jueves, 21 de junio de 2012

Adicto a los libros (y a la teta, por supuesto)

A mi Bichito siempre le han encantado los libros, de cualquier tipo, tamaño, forma y color. Disfruta muchísimo leyéndoselo a sus muñecos, llevándolos a clase y enseñándoselos a su hermano. Los primeros cuentos que tuvo y la que encantaron, fueron cuentos Cu-Cú. Estos cuentos tienen ventanitas que se abren para ver lo que hay detrás y aunque están por casa, a mi Pequeñín nunca le había dado por verlos.

A mi Pequeñín lo que le gusta es romperle los cuentos a su hermana, alguno precioso como el de Besos, Besos o El Pollito Pepe, pero claro, a un bebé que está explorando y que le dejas a mano cualquier libro, sólo puedes esperar que el pollo ese que sobresale lo arranque e intente comérselo.

El otro día se sentó mi marido en el suelo, les leyó un cuento y le enseñó a mi Pequeñín los cuentos Cu-Cú. ¡Ay, madre! Ya no existe otra cosa para él. Entra en casa y a por un cuento, merienda con el cuento en la mano, se pone de puntillas para intentar coger todos los cuentos de la estantería (el otro día se le cayeron encima) y se sienta en el suelo rodeado de ellos.

Pero lo más alucinante es que yo llego con ellos a las 16:00, les doy de merendar y mi marido aparece a las 17:00. Mi Pequeñín siempre le daba un abrazo cuando llegaba, ahora le ve, empieza a dar grititos, agarra el primer cuento que tiene cerca y se acerca hacia a él, emocionado y cuando llega gira, recula y se sienta intentando que mi marido se siente justo detrás de él, para que le lea el cuento. Es súper gracioso. Cuando mi marido se lo lee e intenta irse, el pobre lo pasa fatal y lloriquea para que no se vaya. Cuando mi Bichito está sentada en el hueco que dejan las piernas de mi marido cuando se sienta en el suelo, mi Pequeñín se acerca, recula e intenta o quitarla el sitio o que mi marido abra las piernas, pero él tiene que estar ahí.

Siempre tiene un cuento en la mano y cada poco se lo ofrece a mi marido para que se lo lea y cuando está haciendo algo les dice: “Os leo tres y sigo” y cuando termina el tercero mi Pequeñín se enfada porque quiere más.

Ayer me dijo mi marido que nuestro Pequeñín era adicto a los cuentos y yo le dije y a la teta e hicimos la prueba. Uno en cada parte del salón, le llamábamos y le enseñábamos su trofeo. La ovación al cuento no fue igual que a la teta, para qué mentir, se puso nerviosito y se sentó en el regazo de mi marido. Claro que me puse frente a él, le di un poquito de tetita y debió de pensar: “Primero un chupito y ahora después me lees, papá, ahora después”.

¿A vuestros hijos les gustan tanto los cuentos?

17 comentarios:

  1. A las princesas les gusta, la mayor está en una época que casi hay que decirle que lea, pero le encantan las enciclopedias con ilustraciones y dibujos....es bastante curiosa...es muy bonito que los niños miren y cojan libros por si solos y disfruten con ello. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Princesa Fol, jeje, es que está a punto de entrar en la adolescencia y hay que decirle que haga todo.

      Me encanta verles mientras ojean los cuentos y cómo mira Pequeñín a su hermana cuando ella le cuenta uno. Increíble verles interactúar

      Eliminar
  2. Mi hijo de pequeño no los soltaba y ahora lo que le emociona inmensamente son los puzzles.
    Qué bien Suu, que les gusten los libros. Un besito dublines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, a mi hija también le gustan muchísimo los puzzles, son épocas, claro, pero ver el entusiasmo de mi Pequeñín me parece fascinante.

      Besines madrileños!!!

      Eliminar
  3. Jajajaja! Me veo al pobre Pequeñín dudando entre sus dos pasiones! Pobrecillo, jajaja! A mi Peque le gustan los libros (tiene muchísimos), pero de momento tampoco es locura lo que siente, le va a ratos...Espero que le pille el gustillo, porue ya tengo ganas de poder sentarme a su lado a leer tranquilamente! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, pues yo no le vi dudando demasiado, jajajajajajajajaja. Pero sí es cierto que cuando ya tomo un chupito prefirió tomar un poquito más. Seguro que le encantarán, ya lo veras.

      Besitos

      Eliminar
  4. A P. le encantan los libros y a A. le gusta comérselos, jajaja. A. entre mamá/teta y el universo entero, de momento gana mamá, así que aprovecharé. Ainsss qué ganillas de contarles cuentos a los dos.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo misma, ajajajajaja. A mi Pequeñín también le gustaba comérselos, jajajajajaja. Pero de repente ha pasado a ojearlos y a volverse loco si su padre se los lee. Estoy segura que dentro de poco podrás leérselos a los dos juntos.

      Besitos

      Eliminar
  5. A mi niña también le encantan, el del pollo pepe lo hemos leído por lo menos mil veces. Y el de Olivia. Y el de la manzana roja, y el de Adivina cuánto te quiero (el libro más bonito que he visto nunca) y el del cumpleaños de Pepa, que también tiene ventanitas, y ... la lista es infinita, aunque por encima, por encima, el libro de la selva. Sobre todo le gusta que le leas el cuento, y al acabar, repetir otra vez. Con menos de dos veces no se queda tranquila.
    Espero que siga así muchos años.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. teresavet, jeje, qué de cuentos!!! Tendré que hacerme con el cuento del que hablas. El mes que viene es el cumple de mi Bichito, así que me lo apunto!!!! A mi Bichito le encanta el cuento que le hemos regalado a su profesora, en donde aparecen todos sus amiguitos de clase. Le gusta que su padre se lo cuente cada noche y luego ella a él y lo ojean los dos juntos antes de acostarse. Ahora se ha convertido en su preferido!!!
      Espero que sigan disfrutando ambos de la lectura.
      Besitos

      Eliminar
  6. Cry de pequeño también era un destrozón y encima de que me quedaba sin mis cosas, mis padres generalizaban, diciendo que lo éramos los dos. Grrr...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opiniones incorrectas, jajajaja, os echaban la culpa a los dos, jajajajaja. Mi Pequeñín destroza todos, le da igual, aunque parece que ahora empieza a cuidarlos un poquito.
      Besitos

      Eliminar
  7. Ojú, pues que te voy a contar, que para no perderse nada, muchas veces tengo que darle la teta mientras le estoy enseñando y contando el cuento en cuestión. ¡Con lo difícil que es pasar las páginas manteniendo las postura para que él pueda verlas con los brazos ocupados. Definitivamente...adicto a dos drogas sanas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Gallina Pintadita, jajajajajajajaja, qué gracioso, jajajajajaja. Dificilísimo, jajajajajaja. Más adictos de los que creía hay por aquí, jajajajajaja
      Besitos

      Eliminar
  8. jejeje, que buena prueba!!! pues hija, son dos adicciones de lo más bonito, que siga así!

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando