Nuestro caso es más o menos así, y por normal general, seguimos unas directrices que hemos ido adquiriendo con el paso del tiempo.

Al principio, cuando yo era más cuadriculada, cuando el sueño de mi hija me atormentaba por mis problemas de sueño, bañaba cada día a mi Bichito a la misma hora, ni un minuto antes ni uno después, fuera invierno o verano, fin de semana o laborable. Ahora que echo la vista atrás sé que reflejé mis miedos sobre ella y maduré, gracias a mi mejoría, gracias a que su sueño también evolucionó y gracias a que mi Pequeñín duerme más bien poco. Si mi Pequeñín fuera mi Bichito creo que lo habría pasado realmente mal, porque el sueño de mi hija, en aquel entonces, me angustiaba.

Ahora que soy distinta, que he crecido como persona, que me siento más segura, ya no vuelco tanto mis inseguridades en mis hijos e intento que descansen lo mejor posible, sin tener demasiado en cuenta las horas que duermen, ni tan presente el reloj, ni si nos pilla fuera, ni si nos hemos pasado 15 minutos de su hora. Que mi Pequeñín tiene ojeras y no quiere dormir, ¡pues qué le vamos a hacer! Que mi Bichito se echa la siesta y se despierta a la media hora, pues no pasa nada, por la noche descansará mejor.

Pero lo que sí tengo claro es que las rutinas nos ayudan a llevar un determinado ritmo al final del día. Yo baño a mis hijos un día sí y otro no, a veces, los fines de semana, me baño con ellos por la mañana y disfruto de sus risas. Me encanta hacerlo y me recuerda a aquellos años en los que yo lo hacía con mi padre, jamás podré olvidarlos.

Sin embargo, cuando llega la hora de irse a la cama, a oscuras, me siento en la mecedora y le doy el pecho a cada uno de ellos. Despacio, tranquila, relajada y disfrutado de cada movimiento de su boquita. Mi Pequeñín poco a poco va cerrando los ojos, se queda dormido en mi regazo, con su cara de ángel, su respiración acompasada y su cuerpo inmóvil. Le llevo a la cuna, le doy un beso y le acuesto. Cuando terminamos de cenar, mi Bichito se va con su padre a lavar las manos, la boca y los dientes y hacer pis. Después viene gateando cual gatito, me pregunta: “Mamá, ¿puedo comer teta tuya?” y se va gateando y haciendo miau hasta la mecedora donde yo la espero de nuevo. “¿Qué comen los gatitos?”. “Leche” y mama hasta que yo la digo que pare, si por ella fuera no pararía jamás. Un poquito más y a la cama.

A diferencia de muchas familias, no les leemos cuentos, no les contamos historias, simplemente nos relajamos y disfrutamos juntos de la lactancia, del vínculo tan maravilloso que hemos creado, de tenerles 5, 10, 15, 20 minutos en mi regazo, poder olerles, apachurrarlos, darles un montón de besos, acariciarles el pelo y escuchar el sonido que hacen sus gargantas al tragar.

Pero a veces, cuando tumbo a mi Bichito en la cama, me dice: “¿Me cantas?”. Y me recuesto junto a ella en el hueco que me deja en su cama y la canto su canción, bajito, con poco arte porque yo cantando soy horrible, pero ella cierra los ojos y se sonríe mientras la escucha. Y noto como su respiración se acompasa y se relaja y cuando termino me levanto, nos damos un beso y un abrazo y me voy, dejándoles a ambos, a un metro de distancia, mientras reciben el abrazo de Morfeo. Por norma general es así, aunque hay veces que ni cantando, ni dándola una rascaíta, ni haciendo el pino puente con una mano, ni nada de nada.

Jamás canté bien, ni tengo voz ni arte, pero a ella le gusta y yo me siento como Serrat ante una multitud de seguidores, sobre todo cuando de pronto, mientras conduces, la escuchas cantando esa canción que elegiste para ella…

¿Seguís unas rutinas a la hora de acostar a vuestros hijos? ¿Les leéis cuentos? ¿Les cantáis?

33 comentarios:

  1. Tengo curiosidad, ¿cuál es su canción?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aliena24, un día de estos te pasas por mi casa a las 21:30 y me escuchas :)

      Eliminar
  2. Yo de rutinas, pocas, más que nada porque entre mi curro y el de Mr. X, cada día es un pequeño caos...Así que nos hemos acostumbrado a funcionar sobre la marcha. Por las noches, a veces cenamos juntos y otros días cena con los abuelos. Siempre le doy ni que sea una duchita rápida antes de dormir (y a veces me meto con él, porque nos encanta). Y luego lo acompaño a dormir a nuestra habitación. A veces se duerme en dos minutos, otras tarda media hora...Y le canto algunas nanas, porque le gusta mucho y me lo pide...(es tan tierno cuando él se pone a cantar, jejeje). Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, bueno, cada familia se adapta a las circunstancias. Estoy segura que dentro de tu pequeño caos lleváis un orden o eso es lo que me parece por tus palabras. Qué ricos cuando se ponen a cantar, verdad?

      Besitos

      Eliminar
  3. Pues nosotros es algo parecido, sobre las 8 los bañamos a los 3 juntos,con papi que es el rey del baño. Los bajamos a cenar y me subo al nene, le doy el bibe porque no quiere mi teta ya snif snif, y se queda acurrucadito hasta que se duerme conmigo.

    Mientras las nenas y papi se lavan los dientes y se van a la cama. Hay días que cantan, días que se duermen pronto, días que hay mil cuentos y hasta días que mami saca el genio porque no hay quien ponga orden.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. London, en mi casa también es papá el que es el rey del baño. Además se divierten muchísimo con él y yo creo que es una gran forma de que creen ese vínculo tan importante con ellos.

      Y también hay noches en que mamá se pone un pelín nerviosa, jajajajaja

      Besitos!!!

      Eliminar
  4. Yo no soy muy estricta con las rutinas, de hecho hay días que tendría que bañarse y se nos hace tardísimo y hay que dejarlo para el día siguiente, e incluso los fines de semana lo hacemos antes de comer... pero más o menos la cosa suele ser llegar a casa - jugar un poco en la sala - cenar - lavarse - y a la cama, eso sí ahora tiene que dormirse cogiéndome de la mano.
    Yo no le leo cuentos antes de dormir, bastantes leo ya durante toda la tarde!! y si empiezo no sé si llegaría a dormirse o tendría que leerle quince ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MamáDeUnaBruja, yo ahora no soy estricata, pero antes sí lo era y yo creo que demasiado. Te veo con una rista de cuentos cada noche junto a la bruja: "Mamá, otro", jajajajajajajajajaja.

      Besitos

      Eliminar
  5. Mi opinión es que las rutinas deben ser moderadas. Una cosa es que se tengan determinadas rutinas en el día a día, pero sin llevar al extremo como tú comentabas.

    Al menos yo lo veo así. Al final si eres inflexible con las rutinas, esto también te puede traer problemas porque luego en cuento te sales de eso la que se puede liar es gorda.

    Yo lo he vivido con mi hermana y mi sobrino. Mi hermana era super estricta con esas cosas y cuando llegaban las vacaciones el niño se volvía loco y lo pasaban fatal. Todos.
    Pienso que es bueno también que los niños vayan aprendiendo a adaptarse a los cambios.

    En nuestro caso ha habido rutinas pero bastante flexibles.
    El cuento no falta nunca y cuando se hace tarde elegimos uno más cortito.
    Y también ha habido tiempo de canciones. Yo le cantaba mientras le aneaba en mis brazos una canción tradicional asturiana. Ahora prefiere el cuento pero cuando la tarareo por casa le gusta escucharme (y me pasa como a ti, debe ser amor de hijo porque mi cante es bastante mediocre) y casi se la sabe entera.

    Cada maestrillo tiene su librillo ;)

    Otro beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tata, yo era muy estricta sobre el sueño de mi hija, mucho, volqué mis miedos en ella y llevaba a rajatabla la hora de dormir y me preocupaba que durmiera 15 minutos menos. Poco a poco y gracias a que yo mejoré muchísimo, fui dando "manga ancha" y viendo que no hacía falta ser tan cuadriculado. Reconozco que es mi punto débil, por lo que siempre me preocupo, pero muchísimo más relajado y sin ponerme nerviosa cuando se pasa la hora.

      A mi Bichito jamás la pasó nada parecido como a tu sobrino, aunque he de reconocer que las primeras vaciones fueron un poco difíciles porque a mí me daba mucho reparo salir a cenar y perturbar su sueño. Joder, si me costó hacerlo hasta el día de nuestro aniversario.

      Sin embargo ahora es diferente, mucho más sosegado y tranquilo, más natural. Pero sobre todo la que salgo ganando soy yo, porque tengo la gran suerte que mis hijos se adaptan muchísimo mejor que yo y a mí, cada vez, me va costando menos.

      Más besitillos

      Eliminar
  6. Después de escribir una parrafada inmensa se ha borrado asi que resumo. No tenemos una rutina definida, con el mayor hay días que hay cuentos antes de dormir y otros que no, depende de la hora y con el peque la única rutina es tomar pecho en la cama cuando nos acostamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Treinteañera, yo muchas veces me copio el comentario antes de darle a publicar, porque varias son las veces que me ha ocurrido como a ti.

      La rutina de tu peque es como la del mío, jajajajajaja.

      Eliminar
  7. Nosotros sí que intentamos tener una rutina bastante estricta. Supongo que como siempre hemos tenido problemas de sueño con la peque, y las rutinas ayudaban, pues como que te aferras a ellas. Normalmente primero cenamos (a veces todos juntos, a veces ella solita con uno de nosotros hablando o leyéndole un cuento) luego baño o ducha (ella elige), orinal, dientes y luego a la cama. Biberón, cuento y canción. Si lo hace papá o mamá, depende de quién esté, si estamos los dos, pues ella elige. Para cuando acabamos la nana, normalmente está dormidita, aunque a veces le cuesta un poco más, y la oyes cantando, o hablando con los muñecos... Los días más "tontos", tenemos alguna visita al orinal, un poco de agua... vamos lo típico.
    Los fines de semana nos solemos saltar el baño, o cenamos con los abuelos... y el horario también es más flexible. Lo que no nos saltamos es la siesta, porque si no duerme por la tarde se pone fatal. Pero si duerme una hora o dos... pues ella decide.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresavet, lo importante es que sea lo que os funcione, si son rutinas estrictas, pues estrictas. Jeje, las visitas al orinal me las conozco, ahora a mi Bichito le ha dado por traerme los chupetes de su hermano, el agua se lo dejamos en la cama.

      Besitos

      Eliminar
  8. yo lo normal,no hay normas y si nos las cumplos me pongo nerviosa eso no y ademas nunca me a pasado.lo normal es que bajemos a la calle,los bañamos,cenan y a dormir,aveces cuentos,aveces ven dibujitos y se quedan dormidos al ladito mia en el sofa y los pasamos a la cama.por general Alejandro siempre duerme siesta y Jaime tambien,pero si Jaime un dia no quiere no pasa nada y David dejo de dormirlas hace un año cuando iba a cumplir 5 añitos y ya nunca mas a vuelto a dormir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M@rt@, genial que duerman los más peques de la casa, lo de David lo entiendo, con 5 años yo creo que es muy normal no echarse la siesta, incluso antes

      Eliminar
  9. Yo tambien empece siendo mjy estricta con nahia y me agobiaba mucho que durmiera unos minutos menos... pero ahora tambien he cambiado y no me importa tanto, aunque siempre intento seguir una rutina.
    Yo soy de las que le canto canciones, ami me encaanta cantar y a ella escucharme! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema, yo también recuerdo que eras muy estricta, como yo con mi Bichito, pero he de reconocer que el otro día también me percaté de ese cambio en ti, enhorabuena!!!

      Eliminar
  10. Como sabes yo tuve problemas con el sueño del Pequeño Quitagrapas, pero la verdad es que ha día de hoy parece que aquello quedó muy lejos. O no se despierta en toda la noche o si se despierta es para que le demos el biberón y continua frito.

    Tenemos una rutina, pero movible en intervalos de tiempo, es decir que si lo baño a las 8:00 sobre las 9:15 está en la cama, pero si es a las 8:30 pues suele irse sobre las 9:30...Y ya va siendo el quién pide irse a la cama.

    Los fines de semana son un poco libres, porque no quiero que lo pase mal...ante cualquier alteración. El baño es por la mañana y se puede ir a la cama sobre las 9:30-10:30...

    Como dice Teta, cada maestrillo tiene su librillo...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pipileta, joo, pues ha mejorado un montón! No sabes cómo me alegro!!!

      Me parece bien que varies, creo que es importante no ser tan tajante. Y en las vacaciones y fines de semana tener un poco más manga mancha...

      Besitos

      Eliminar
  11. Yo tengo unas pautas marcadas, pero si no se cumplen tampoco me vuelvo loca, intento hacer esas cosas a la misma hora, media hora arriba o abajo, pero no voy con el reloj y la agenda tachando. Cantar cantamos y mucho, pero a lo largo del día! ;D
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Princesa Fol, lo de no volverse loca es importante, porque a veces nos estresamos solas. Ya os imagino a las cuatro cantando a coro, jajajajaja!!!

      Besitos

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando