jueves, 20 de septiembre de 2012

Adaptaciones y primer año de cole

El lunes de la semana pasada empezaron ambos sus respectivas adaptaciones. Mi Bichito iba súper contenta al cole, mi Pequeñín por más que se lo dijimos nunca comprendió a dónde se dirigía hasta que su padre le llevó el primer día a la escuela infantil. El lunes yo tuve que ir a la eco del primer trimestre y no pude acompañarlos, suerte que era el último día de vacaciones de mi marido.

Mi Bichito se lo pasó genial, disfrutó mucho en el cole de mayores, conoció a su profe y algún amiguito y disfrutó muchísimo. Su hermano, por el contrario, se tiró un buen rato llorando y cuando su padre le recogió tenía marcas en la cara como de alergia a las lágrimas. Lo pasó mal, bastante mal. El segundo día, que también fueron 30 minutos, fue más de lo mismo, pero esta vez los llevé yo. Mi Pequeñín intentaba agarrarse a mí cual pulpo y fue muy difícil dejarle allí e irme escuchando sus lloros. Se me partía el alma escucharle y saber que si iba se calmaría.

El tercer día fue algo mejor para mi Pequeñín y peor para mi Bichito. Aunque mi Pequeñín se quedó llorando, me dijeron que no le duró mucho. Para mí una eternidad, pero sabiendo que los otros dos días había estado la mitad del tiempo llorando, creo que habíamos avanzado algo. Mi Bichito ese día salió al patio y claro, comprendió que las normas no son las mismas. La echaron arena y la mancharon su precioso baby nuevo y también las zapatillas. Había olvidado que el día anterior era ella la que echaba arena a su hermano por la ropa, por los pies e incluso por la cabeza. Salió llorando por su baby sucio, pero la expliqué que no ocurría nada, que mami lo lavaba y ya está. La costó tranquilizarse, pero se calmó y me explicó que cuando la mancharan el baby me lo traería para que yo lo lavara.

La semana transcurrió más o menos, los dos días siguientes fueron mejor, mi Bichito genial, pero mi Pequeñín se quedaba llorando y, aunque a la puerta llegaba perfectamente, cuando se abría se agarraba a mí tan fuertemente que parecía que me lo arrebataban. Me dijeron que no estaba ni un minuto llorando pero a mí me daba la sensación de que le abandonaba.

Y entonces llegó este lunes, horario completo y ampliado y su padre llevó a los dos. Mi Bichito genial, como siempre y mi Pequeñín descubrió que allí le dan de desayunar. Así que ahora ni se gira para despedir a su padre, entra como una flecha en la clase y se coloca para ponerse a desayunar. Si cuando dicen que a los hombres se les gana con el estómago...

Lo peor del cole de mi Bichito es la profesora y es que para mandarles callar les dice: “Cremallera”, pero lo peor es que cuando hacen algo que a ella no le gusta les pone un cero. Así, como os lo cuento, con tres añitos y su primera semana de adaptación, si se asoman a la ventana a ver a otros niños, la profesora les regala un cero a cada uno de ellos: "Fulanito un cero, Menganito un cero,...". No me gusta, pero no sé qué puedo hacer. He pensado en hablar con ella o con la directora, pero después he preferido decirle a mi hija que en casa no nos gustan los ceros y que no nos gustan las calificaciones. Si veo que esta conducta u otras de este tipo persisten, tendré que pedir una tutoría, aunque no sé cómo narices voy a poder ir.

Por lo menos después de una semana mis hijos están totalmente adaptados a sus respectivos colegios. Mi Bichito encima tiene la suerte de compartir clase con dos vecinos y compartir colegio, desayunos, comedor y actividades extraescolares con una amiguita muy especial de la guarde del año pasado que quiere muchísimo.

Los horarios les está costando un poquito y es que llegan al final del día muertos de sueño y cansancio. Intento acostarles entre las 20:30 y las 21:00 y duermen 11 horas del tirón. Mi Bichito no duerme siesta en el cole y mi Pequeñín apenas una hora porque todavía hay muchos niños adaptándose. Estoy segura que están deseando que llegue el viernes para descansar y yo con ellos…

Y a vosotros, ¿cómo os han ido las respectivas adaptaciones?

31 comentarios:

  1. Hola preciosa!
    Me alegro de que Pequeñín esté contento con su desayuno (me encanta, qué tío) y que Bichito esté contenta en su cole. Ainsss, qué rollo esto de las adaptaciones. A mi lo de los ceros me parece una barbaridad, intenta minimizarlo en casa.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo misma, es un zampón y si tienes comida él se enamora de ti. A mí también me lo parece, no comprendo cómo una profesora puede calificarlos tan a la ligera.

      Besitos

      Eliminar
  2. Con una playstation se noa conquista más rápido aún ;-)
    Feliz adaptación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Papalobo, te puedo asegurar que si tú le das una playstation a mi Pequeñín, intentará morderla y al ver que no se la puede comer, te mirará preguntándose dónde esta la comida.

      Besitos

      Eliminar
  3. Lo de la profesora me parece desorbitado, no estamos en los tiempos de antes porfavor!!!!

    Me alegro que se hayan adaptado tan bien y ahora vayan felices a sus respectivos coles.

    Un besazo enorme familia y si tienes que pedir una tutoria ni te cortes, yo lo haría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, a mí también, además la profesora no debe de tener más años que yo, así que rondará los treinta.

      Intentaré evitarlo un poco, al fin y al cabo son tres años y no creo que porque yo le diga que eso no está bien, lo cambie. De todas formas a mi Bichito ya le he dicho que no nos gustan las calificaciones y eso que el otro día vino con un 10.

      Besitos

      Eliminar
  4. Pequeñin y Bichito son unos campeones!!! Me dejas loca con lo de la profesora de Bichito... Muak!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, sí que lo son. Lo de la profesora es increíble, la verdad, yo cuando la escuché me quedé alucinada.

      Besitos

      Eliminar
  5. Me has dejado helada con lo de los ceros... qué fuerte...
    Nosotros andamos "por días". Al principio fenomenal, pero ahora ya se ha dado cuenta de que esto es para todos los días, y le está costando más. Algunos días se queda llorando, la pobre.
    Lo de las horas de sueño... en su cole no empiezan con la siesta hasta la semana que viene, y llega a casa tan excitada que no hay forma de que la duerma al llegar. Total, que a las 8:30 a la cama, aunque a veces no se duerme hasta las 9:30, y duerme del tirón hasta las 7:30. Pero le faltan horas, se le nota...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresavet, yo también me quedé como tú.

      Joo, pobrecita. qué difíciles son estos días. Ayer mi Bichito prefirió no ir a matronatación y quedarse dormida en su cama, estaba destrozada la pobre. Les faltan muchas horas de sueño...

      Besitos

      Eliminar
  6. Pues vaya con lo del cero, y siendo tan pequeñitos...
    Peque lleva la adaptación bastante regular, ya lo sabes...Mucha paciencia y a esperar que poco a poco se sienta más a gusto allí.
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, pues sí, a mí no me parece una conducta ni lógica ni normal.

      Poco a poco parecen que se van adaptándose, aunque a unos les cuesta más que a otros.

      Besitos

      Eliminar
  7. En el cole de mi hijo cuando hacían algo bien les ponían una pegatina en la camiseta con una carita sonriente. Puede parecer una tontería, pero a los de tres años les supone un estímulo increíble recibir la pegatina y todos querían hacer méritos para conseguirla. Creo que es mejor darle a los niños estímulos positivos que refuercen las buenas conductas, pero piensa que el "cero" para ellos no tiene el mismo significado que para los mayores, es solo algo negativo que va aparejado a una conducta que no deben repetir. A nosotros nos suena mal, pero para los niños no tiene esa connotación peyorativa, creo que no debes darle más importancia, seguro que es algo transitorio y cuando su seño tenga organizada la clase y haya conseguido establecer unas pautas de comportamiento dejará de dar "ceros"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, en la guarde le ponían una cara sonriente, pero no creo que haya que calificarles, para ellos un "cero" es una mala conducta, en eso estamos de acuerdo, pero yo no creo que lo que hicieron fuera una mala conducta. Al final, se irán con que un 0 es algo muy malo y un 10 lo mejor y crecerán con esa idea. Ya habrá tiempo para ponerles notas, no creo que sea el momento. Me parece una manera muy poco acertada.

      Besitos

      Eliminar
  8. Vaya, qué bien que se esté encarrilando la cosa. lo del pulpo me suena, esa es justo la actitud de David. Mamá no quiero ir al cole, todo esto cogiendo su mochila y chuchándome para salir ¿? muy contento mientras espera pero en el momento de la separación...no se de donde saca tantas manos para agarrarse y yo para chafarse, pero le dura poco y sale feliz.
    Lo de los cero me parece de lo más fuerte del mundo. Y supongo que hablar con ella no te servirá de nada, una mierda. Menos mal que estás ahí para compensar.
    Besazos guapa y me gusta no leer que estás físicamente mal, aunque supongo que lo estarás , pero por lo menos este rato lo has olvidado un poco.
    Muac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, madre mía, de dónde le salen tantos brazos???? Jajajajajaja.

      A mí lo de los ceros me dejó petrificada y no sabía si decirla algo o esperar. Prefiero explicarle en casa, pero es que me puso un cero mi hija por la noche porque no le gustaba la cena!!!

      No me encuentro nada bien y ayer mucho menos, pero a veces se olvida, por supuesto ;)

      Besitos

      Eliminar
  9. Ja, ja, ja, si al menos por el desayuno ya va contento mira que bien.

    Lo de la profesora me parece... en fin, creo que alguien que atiende a niños tan pequeños debería de tener algo más de sentido común. Creo que el tratarlo en casa, como habéis hecho, es importante.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol, es un zampón. Tú vienes a mi casa y traes comida y sale a por tí de debajo de mis piernas antes de que hayas cruzado el umbral.

      Lo de la profe no tiene nombre, pero espero que podamos ayudar a mi Bichito a comprender que esa no es manera de decir las cosas. Si viene con más cosas hablaré con su profesora

      Besitos

      Eliminar
  10. Su, sólo he podido quedarme con lo de que duermen 11 horas del tirón, aaaaaaah!!!!! ;-)

    Bueno, en serio, me alegro de que no haya sido excesivamente duro. A ver qué va pasando con esa profe...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bichilla, la envidia es mu mala, jajajajajajajaja. Ambos son de buen dormir. A mi Pequeñín le costó más madurar el sueño, pero lo hizo hace pocos meses y desde entonces yo no me levanto a mitad de la noche a menos que tengan sed o pis.

      Besitos

      Eliminar
  11. Tu Pequeñin es genial!! De buen comer! jajajaj
    Y lo de la profe de Bichito me parece horrible..... "Cremallera" para q se callen?? Pero que son niños! Y ceros por tener una mala conducta.....uffff!! Que dificil!!! Yo ya estoy temblando pensando en la profe q le tocará a Nahia en el cole el año que viene! A mi me parece super importante, porque se convierte en su figura de apego durante muchas horas.... Pero bueno, como te han dicho no creo que te sirva de mucho hablar tu sola con ella... Intenta hablar con otras mamis a ver que les parece a ellas. Porque una cosa es ir tu sola, y otra ir todas las mamis/papis juntas....
    Muchos besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema, es de buen comer, pero ayer los champiñones se los comió su padre, jajajajajaja.

      Me cuesta mucho entender el comportamiento de la profesora, la verdad. Sé que a algunos padres tampoco les parecería bien, pero no creo que se metan.

      Besitos!!!

      Eliminar
  12. Me alegro que estén adaptados aunque la transición de la adaptación sea tan angustiosa y aunque sea corta, para nosotras es larguísima. Respecto a los ceros no entiendo como pueden educar o enseñar así, porque los maestros hacen las dos cosas. ¡Madre mía! Intenta que pase desapercibido lo más que puedas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paulina, me alegro muchísimo que no se haya dilatado demasiado en el tiempo y que ya estén adaptados totalmente.

      Lo de la profesora me tiene alucinada porque no comprendo esa aptitud con los niños. Intento no hablar de ella delante de mi Bichito porque se me nota y no quiero volcar mis sentimientos en ella.

      Besitos

      Eliminar
  13. ¿?

    ¿Porqué dejarlos llorar para dormir es un problema y dejarlos llorar en la guarderia no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, me lo preguntas en serio?? Igualito es dejar a un niño cuando no tienes otro remedio, con personas cualificadas que se encargan de cubrir sus necesidades y de atenderle, que dejarle a oscuras llorando en su cuarto solo mientras llora pidiendo nuestra presencia. Eso en el mejor de los casos.

      Desde luego que sí para mí sí es diferente, aunque tú no seas capaz de ver las diferencias

      Eliminar
  14. Pues si, lo siento, no veo mucha diferencia.
    En cuanto a lo de "no tienes más remedio" lo mismo podrán decir algunos padres que no consiguen que su hijo duerma por las noches y que tienen que trabajar al día siguiente.
    El "método", según dicen, sólo implica una o dos noches de lloros (un rato).
    Te diré que nosotros no aplicamos el "método" con nuestra hija y tampoco la llevamos a la guardería pero puedo entender a la gente que lo aplica por desesperación, insisto por desesperación, no por comodidad.
    Por desesperación entiendo tener que trabajar los dos, madrugar, niño que le cuesta mucho dormir y tarda en coger el sueño que despierta mucho y padres que se desvelan con facilidad, en fin...
    Nosotros tuvimos épocas bastante complicadas que sobrellevamos porque yo aguanto bastante durmiendo poco (no todo el mundo tiene ese aguante) y la madre estaba en excedencia (por tanto renunciando al aspecto económico con lo que conlleva).
    A mi me parece cruel la gente que lo hace por comodidad pero entiendo que tal como está montado el mundo pueda ser necesario. Igualmente con la guardería, no me gusta la gente que los lleva por tener más tiempo libre pero entiendo que a veces no haya más remedio.
    Espero haberme explicado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, te invito entonces a que te leas el libro porque no son sólo dos noches sino son incluso semanas. Te invito a que leas a madres que han limpiado el vómito de sus hijos y los han vuelto a meter en la cuna con el sofoco porque este hombre dice que sus hijos de poco más de seis meses les están tomando el pelo y les están manipulando. Y al rato el pequeño ha vuelto a vomitar. Te invito a que leas a muchos padres que hablan de las consecuencias del "método", te invito a que hables con alguna amiga mía que lo ha aplicado porque estaba desesperada y lloraba como una magdalena cuando leyó las nuevas declaraciones de Estivill. Te invito a que te adentres más en este tema y leas realmente cómo se aplica el "método". Yo lo hice y quedé horrorizada.

      Yo tampoco concibo a esas personas que llevan a sus hijos a las guarderías para tener más tiempo para ellas. Yo creo que las escuelas infantiles están sólo para personas que lo necesitan, si necesitas que alguien se quede con tus hijos para hacer lo que sea, existen otros muchos lugares y otras muchas posibilidades.

      Yo tengo la suerte de estar contenta con la escuela infantil a la que ahora sólo va mi hijo, con sus cuidadoras y con su dirección. Me he implicado en ella siendo la presidenta del AMPA e intento que todo fluya de la mejor manera posible. Pero en julio del año que viene yo no llevaré a mi hijo ni a mi hija al cole porque estaré de permiso maternal, porque no creo que así tenga más tiempo para dedicarle a mi recien nacido, sino que así tendremos más tiempo de estar mis tres hijos y yo juntos. Quizá luega mi marido tenga que dejarme un rato para irme a gritar porque estoy de los nervios, pero es mi familia y yo quiero pasar con ella el mayor tiempo posible.

      Así que me extraña que una persona no sea capaz de ver las diferencias entre una cosa y otra. Desde luego yo sí las veo, además creo que hay un abismo entre ambas, pero está claro que depende de la persona que lo mire.

      Eliminar
  15. Yo el libro ni lo he leido ni tengo la más mínima intención de hacerlo. Antes me pongo pinzas en los párpados para no dormirme que aplicarlo. De todas formas me he hartado de leer a muchos padres que aseguran que con 2 o incluso 1 día de aplicación se ha producido el milagro y sus niños duermen del tirón 6, 8 o no sé cuantas horas. ¿Mienten?, a mi también me resulta difícil creerles pero no sé, no le veo mucho sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, un familiar me dijo una vez que después de dos horas llorando dos días, su hijo, que no llegaba al año, empezó a dormir perfectamente sin reclamarles. Yo no sé si es verdad o si del puro agotamiento dejó de llorar o del pensamiento de ese pequeño porque aún llamando a sus padres ellos no acudían a su llamada dejó de hacerlo.

      Yo no soy capaz de escuchar llorar a mis hijos más de medio segundo, es que no puedo, se me reconcome el alma y mi corazón se parte en mil pedazos. Yo tampoco soy de mucho dormir, pero también me agoto, pero jamás aplicaría ese método por muy desesperada que estuviera. Existen otras muchas cosas, reales profesionales sobre el sueño de los niños que pueden ayudar a esas familias a entender el sueño de sus hijos que cuando les ofreces varios de esos libros se niegan a leerlos. El colecho también puede ser una opción, pero yo se lo he sugerido a algunas personas y han preferido dejar llorar a sus hijos que llevarlos a la cama con ellos. Yo no creo que este método deba ser aplicado y me entristece saber que una familia lo ha llevado a cabo.

      Eliminar
  16. Born herve peugnet in 1957 in northern france, Herve Leger studied sculpture and art history in paris before leaving school to become a hairdresser, then a hat maker and eventually deciding to pursue fashion design. In the early 1980’s he met karl lagerfeld who encouraged his career in fashion and suggested he change his surname to leger because peugnet would be too difficult for american’s to pronounce. He became Long bandage dress and after working for fashion houses such as fendi, chanel and lanvin, in 1985 he launched his own namesake line. Then in the early 90’s he created his ticket to fame, one of the defining styles of the decade, the Yellow bandage dress. Formed from dozens of elasticated bandage-style strips of knitted cloth, the iconic dress creates a body-sculpting, skintight silhouette.

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando