lunes, 11 de junio de 2012

7 años después

Recuerdo aquella tarde, aunque no perfectamente, tengo flases en mi cabeza, momentos nublados y oscuridad. Aquel día estaba en casa, tomando recuerdo una copita de crema de orujo, yo tenía 26 años y era viernes por la noche. Sonó el teléfono, era mi cuñada, “Susana, siéntate”. Por el tono de su voz sabía que pasaba algo, “¿Qué pasa?”. “Siéntate”, “Coño, ¿qué me digas qué pasa?”. “Tu padre”. Por el sonido y la forma de su voz con la que me lo había dicho sabía que había muerto. Un escalofrío me recorrió el cuerpo, no podía ser, mi padre no. Mi padre era una persona obesa, con problemas asmáticos y distintas alergias. Aquel año había mucha alergia, muchísima y a él le costaba mucho andar y respirar. Un día que fui a verle antes de ir a la facultad, a la salida de su trabajo a las 7 de la mañana, le costó más de media hora hacer 500 metros, se iba parando cada 50 a coger aire y respirar. Recuerdo aquella imagen una y mil veces, aquella infusión que se tomó antes de acostarse junto a mí, porque no podía imaginar que sería la última vez que le viera con vida.

Cuando llegué a su casa, mi padre yacía en su cama y mi hermano allí me esperaba. Cuando llamaron a mi hermano a las 20:00 porque mi padre no se había presentado a trabajar y no le cogió el móvil, supo que algo malo pasaba. Mi padre tenía la mala costumbre de encerrarse en su casa con pestillo mientras dormía y cuando mi hermano llegó tuvo que tirar la puerta abajo y le encontró muerto. Llevaba muerto muchas horas, se había acostado como cada mañana y le dio un paro cardiaco al poquito rato. Los médicos dijeron que fulminante, que no creen que ni siquiera se hubiera despertado, pero a mí me dio la sensación de que sí, de que murió allí solo y que había intentado levantarse por la posición de su cuerpo. Me tumbé junte a él, en la cama que años antes le compré, le abracé y le besé. Su frialdad se quedó en mi piel.

Qué triste y abandonada se siente una cuando pierde a su padre, qué pena tan grande que jamás te deja. Creo que nunca he sentido un dolor igual, un sentimiento de impotencia, de rabia, de por qué mi padre, por qué. Se le paró su enorme corazón, porque sí, porque no pudo más, porque los excesos de la vida le pasaron factura y fue de un día para otro, aunque su decadencia y dejadez llevaba años haciéndose evidente.

Como murió en su casa, de golpe y porrazo, tuvimos que esperar al levantamiento del cadáver y entre que la policía no nos dejaba entrar a la habitación y que el juez vino de madrugada, allí empezó a llegar la familia. Se lo llevaron para hacerle la autopsia y yo me quedé desolada, sin rumbo. La única paz que encontraba era cuando mis ojos encontraban los de mi hermano. Sólo él conocía el sentimiento, sólo él sabía cómo me sentía. Jamás me he sentido tan unida a mi hermano como aquellos días. Se llevaron el cuerpo de mi padre al anatómico forense, a hacerle la autopsia y teníamos que ir allí a recogerlo por la mañana. Como no tenía seguro fuimos al tanatorio para contratar lo necesario, elegir ataúd, sala y esas cosas. Mi hermano era el mayor, por lo que le tocó pasar todo aquello, hacerse cargo de la situación, aplacar su dolor y tener la cabeza fría. Sentados los dos, cogidos de la mano, fuimos eligiendo cada cosa mientras el señor trajeado, detrás de aquella mesa color caoba, nos iba enseñando una y otra cosa.

Nos fuimos a casa a esperar a la mañana siguiente a por el resultado de la autopsia y decirles dónde tenía que llevar a mi padre. Cuando llegamos había una mujer que había perdido a su pequeño, qué enorme dolor tenía que ser aquel. Yo había perdido un padre, pero aquella mujer había perdido un hijo y yo sabía, aunque no tenía hijos todavía, que aquel dolor era el peor que nadie puede sentir en su vida.

Mi padre había muerto de un paro cardíaco, como él había querido siempre, morir como su padre y lo mandarían al tanatorio a medio día. Pero al mediodía no llegó y a mitad de la tarde, cuando ya nos impacientábamos, nos devolvieron un ataúd totalmente cerrado y yo tenía que creer que allí estaba mi padre. Habían hablado con mi hermano, no podíamos verle, habían tenido que embalsamarle y, por lo tanto, cerrar el ataúd. Sentí rabia, impotencia e ira, la policía me había sacado de la habitación por la noche, sin permitir acercarme a él y ahora sólo tenía una caja, una caja de pino.

Ya hace 7 años y le sigo echando de menos cada día. Pienso en él muy a menudo, muchísimo. Me acuerdo tanto de él. Mi Pequeñín comparte tantas cosas con mi padre, a veces le miro y veo tanto de él en mi hijo. No sólo comparten el nombre y algunos rasgos físicos, sino también el grupo sanguíneo. Mi marido y yo somos A+ y mi Pequeñín es O+, como mi padre. Son esas casualidades de la vida que hacen que pienses que a veces los astros se alinean. Ayer, 10 junio, hizo 7 años que mi padre murió, coincidencias de la vida, el mismo día que hace 21 años que también murió mi abuela, la madre de mi madre y no hay un solo día que no les eche de menos…

Te quiero papá

50 comentarios:

  1. Ufffffffffffffffffffff, cómo me remueve esto...lo mio fue muy parecido: la causa la misma, el corazón. En este caso, yo la mayor...
    Yo también me acuerdo de él, mi hijo se parece muchiiiiiiiiiiiiisimo y lleva su nombre.
    Cada dia le recuerdo....
    Pero......TENEMOS UNA ESTRELLA QUE NOS PROTEJE!
    Muchos besos y......mucho ánimo.
    Paula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paula, así que compartimos muchos recuerdos.
      Ojalá sea cierto eso de la estrella, sería maravilloso.
      Muchos besos a ti también

      Eliminar
  2. Querida Suu, hoy solo puedo acompañarte en tu pena. Me ha conmovido mucho leerte, puedo notar cada sentimiento que describes en cada línea.... Lo siento amiga, de corazón. Tu hijo ha sido ese regalo que seguro tu padre quiso dejarte, para que su recuerdo siga ahí, junto a ti, acompañándote.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén, gracias. Siento rabia cuando miro a mis hijos y que ellos no lo hayan conocido ni él a ellos. Estoy segura que habría sabido disfrutar de esos momentos junto a ellos.
      Besitos

      Eliminar
  3. Cómo lo siento, debe ser durísimo, el sábado enterramos a mi abuelo y fue impactante, no quiero ni pensar en lo duro que es la pérdida de un padre. Te envío mucho cariño, lo siento de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mamá corchea, Siento mucho tu pérdida, cuando un ser querido nos abandona el vacío que deja es irremplazable, sea quien sea. Ni 2 meses antes de que mi padre muriera enterramos a mi abuelo y yo creía que se me había muerto como un padre, pero efectivamente, nada que ver.

      Eliminar
  4. Suu, esta vida es muy injusta. Yo recuerdo que cuando murió mi abuela nos mandaron a un sotano en el hospital perdido de la mano de Dios y nos dejaron solas como a un perro un monton de horas y sin venir a decirnos la causa de su muerte.
    Después tuvimos que pedir los informes al hospital (leucemia, se la llevo en dos meses).
    Se lo que sientes, mi abuela era como una madre para mi y lo único que puedo decirte es que siento mucho que os dejara tan pronto y animo para afrontar el día a día.

    Muchos besos preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, es muy complicado, son momentos durísimos, sea quien sea el que nos deja. Mi abuelo también era como un padre para mí y murió 2 meses antes que mi padre. Sin embargo, cuando murió mi padre, fue un dolor distinto, mucho más fondo y doloroso. Horroroso.
      Gracias por tus palabras. Besitos.

      Eliminar
  5. Mucho animo! En estos casos no hay palabras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariaglez, muchas gracias y no te preocupes por el duplicado de los comentarios, ya los he suprimido ;)
      Besitos

      Eliminar
  6. Lo siento mucho Suu, solo puedo mandarte un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria, muchas gracias preciosa.
      Besitos

      Eliminar
  7. Hola guapa!
    No sabes cómo me ha removido tu post. Estoy segura de que tu padre te está viendo y está muy orgulloso de ti y se le cae la baba con sus nieto.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo misma, espero que no me vea en determinados momentos, jajajajajaja. Gracias por tus palabras de ánimo. Besitos

      Eliminar
  8. Suu, lo siento mucho.
    Un abrazo grande y bien apretao y muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LA TETA REINA, muchas gracias por ese beso,ya sabes cómo me gustan esos apretados!!!

      Eliminar
  9. Hola guapa, te entiendo de verdad....mi padre murió este pasado Diciembre, lo estoy pasando realmente mal...
    En su caso fue el maldito cáncer, pero qué mas da la causa cuando pierdes a alguien así, a un padre, a la persona que me guiaba...
    Gracias por compartir esto en tu post.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica, a mí me costó muchísimo reponerme, muchísimo. Por desgracia 2 meses antes murió mi abuelo y fue también una gran pérdida. La causa no es lo importante, lo duro es ese vacío que te dejan en el fondo de tu alma, que no se llena y que te acompaña de por vida.
      Besitos

      Eliminar
  10. Lo siento Suu, me has puesto los pelos todos de punta...muchos muchos besos y un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Princesa Fol, muchas gracias. Besitos

      Eliminar
  11. Ay, Suu, como te comprendo, hace unos meses hizo siete años de la muerte de mi madre. Aunque ella nos dejó por el cáncer y ya hacía tres semanas que estaba en el hospital, no te lo llegas a imaginar. Nosotros tuvimos que ir del hospital en barcelona a mi pueblo, a una hora, para contárselo a mis abuelos (sus padres), de ahí vuelta a barcelona con mi padre y mis tios para el certificado de defunción, de ahí vuelta a mi pueblo, también tube que elegir la urna junto a mi padre, me notaba muy muy triste pero tenía que estar serena, principalmente por mi hermana nueve años menor y por mi padre que creo que en ningun momento se planteó perder a mi madre (yo había hablado con mi madre de ese momento). Sé lo que es, se lo duro que son esos momentos, sé lo que es echarlos de menos y sé lo que es recordar un día como hoy.
    Lo siento mucho muchisimo suu, a mi no hay nada que me reconforta más que ver los ojos de mi estanjanito que son los mismos que mi madre, y pensar que ella está ahí viendólo todo desde algún lugar.
    Muchisimos besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estanjana, qué complicadas son las situaciones, que encima de lidiar con el dolor tienes que afrontar ciertas cosas que te superan. Sin embargo tiramos hacia delante. A mí la fecha me inquieta, pero más el día en sí, me inquieta según va llegando, según voy recordando esos flases. El día parece que estoy más entera. Además, este año, un libro me ha ayudado ;)
      Besitos

      Eliminar
  12. Muchos besos. Sabes que tu padre y tu abuela siguen contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Gallina Pintadita, muchas gracias, sé que me acompañarán siempre, los llevo conmigo. Besitos

      Eliminar
  13. Lo siento mucho Suu, me he emocionado leerte. Conozco mas o menos ese sentimiento, se que el tiempo aplaca pero no cura.
    Mucho animo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MamaEncantada, muchas gracias. El tiempo es un gran aliado, de eso estoy segura. Nada que ver mi reacción de ahora con la de hace 6 años.
      Besitos

      Eliminar
  14. Muchos animos Suu, cada vez que veas a tu pequeñin te acordaras de el, y eso es bueno, no debemos olvidarnos de las personas que nos han dejado, mientras esten en nuestros recuerdos, estaran con nosotros... Muchos animos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irene, mi hijo se llama como mi padre porque era importante. Lo curioso es que yo le llamo con el diminutivo, cuando alguien escribe el nombre completo o lo leo, es como si fuera mi padre, no mi hijo y suelo dar un respingo. Siempre le llevaré conmigo, en mi corazón, en ese vacío que dejó.
      Besitos

      Eliminar
  15. Me has hecho llorar y eso no está bien para empezar la semana ;-)
    Mi padre murió va a hacer ahora 2 años y no hay un solo día en el que no me acuerde de él. Parece que va a entrar por la puerta en cualquier momento y ponerse a correr detrás de mis hijos como siempre hacía.
    Pero la vida sigue...por lo menos eso dicen.

    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beemamá, lo siento, no sabes cómo siento tu pérdia. Esa sensación la sigo teniendo yo aún, pero hubo un tiempo en el que lo veía por cualquier lado y en muchas personas. Ese bigote, ese pelo, esas facciones, ese… Me sentía tan perdida que lo buscaba en la gente. Ya no me ocurre tanto, el tiempo alivia, te lo prometo.
      Besitos

      Eliminar
  16. Hace escasamente mes y medio que murió mi abuela paterna, así que puedo decir que entiendo perfectamente lo que sientes. Sí, no es mi padre, pero era su madre y al verle a él la veo a ella....

    Es duro, pero tienes a tu familia contigo y ellos te ayudarán a hacerlo más llevadero, especialemente tu Pequeñín, que ha heredado cosas de su abuelo.

    Un abrazo, Suu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, siento mucho el fallecimiento de tu abuela, es muy duro perder a un ser querido. Mi familia me ha ayudado muchísimo, no puedes imaginarte. Cuando perdí a mi padre mi marido no era ni mi novio y en vez de desplomarme, he construido una familia. Gracias a ellos soy muy feliz y me apena no poderlo compartir con mi padre…
      Besitos

      Eliminar
  17. Aix, cariño, ya sabes que te entiendo perfectamente. Tampoco pasa un día sin que piense en mi madre, y ahora que Peque ha cumplido años, todavía más. Seguro que tu padre adoraría a sus nietos. Yo le hablo mucho a Peque de su abuela, y así la siento más cerca...
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, mirar a tus hijos y darse cuenta que tu madre o mi padre no lo comparte es lo más amargo, verdad? Estoy segura que los querría muchísimo.
      Besitos

      Eliminar
  18. No he podido evitar emocionarme. Un fuerte abrazo Suu

    ResponderEliminar
  19. Respuestas
    1. MeGustaSerMama, muchas gracias. Besitos

      Eliminar
  20. Un abrazo fuerte, Suu. Gracias por compartir este post, es precioso, me ha conmovido. Hay cosas que son imposibles de superar. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresavet, muchas gracias. Qué razón tienes en tus palabras. Yo vivo con ello, pero es insuperable.
      Besitos

      Eliminar
  21. LO siento mucho cielo, por suerte los recuerdos tristes también forman parte de la vida :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. London, muchas gracias. Es una pena, pero es así.
      Besitos

      Eliminar
  22. Lo siento mucho Suu.
    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  23. Solo puedo enviarte un gran abrazo, aunque me gustaría poder ser un soplo de viento y colarme en tu corazón para darte un poco de calor y cariño en ese hueco que dejó tu papá. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eloísa, muchas gracias por tus palabras y por tu cariño.
      Besitos

      Eliminar
  24. Muchos abrazos, seguro que alli donde este cuida de sus hijos y sus nietos. Es muy duro perder alguien querido. Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Treinteañera, muchas gracias. Es durísimo. Besitos

      Eliminar
  25. Me ha conmovido mucho tu post y que nos hayas abierto tu corazón y compartido con nosotras un momento tan personal y duro de tu vida. Yo siempre pienso que las personas a las que amamos no terminan de irse del todo mientras nuestro amor por ellas permanece... Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @Mousikh, mucha gracias preciosa. Ha sido el peor momento de mi vida y si he compartido los más felices, por qué no también el más triste? Gracias por sentir mi dolor y estar junto a mi.

      Besitos

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando