viernes, 13 de julio de 2012

Pondremos rumbo a Endor

Esta madrugada pondremos rumbo a Endor, en nuestra nave recién pintada y es que, a veces, las estrellas se hinchan y sacan pecho. Iremos a reunirnos con nuestros amigos y a disfrutar juntos de un fin de semana estupendo.

A las 5:00 de la mañana nos encaminaremos para aprovechar un fin de semana muy especial en el que nuestros hijos compartirán juegos y nosotros buena comida, bebida y charleta. Hace un mes vinieron a nuestra casa y me parece que hace un siglo que no les veo. Estoy deseando ponerme en camino y poder abrazar a mis amigos.

La semana ha ido bien, como siempre no hemos parado y he aprovechado a ver a algunas amigas. Ayer decidimos quedarnos en casa a poner lavadoras, doblar ropas, recoger la casa y hacer un estupendo gazpacho para acompañar los chuletones a la barbacoa del sábado. Mientras yo me encontrada enfrascada en la cocina, se me ocurrió asomar la cabeza por la puerta y ¡Ah, horror! Aquello más que un campo de batalla parecía que había pasado un huracán. Además de que habían sacado mis preciosos hijos todos los juguetes de las cuatro gavetas y de los cuatro cajones, habían dado la vuelta a una caja con cuadrados, me habían quitado, sin que yo me diera cuenta, la bolsa llena de ropa interior esperando a que la doblara. ¡¡¡Madre mía qué casa!!! Ya no supe si reír o llorar, si unirme a ellos y tirar por el suelo la ropa de la secadora que acaba de recoger, o pillarme el cabreo del siglo. Si es que entre tanto muñeco, ropas y cachivaches, casi ni los encuentro.

Increíblemente mi Bichito cuando me vio se puso a recoger y lo hizo sin rechistar, cantando y ayudándome en todo. Y me sentí especialmente orgullosa, aunque no me duró mucho porque en la cena, cuando estábamos con el postre y mi Pequeñín derramó el yogur, ella, por no ser menos y llamar toda mi atención, lo tiró en la mesa y en el suelo y me dijo que me necesitaba porque no podía recoger el recipiente. Perdí los nervios, me enfadé, la levanté la voz y me los llevé a los dos a la cama. La verdad es que no opuso resistencia, no se puso a llorar y se quedó allí, tumbada en la cama dando patadas a la pared mientras yo le daba el pecho a mi Pequeñín. Poco a poco fui calmándome y la pedí perdón por gritarla aunque la dije que no me parecía bien lo que había hecho y ella, con una sonrisa, me perdonó.

A veces nuestros hijos nos sacan de nuestras casillas y es cierto que el final del día es el momento más propicio, nosotros estamos cansado y ellos también. Entorno el mía culpa, no por haberme enfadado porque realmente me pareció mal su aptitud, sino por levantarla la voz y es que la adulta soy yo. Me siento mal por ello y, aunque la pedí perdón, hoy estoy un pco triste. Sin embargo, cuando ella me ha despertado de madrugada para que la llevara a hacer pis, me ha dado un abrazo enorme y ha apoyado su cabeza en mi hombro. Me maravilla la capacidad de perdonar que tiene y el amor que desprenden sus abrazos.

Aprovecho para recordaros los dos sorteos que todavía están en marcha por si no os habéis apuntado: Monsters With Love y Vaya Telita Diseño Exclusivo. Estoy segura que os van a encantar.

Disfrutar del fin de semana, nosotros lo haremos y a mí me vendrá muy bien unos cuantos kilómetros y la compañía de mis amigas para liberar tensiones.

¡Besitos a todos!

17 comentarios:

  1. jejeje... Yo voy a ir en el Halcón Milenario conducido por la mismísima Leia de Endor y con pequeño Jedi custodiado por Alex AKA la rompehuevos.... jajaja... Tiembla ENDOR!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LadyA, tú es que tienes un sitio privilegiado!!!!
      Por favor, por favor, por favor, aleja a ALEX de los huevos, que nos quedamos sin cena el sábado!!!!

      Besitos y mañana por fin podremos abrazarnos de nuevo

      Eliminar
  2. Pasadlo genial!!! Seguro que el lunes estás nuevecita.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo misma, gracias preciosa!!! El lunes tendré una nueva perspectiva, ya os lo contaré.

      Besitos

      Eliminar
  3. Entiendo esa culpabilidad, pero yo creo que eso nos pasa a todas! Si nos pasamos de rosca hay que saber perdir perdón y ellos saben perdonar, por suerte!!
    Besitos y disfrutad muchooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, uff, no dejo de acordarme de su carita y sé que nos pasa a todas, pero eso no me hace sentir mejor.

      Besitos

      Eliminar
  4. joooo, yo quiero ir :_-_-_-_-
    pasadlo muy bien, abrazaros mucho y no os olvideis de nosotras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estanjana, jamás me olvido de vosotras, os tendremos muy presentes, os quiero mucho.

      Besitos

      Eliminar
  5. Somos humanas, pero como dices es increíble su capacidad para olvidar y perdonar.
    Disfrutad mucho!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol, lo sé, hay veces que nos cuesta retener nuestros impulsos, pero es que cada vez que me pasa me siento tan mal. Me veo que tengo una posición privilegiada y que en vez de tratarla de tú a tú como siempre, ejerzo por encima y me siento fatal. Intento que sean muy pocas veces, las mínimas, pero ojalá que no ocurrieran nunca.

      Gracias, lo pasaremos genial, estoy segura.

      Besitos

      Eliminar
  6. Ay es que cuando llega la noche el cansancio hace mella en todos. Ojalá supiéramos perdonar tan rápido como ellos :).
    Disfrutad del fin, el Lunes seguro que estás cargada de energía positiva ;D.

    Besotes!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Cucolinet, pues sí, hace mella en todos.

      Besitos

      Eliminar
  7. Eso nos pasa a todos. A veces más de lo que uno querría. Somos humanas, ojalá pudiéramos aprender a no portarnos así verdad?
    Espero que os lo paséis genial!!!!!
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gallina Pintadita, sí, si todo eso lo sé, pero joo, me da mucha rabia.

      Besitos

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando