miércoles, 27 de junio de 2012

Alimentación & Vacaciones con niños

Llegó el otro día mi marido del trabajo comentando que un compañero suyo se quejaba de que no podía irse de vacaciones con sus hijos, ¿cómo hacía y calentaba los purés?, ¿qué les daba de desayunar?, ¿qué cenarían? Para mí jamás ha sido un problema y ahora, todavía menos.

Cuando mi Bichito era pequeña y yo era una madre inexperta que jamás había pasado por esa situación, me incomodaba este hecho. Pero solución rápida, en vez de ir de hotel, nos vamos a un apartamento y cuando mi Bichito tenía 10 meses, nos fuimos una semana a Granada. Según llegamos, hicimos compra y preparé un montón de purés, que nos fuimos llevando a cada salida que hacíamos. Que nos íbamos a las Alpujarras, pues nevera con acumuladores al coche y su comida a cuestas. Que hoy íbamos a La Alhambra, pues ídem de ídem. También llevaba la teta, que la daba siempre que ella quería. No tenía de qué preocuparme, un currusco de pan, un poco de teta y listo. Lleva comiendo entero desde los 18 meses, así que este tema dejó de preocuparme bastante pronto.

Con mi Pequeñín, que quizá debería darnos más pereza, hemos viajado más. La experiencia es un grado, ya no te inquietan las mismas cosas y has cogido práctica en algunas situaciones. Además la alimentación de mi Pequeñín en su primer año de vida ha sido teta, luego si quería pan o cualquier otra cosa que estuviéramos tomando, se lo dábamos. En Mayo fuimos de vacaciones y compré algún potito por si me hacía falta, sólo se comió un poco de uno un día, los demás dos cucharas y hubo que tirarlos, una pena. Desde aquello ni compro ni hago purés. Y es que mi Pequeñín no ha sido de purés en casa y claro, ahí le ves, comiendo lo mismo que nosotros con 15 meses. Ayer había champiñón, no quiso, pues pan, teta y a dormir.

Viajar así es un lujo, lo sé, sin tener que preocuparnos de nada, sabiendo que cualquier cosa les gustará y si no podremos encontrar algo sin rebuscar demasiado. Reconozco que tenemos suerte en este tema, con lo único que hemos tenido que tener cuidado es con la leche y con el marisco con mi Pequeñín hasta ahora. Creo que a veces nosotros mismos nos ponemos barreras fáciles de saltar, nos preocupamos antes de tiempo y anticipamos acontecimientos. He ido a muchos sitios con mis hijos y no hay ni un sólo lugar donde me hayan negado calentarme un puré o un poco de agua para hacerles una papilla.

Si nuestros hijos toman teta, genial, porque la llevamos a la temperatura perfecta y siempre está lista. Si nuestros hijos toman biberón y/o cereales, estoy segura que en cualquier bar o restaurante podrán calentarnos un poco de agua y dárselo. Si nuestros hijos toman purés, nos lo calentarán, seguro y si no podemos llevarlo en un termo. Si no queremos hacerlos porque nos da pereza, podemos comprar unos cuantos potitos en el supermercado. Y si comen entero y son muy especialitos, también lo serán fuera de casa, aunque esto nos preocupe algo más. 

Entiendo que haya cosas que adecuar en los viajes con niños, pero no creo que dejar de hacerlos sea la solución. Yo ya no me voy a un viaje de buceo, porque no voy a bucear con mis hijos, pero adecuo el destino y quizá el alojamiento a ellos (particularmente me da igual hotel que apartamento) y sigo yéndome de vacaciones cada año (si la economía lo permite).

Últimamente cada vez son más los hoteles que disponen de aparatos que nos hacen más sencillo el alojamiento con niños, tronas y microondas en el restaurante, por ejemplo. Jamás me ha ocurrido que me nieguen una habitación por ir con niños, de hecho es que yo voy con dos y nunca he tenido problema, pero sé de familias a las que les han dicho que no había habitaciones siendo falso.

Hay hoteles que no me la cobran por una cama supletoria para mi Bichito y por mi Pequeñín tampoco si duerme con nosotros, por lo que todavía me sale rentable ir a algunos hoteles. La última vez que estuvimos de vacaciones nos dieron una habitación con dos camas de 1,35, las juntamos las dos a la pared y dormimos los cuatro juntitos, pero mi Bichito se mueve como una culebrilla y no hay quien duerma con ella. Hasta hace poco no me han cobrado su desayuno y/o comida y/o cena, pero como el mes que viene hará los 3 años, creo que habrá que estar atentos a la hora de hacer la reserva y buscar el hotel más económico. 

Y vosotros, ¿habéis dejado de viajar desde que tenéis hijos? ¿Habéis tenido algún problema con la alimentación en vacaciones? ¿Dónde soléis reservar en apartamento u hotel?

24 comentarios:

  1. Creo que tal y como dices el secreto está en adecuar el destino y las actividades a los niños y luego organizarse para ver cuáles son las prioridades a la hora de viajar.
    En mi caso con mellizos la cosa es bastante complicada... el año pasado no nos atrevimos a viajar porque lo veíamos todo muy complicado con dos bebés de 7 meses, este año es diferente y haremos unas cuantas escapadas, los nenes duermen genial en el coche durante el viaje, comen de todo con 18 meses, y hay sitios estupendos con ambiente familiar donde lo van a pasar pipa... asique buscaremos un destino y nos lanzamos, aunque con cierto miedo no te vayas a creer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MisMellis, yo también lo creo. La verdad es que a veces la situación nos supera. Yo me fui a la playa cuando mi hija tenía mes y una semana y disfruté mucho. Eso sí teniendo presente lo pequeña que era y las cosas que podíamos y las que no podíamos hacer.
      El año pasado nos fuimos de vacaciones varias veces, cuando mi Pequeñín no tenía ni 5 meses, pero mi Bichito ya tenía dos años y ella disfrutó muchísimo.
      Este año que los dos son ya más grandes, se lo pasan pipa juntos y estoy segura que van a disfrutar muchísimo.
      El miedo es algo normal, siempre y cuando no nos paralice
      Besitos

      Eliminar
  2. La verdad es que la alimentación no me ha supuesto un problema para viajar. También es verdad que la mayoría de veces hemos ido a sitios donde se podía cocinar, pero cuando Peque tenía como nueve o diez meses, no lo recuerdo bien, a Mr. X le invitaron a un congreso en Portugal y para allí que nos fuimos. Le compré potitos a Peque, pero me dijo que me los comiera yo (porque acostumbrado a la comida casera, debieron parecerle aborrecibles y nunca se ha acabado ni uno). Lo solucionamos tirando de teta, pan, y sopa (que allí toman sopa por los codos). Creo que siempre se puede encontrar una solución para no renunciar a los viajes. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, lo de la teta y el pan es el recurso por excelencia, jajajajajaja. Yo creo que siempre se puede encontrar el lugar perfecto para la familia o un lugar donde la familia y sus necesidades encajen.
      Besitos

      Eliminar
  3. Nosotros tampoco hemos dejado de viajar por tener niños. Siempre se puede encontrar el sitio mas adecuado para ir con niños, yo prefiero ir de apartahotel porque tiene las comodidades de un hotel y ademas una pequeña cocina con frigorifico y microondas y donde poder hacer un pure si lo necesitas. En nuestro caso Mayor enseguida comió lo que todos asi que no recuerdo unas vacaciones donde tuviera que hacer pures, eso si, me llevaba algún potito por si algún día no quería la comida y lo prefería. Y con Pequeño pues nos iremos adecuando a sus circunstancias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Treintañera, sí, yo también lo creo. Hay veces que hay que cambiar algunas cosas, pero no por ello se tiene que renunciar a salir. A mí también me gustan los apartahoteles, pero a veces se suben a la parra. Lo importante es saber adaptarse y no ponerse nerviosos si un día no tiene apetito o no le gusta lo que hay.
      Besitos

      Eliminar
  4. Hola! Nunca había leído tu blog, y prometo hacerlo de ahora en adelante, ya que este tema, en concreto, me preocupa bastante. Te explico, yo SÍ estoy paralizada por el miedo, y todavía no me he ido de vacaciones a ningun sitio. Tengo mellizas de casi 22 meses ya, y el año pasado no me atreví, y éste, creo que voy por el camino. Debo de ser un bicho raro, por lo que contáis por aqui... y me gustaría cambiar de chip, la verdad, pero me puede el miedo.
    En mi caso, personalmente, no es por la comida. Poco a poco, van comiendo los trozos, y se van adaptando, y una de ellas aún come teta. El problema lo tengo con DORMIR. Hemos intentado varias veces ir al apartamento de mis padres en la playa, y es IMPOSIBLE, no quieren ni dormir siesta, por las noches desubicadas llorando... y ha sido tan, tan horrible la experiencia, que nos hemos vuelto a casa ya un par de veces (está a una hora de nuestra casa), por lo cual, y visto lo visto, no me veo cogiendo un avión y tener que volverme..jajajja!

    Espero que me aconsejéis, si a alguna le ha pasado! Gracias a todas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silk, bienvenida. Si yo puedo echarte una mano con tus medios, aquí me tienes. Leo que la comida superada, hablemos ahora del sueño. Con respecto a coger un avión, creo que mejor dejarlo para más adelante. Lo primordial ahora es conseguir pasar unos días en familia juntos pudiendo descansar.

      Cuando habéis ido al aparatamento de tus padres, estaban tus padres?
      Tienen algún muñeco de apego a la hora de dormir y os lo habéis llevado?
      Las sábanas y/o cuna es la misma?

      A veces nuestros hijos se desubican mucho y quizá sea por eso, hay que intentar que el ambiente sea relajado.

      ¿Has probado a dormir con ellas (no sé si esto lo haces a menudo)? ¿Han variado sus rutinas mientras estábais allí?

      Mi Bichito cuando era una recién nacida nos fuimos a casa de mi madre y nos tuvimos que volver al día siguiente porque el calor era insoportable y la pobre no podía descansar, sin embargo, al mes.

      Yo te planteo ideas y tú me corriges o me dices que no, si quieres y estás más tranquila podemos hablarlo directamente por mail: construyendounafamilia@gmail.com.

      Besitos

      Eliminar
    2. Eres un verdadero encanto Suu. Te agradezco muchísimo tu interés. Es que muchas veces cuando lo explico, la gente me mira como un bicho raro, así que es de agradecer que no lo veas así, por lo menos.

      Pues te explico, cuando hemos ido al apartamento sí están mis padres. Les llevo a una su ovejita y la luna musical; y a la otra, su chupete, su dou dou y su vaquita, además de oootra luna musical que tuvimos que comprale porque de repente hace un mes, empezó a tener miedo a la oscuridad...jijiji..

      Lo que sí es verdad es que tenemos que llevarnos 2 cunas de viaje, y claro, ni el colchón ni la cuna son tan cómodos como las que tenemos en casa.
      Hay más ruido que en casa también, aunque menos calor.

      Para la siesta, sí que con la teta, me acuesto con la que aún mama, pero está como mirándolo todo, y no se relaja, por lo que la siesta al garete.

      Las rutinas, pues para nosotros, son imprescindibles al tener mellis, porque ha sido un alivio en muchos momentos para coordinar sus siestas y la hora de dormir por la noche y así poder mi maridín y yo disfrutar de un tiempo de relax para comer y descansar un poco.
      Pero las rutinas tienen también su lado negativo, y es cuando uno se las intenta saltar.

      En fin, no sé si es que al acostumbrarlas a rutinas, salimos de ellas y ya no funciona, que se desubican y se sienten inseguras, o que simplemente son especiales para dormir.

      Además comentarte, que llevábamos casi 2 meses con continuos despertares de Lucía durante la noche, pidiéndome la mano después de la teta, y de media más de una hora y media para dormirla. Y de repente, ya cansados, hemos decidido cambiar radicalmente de sistema. Y ha sido ponerlas juntas en la misma habitación y así se hagan compañía, y llevamos 2 días, y parece que va funcionando. Crucemos dedos, porque con los nenes, nunca se sabe...

      Muchísimas gracias!!!!

      Eliminar
    3. Silk, yo te doy mi opinión sobre el tema, aunque no soy una experta, pero a veces hacemos algo que cambia la situación, como lo de ponerlas juntas. Es sólo lo que se me ocurre, a ver si te sirve algo:
      Sé que a veces no es factible y es imposible, pero debéis de intentar ir sólo vosotros y ver cómo se comportan. Seguramente estén más excitadas que de costumbre, si además de un lugar extraño se le une gente con la que no suelen estar, es suficiente para descolocarse del todo.
      Mi Bichito el colchón de la cuna de viaje no le gustaba nada, le hacía sudar la cabeza en exceso, tuve que ponerla en una cama directamente. Con mi Pequeñín compré un colchón de cuna y lo puse en la cuna de viaje y mano de santo.
      Respecto a la siesta no sé si utilizáis carro o porteáis a vuestras pequeñas, pero intentar por ejemplo que duerman dando un paseo, seguro que al final con el vaivén se duermen un ratito. Ya tendréis momento para ocuparos de eso si conseguís pasar un día fuera de casa.
      Yo me he ido de vacaciones con mi Bichito y he seguido las mismas rutinas, porque para mí era imprescindible su descanso. Las vacaciones son para disfrutar y si tú no vas a disfrutar porque las ves descolocadas, mejor ceñirse a sus rutinas y luego ir cambiándolas poco a poco, no sé si me explico. Si las acuestas normalmente a las 21:00, el primer día acuéstalas a la misma hora, el siguiente quizá intenta 15-30 minutos más tarde, el tercero salir a cenar… por ejemplo.
      No sé si les dejas agua en la cuna, yo lo he hecho con mis dos hijos y más ahora con el calor que hace. Muchas veces tienen sed y nos llaman para que se la acerquemos. Mis hijos tienen un vaso que no gotea y yo les escucho a veces beber y volver a quedarse dormidos.
      Los cambios a veces son buenos y nos encaminan a la mejora. Mis hijos duermen juntos, a medio metro el uno del otro y yo estoy encantada de que así sea. No se despiertan entre ellos y creo que a mi Pequeñín ver a su hermana le tranquiliza.
      Espero que algo de lo que te digo te sirva. Ya sabes donde estoy.
      Besitos!!!!

      Eliminar
    4. Muchas gracias por tus consejos Suu. La verdad es que me dan qué pensar! Ya casi me has convencido para lanzarme y mandar muy lejos al miedo, que me tiene paralizada... Te prometo que lo voy a meditar, ya te iré informando por aqui,o al mail.
      Me ha encantado leerte, y aqui ya tienes una fan seguidora de tu blog.Es más, ahora mismo le voy a dar a "Me gusta" al facebook! jajjajja

      Gracias de nuevo! Muchos besos!!

      Eliminar
    5. Silk, muchísimas de nadas, para eso estamos. A veces es muy difícil dar ese paso, unas veces sale bien y otras sale mal, pero que nada ni nadie te retenga para intentarlo de nuevo.

      No dejes de informarme.

      Muchos besitos

      Eliminar
  5. Hola!
    Yo estoy precisamente ahora en esa tesitura.
    Estamos planeando nuestras vacaciones a Madeira con nuestros mellizos de 10 meses y tengo mil dudas.
    La primera y principal es que no sé si es mejor quedarnos en un aparthotel con nevera y cocinita para hacer los purés o irnos a una habitación de hotel standard donde nos los puedan preparar (claro eso cuando encuentre el hotel en el que nos puedan colocar 2 cunas en la habitación...)
    Tengo muchísima ilusión por nuestras primeras vacaciones pero tengo miedo a la hora de tomar las decisiones
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, yo creo que la primera vez es la que más cuesta, porque hasta que no pasas no te das cuenta que, en la mayoría de los casos, te has preocupado más de la cuenta. Yo la primera vez fui a un apartamento para poder hacer yo los purés, la cena y acostarnos prontito. Ahora que no tengo problema, que sé que es sencillo y dejo que toda fluya, me da lo mismo una cosa que otra, porque lo que intento es hacer lo menos posible.

      Pero ante la duda yo me iría a un apartamento porque si existiera algún problema, tú podrías hacerte cargo de todo si no encuentras unos potitos o lo que sea. Pero te animo a que os vayáis, a que disfrutéis, a que por lo menos lo intentéis, porque seguro que necesitáis unas vacaciones juntos.

      Si algo te preocupa y yo puedo ayudarte, ya sabes donde encontrarme ;)

      Besitos

      Eliminar
  6. Nosotros con P. hicimos muchos viajes, con A. también hemos hecho aunque algunos menos por el tema económico. Buscando un destino adecuado disfrutamos todos.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo misma, el equilibrio está en buscar un lugar adecuado para todo, tanto para los hijos como económicamente hablando, verdad?

      Besitos

      Eliminar
  7. Pues yo creo igual que tu- Nosotros cuando hemos tenido que viajar hemos viajado, cuando hemos tenido que salir a comer o cenar hemos salido... y no he tenido ningún problemas mas allá de que haya comida adecuada para mis hijos, pero vamos en la vida me han negado calentarme un puré o un bibe o en hacerme una tortilla francesa para mis hijos a pesar de no estar en la carta...

    La gente se hace los problemas ellos solos, cuando hay cosas de lo mas natutal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. London, a mí jamás me han negado calentarme o agua o un puré o cualquier otra cosa. Lo único que a mis hijos no le gusta esa socorrida tortilla que con un huevo pueden hacerte en cualquier sitio.

      Sí que es cierto que a veces nosotros mismos creamos un abismo que parece insalvable en algunas situaciones.

      Besitos

      Eliminar
  8. Nosotros no tenemos problemas tampoco, cuando hemos salido me he ocupado yo de su comida siempre, era muy pequeña entonces, ahora es más mayor, y no tengo claro si iremos de hotel o no...todavía, pero no creo que tenga problemas, ahora más o menos se adapta a comer de todo, y si no ya me las ingeniaré...aunque si uno va de hotel sí que parece algo más complicado, ya que no puedes ponerte a cocinar tu.

    Un besazo Suu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paris, lo importante es que nuestra preocupación no nos paralice y nos prive de viajar con nuestros hijos. Sea como sea, lo que hay que intentar es apañarse sea como sea, buscar alternativas.

      Besitos

      Eliminar
  9. Nosotros es que somos de preocuparnos poco por todo. Cuando el peque era más pequeño, como dices, teta y nos llevábamos algún potito que como le gustaban tanto o más que mis purés pues no había problema, de más mayor, le encantan los chocos fritos y las croquetas así que por lo menos por aquí tiene la comida asegurada. En las salidas siempre llevamos fruta (que le encantan), galletas, quizás un petit de beber...más lo que pille por ahí y la teta...de hambre no se muere, seguro. Si no come muy bien ya lo compensaremos a la vuelta. Sobre todo escoger el sitio y las cosas que hacer, como dices y tomarse las cosas con filosofía, que la vida son dos días y no vamos a dejar de disfrutarla por la comida del niño...digo yo
    Muac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Gallina Pintadita, me encanta esa filosofía, la de preocuparse poco. Yo creo que lo mejor es relajarse, si no come un día no pasa nada. Lo que no podemos pretender es que si no le gusta la tortilla francesa como a mis hijos, se la coma en un restaurante.

      Besitos

      Eliminar
  10. Estuve investigando mucho como mejorar la alimentacion de mi bebé y la verdad es que hay muchas opciones dando vueltas... en este momento vi algunas interesantes novedades de alimentos para bebé aca: www.nutri-baby.com, parece interesante, quizas ustedes tengan alguna opinión al respecto. Saludos!

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando