viernes, 7 de diciembre de 2012

Falta de empatía

Últimamente tanto hablar de mi reposo que no os cuento algunas cosas que me impactan en el poco tiempo en el que interactúo con otras personas cara a cara. Estar en casa en reposo me ha quitado, entre otras cosas, la comunicación verbal tangible, pudiendo tocar a la otra persona, ver sus gestos, lo que su cuerpo dice que su boca no.

A mí la expresión corporal me dice mucho de las personas. Soy una gran observadora y me gustan las personas que gesticulan y que muestran cariño con sus actos. Y echo de menos este tipo de conversación, aunque a veces es mejor no hablar con ciertas personas...

Yo he tenido muy buenos partos, he tenido la suerte de encontrar en todo momento personas que me han apoyado, han compartido conmigo con una sonrisa los momentos más importantes en la vida de mi marido y la mía y eso, para la tranquilidad de una, es vital. Siempre he hablado bien de los profesionales que me han atendido en el Hospital Infanta Leonor... hasta hoy.

El lunes que estuve en el hospital, mientras monitorizaban mis contracciones, compartí camilla y monitores con una niña. Tenía 16 años, cumplidos el pasado 23 de noviembre y acababa de romper la bolsa. Estaba empapada, asustada y sin saber muy bien qué era lo que iba a ocurrir a partir de ese momento. De hecho incluso me preguntó si se le podía caer el niño. La faltaba información, pero la presencia de su madre la ayudaba a sentirse relajada. Estaba muerta de miedo y no era para menos, recuerdo en mi primer parto que yo también tuve miedo a lo desconocido, al dolor, a que todo saliera bien y yo ya tenía 30 años. Crucé unas pocas palabras con ella y con su madre, pero suficientes para que encomendara la adolescente a Dios mi Pizquita, lo cual me resultó tremendamente entrañable.

Mientras una jovencísima matrona, muy cariñosa, le ponía el monitor y la decía que no se preocupara que ahora pasaba su madre, apareció un matrón bastante más mayor que increpó a la joven porque allí no podía estar su madre:
Matrón (refieriéndose a mí): Fíjate si esta mujer pide que esté su marido, no podemos dejar que pasen todos los acompañantes y esta mujer tiene el mismo derecho que tú a que alguien la acompañe.
Suu (desde la camilla más alejada): Yo también quiero que pase su madre.
Matrón: Además, no debería pasar tu madre, sino tu pareja. Aquí sólo pueden pasar las parejas de las embarazadas.
Suu (y las mujeres que por las circunstancias que sean no tienen esa pareja??? Y el derecho a estar acompañada por la persona que te salga de las narices???): Yo también quiero que pase su madre.
Adolescente: Es que mi madre me da más seguridad que mi pareja porque mi pareja también es muy joven, sólo tiene 16 años
Suu (lógica aplastante. Chúpate esa matrón, con menos estudios y menos edad que tú y te da cien mil vueltas): Pero es menor, ¿no debería estar acompañada por un adulto?
Adolescente (refiriéndose a la matrona joven): Pero esta chica me ha dicho que puede pasar mi madre.
Matrón: Pero es que yo soy el jefe de esta señorita y se hace lo que yo digo.
Suu (tócate las narices, ahora tiramos de condecoraciones, le faltó decir ¡Aquí mando yo!): Pero siendo menor, ¿no debería estar acompañada de un adulto? Y quien mejor que su madre si ella se siente más segura.

Podéis daros cuenta que a mí no me hicieron ni puto caso, vamos que me ignoraron totalmente. Pero pienso yo, no será mejor tener una adolescente calmada, que colabore, que una muerta de miedo, nerviosa y asustada. Yo intenté que se tranquilizara y hablé con la matrona. Parece ser que lo que para mí es una menor, para ellos no y que se estaban "saltando las normas" permitiendo que la madre la acompañara. Pero si sólo es una niña, que no ha tomado precauciones cuando debería, pero una niña.

Me dejó impactada la falta de empatía del matrón, la agresividad de sus movimientos al hablar con la adolescente, la prepotencia de sus palabras y pensé, ojalá, ojalá, ojalá yo no tengas que vérmelas con él.

Me dio pena que me dieran el alta sin poder ayudarla de alguna otra manera, apoyándola como hubiera podido y no dejándola sola en ningún momento. Aunque pedí que entrara su madre y que dejaran que ella tuviera acompañamiento, no podía dejar de pensar que esa chica podía ser mi hija. La matrona me aseguró que harían una excepción como habían hecho hasta ahora y que llamarían a su madre, pero yo recordaba la falta de empatía, la soberbia y la arrogancia de su jefe y me fui de allí deseando que lo que me dijera fuera cierto.

Ojalá que al final la permitieran estar acompañada con su madre y todo saliera bien.

Como diría una amiga mía, este matrón entra dentro de la clasificación de los matrosaurios. Qué pena que existan profesionales de esta índole. ¿Os habéis topado con alguno de ellos?

30 comentarios:

  1. Pobre chica. Cuesta creer que haya este tipo de personajes, matrosaurios y demás saurios, pero por desgracia los hay y como dices mejor no encontrarse con ellos. Empatía ninguna, sólo prepotencia y soberbia, una pena.

    Tu hiciste lo que pudiste y estoy segura de que gracias a ti pudo sentir mejor.

    Ginecólogos y obstetras si que me he encontrado de este tipo, antes y después del parto. Cuanta paciencia hay que tener.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol, yo he tenido la suerte de toparme con muy poquitos, pero es que me pareció demasiado agresivo con la pobre chica. Una pena que existan personas así, que olviden principios éticos de ayuda al prójimo cuando se enfundan una bata.

      Besitos

      Eliminar
  2. Hay profesionales de la salud que deberían dejar de denominarse como tales. Se creen que tratan con trozos de carne, o con números, no con personas.

    En la Seguridad Social, mi tónica habitual ha sido encontrarme a ginecólogos/as hastiados/as y quemados/as con poco o ningún amor por su trabajo, que ni siquiera me han mirado a la cara. Uno incluso me vacilaba. Con lo cual, yo comencé a vacilarle también. No salté más, porque mi marido me conoce y me contuvo. Pero menudo imbécil.

    Afortunadamente, me cambié hace un par de meses, y mi ginecólogo actual, en lo poco que le he visto, me parece una persona y profesional íntegro. Me mira, me explica las cosas esenciales (¡uno dejaba que el 'todo bien' lo leyera en el informe! ¡ni siquiera habló conmigo!) y tiene un trato adecuado (hola, adiós, esas cosas fundamentales).

    En fin, es triste pero creo que esta clase de personas son las que abundan en los hospitales de la Seguridad Social.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monstrua, pues yo he encontrado en ambos lugares, de hecho muchos profesionales de la sanidad pública tienen sus propias clínicas privadas y la forma que atienden a sus pacientes es totalmente diferente. Te lo digo porque la mujer del ginecólogo privado, ginecóloga, me ha hecho ecografías en el hospital público y era una borde y cuando me ha atendido en su consulta privada, ha sido la mar de amable. Sin embargo, en la Seguridad Social, la mayoría de los profesionales de la salud que me han atendido han sido muy amables conmigo. Yo tengo pocas críticas a la Sanidad Pública, de hecho tengo muchísimas alabanzas.

      Besitos

      Eliminar
  3. Madre mia! Pobre muchacha! Me parece una barbaridad que en esos momentos en los que ve que la chiquilla está asustada tenga ese tipo de comportamiento. Espero que se saltasen las normas y la dejasen estar acompañada, y ojalá que todos los profesionales de la salud se dieran cuenta de que lo que para ellos puede ser algo rutinario, para la persona que está en la camilla no lo es y que muchas veces necesita apoyo. Me alegro de que estuvieses allí para darle un poquito de ánimo.
    Un besazo enorme, preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo misma, una auténtica barbaridad, con 16 añitos...

      Yo también espero que se saltaran las normas.

      Besitos

      Eliminar
  4. Ay Dios, se me llevan los demonios!!!, tú eres un sol, porque conforme esta el mundo, tal vez otra hubiera pasado. Pero vamos a ver, si es que ya sólo por se menor... y se deja sólo a un acompañante, ¿qué diferencia entre madre y "pareja"?... Ojalá le dejarán y ojalá el susodicho se jubilé pronto que hay mucha gente mucho más capaz y sin trabajo >(.

    ¿Cómo fue la revisión?.

    Muchos Besotes!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma, a mí me daba mucha pena, porque yo me imaginaba que esa niña podía ser el día de mañana una de mis hijas y sus ojos reflejaban mucho miedo.

      Yo también espero que se saltaran las normas.

      No fue revisión, me dieron un montón de contracciones cada 5-6 minutos.

      Besitos

      Eliminar
  5. Qué desfachatez la suya y qué horror de hombre.
    No entiendo como puedan existir personas de ese tipo trabajando para ayudar a los demas.
    Es su obligación y deber hacerlo lo mejor posible y si no que no hubiera elegido esa carrera.
    Para cuidar de los demas hay que tener sentimientos y hay que saber hacerlo, no solo por tener unos estudios es suficiente.

    Bueno, bueno estoy indignada pobrecita la niña, solo deseo que esté en casita con su criaturita feliz y que a ese energumeno lo echen del trabajo.

    Besitos Suu....lo hiciste de maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, yo tampoco entiendo que se enfunden una bata y se olviden de ayudar, respetar y apoyar a los demás.

      Ojalá esté en su casita con su pequeño entre sus brazos y que todo saliera bien.

      Besitos

      Eliminar
  6. Si supieras la de veces que me sorprendo de lo mismo que hablas.... No en ese contexto conretamente pero sí en general. Cada vez hay más gente menos empática (y por tanto simpática) en el mundo cuando lo más cómodo y agradable sería justo lo contrario....

    Espero que el matrosaurio "hiciese la vista gorda" y "permitiese" a la madre de esa niña acompañarla.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, es cierto que cada vez la gente es mucho menos empática y se hace inmune al sufrimiento de la gente que le rodea. Es una pena que haya personas que viven cada día el milagro de traer una vida al mundo y que se olviden de apoyar a las mujeres que los traen al mundo.

      Yo también lo espero y que pudiera dar a luz al lado de su madre.

      Besitos

      Eliminar
  7. Pues yo di con un matrona así en mi segundo parto. Y no era mayor y revenida sino una chica joven, estúpida y prepotente en grado sumo. Me quería obligar a estar acostada boca arriba -cosa que me provocaba muchísimo dolor por el lumbago- y enganchada a las correas, además de tratarme mal, faltándome al respeto, como si yo fuese subnormal. Lo bueno fue que estuvo poco tiempo y que yo no dejé que me afectara, porque bien pudo joderme el parto. Es de las que les preocupa más de que la dejen hacer su trabajo que de dejar parir tranquila. Creo que este tipo de gente no tiene ningún arreglo porque no es cuestión de profesionalidad sino de propia personalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nereida, desde luego que alguna debería de aprender un poco de educación, porque hay cada uno... Menos mal que no estuvo demasiado. Yo también creo que va en la personalidad, pero es que me parece que para dedicarte a algo así, deberías de ser de otra forma de ser.

      Besitos

      Eliminar
  8. Yo creo que no es cuestión de profesión, ni de puesto, sino de personalidad... gente imbécil hay por todas partes, lo malo es que a los médicos o enferemeros, por su profesión, les pedimos un poco más... Y algunos no tienen ni pizca de empatía, ni de cariño, ni de sentido común, vamos.
    Pobre chica, 16 años, embarazada, dando a luz y sola, increíble. Si en todos los protocolos dicen que puedes estar acompañada de una persona, la que tú quieras, no tiene que ser ni familiar. Pero vamos, menor de edad y que no dejen pasar ni a tu madre, es de alucinar.
    Espero que al final estuviera acompañada, con el miedo que se pasa, y el dolor... En fin, espero que no te toque en el parto. Y si es así, pide el libro de reclamaciones, porque es de traca.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresavet, yo también creo que tiene que ver en la forma de ser de cada uno, pero creo que no debería de dedicarse a algo tan íntimo una persona con tanta falta de empatía.

      En mi hospital mientras estas en monitores no te puede acompañar nadie a menos que no haya nadie en ninguna camilla.

      Yo también espero no volver a toparme con él.

      Besitos

      Eliminar
  9. Pobre chica!!!dieciséis años y madre,con un parto por delante y semejante tiparraco allí... Eso es violencia y lo demás son cuentos. Que falta de todo,profesionalidad,sentimientos y empatía. Bravo por ti por alzar tu voz porque muchos callan y así siguen las cosas!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Almabril, pues pienso de la misma manera que tú. De poco me sirvió hablar la verdad, porque no me hacían ningún caso. Yo sólo veía los ojos de la niña que reflejaban pánico y me daba mucha lástima.

      Besitos

      Eliminar
  10. Puff, qué poca calidad humana. Espero no toparme nunca con nadie así, porque me pongo muy tensa cuando me tocan mis derechos. Esa chica era menor y yo creo que tenía derecho a estar acompañada si así lo pedía. Ese matrón podría (debería, para que aprendiera) buscarse problemas con esa actitud.

    Sí que me he topado con algún ginecólogo que casi parecía olvidar que tenía a una persona delante (compañera, además, aunque él no lo sabía). Lo conté hace poco aquí:

    http://www.desastremadre.blogspot.com.es/2012/10/diario-de-lagorda-anecdotas-del-parto.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DesastremaDre, yo espero no volver a toparme con él. Yo también pensé que era menor, pero parece ser que para ellos 16 años no es menor.

      Besitos y me pasaré a leerte

      Eliminar
  11. yo lo viví en mi parto y casi me acojona con 35 años como para no hacerlo con 16! si es que a esa gente es pa matarla. En mi caso fue una ginecóloga en urgencias de maternidad,subía con contracciones muy seguidas,cada unos 5 minutos pero no dilataba y allí se me paraban. La tía al irme para casa llegó a decirme de muy malas maneras que podía estar así una semana más porque "aún estaba en la 41".Me trataba como típica primeriza que se queja por nada (no sé si ella parió alguna vez).
    Volvimos para casa y claro seguía igual,mi marido me quería subir de nuevo pero yo me negaba a volver a ver a esa "mujer",al final me convenció,subimos,ni quería mirarla pero por suerte hubo cambio de turno y estaba otra mucho mejor y una comadrona jovencita que se molestó en monotorizarme ,esperar un poco alli y claro que estaba de parto!.
    En esos momentos eres muy sensible y te pueden hundir aunque tengas 50 años.
    besiños suu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yaiza, es que estaba la pobre muerta de miedo. Desde luego hay algunos matrosaurios y ginesaurios que deberían de aprender buenos modales.

      Besitos

      Eliminar
  12. Lo primero espero que poco a poco te vayas encontrando mejor y sumando semanas.

    No he leído todos los comentarios, pero tendríamos que estar bien informados, no la chiquilla, pero sí su madre o el adulto que la acompañe, y es que la ley del paciente dice que tienes derecho a estar acompañado en todo momento por la persona que tú elijas.

    Un saludo,

    Verónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verónica, por desgracia aunque podamos estar acompañados en todo momento, por temas de espacio muchas veces no es posible. Yo eso lo entiendo y aunque me hubiera gustado estar acompañada en muchos de los momentos que he pasado en estas últimas semanas, comprendo que no es posible. Pero me parece increíble que se lo prohíban a una niña de 16 años en su propio parto. La madre tampoco sabía nada si la piden que salga un momento y no la vuelven a llamar.

      Besitos

      Eliminar
    2. Estimada Suu, espero que poquito a poco vayas mejor.

      Lamentablemente, nos toca lidiar demasiadas veces con estos temas, con mi 1ª pérdida antes de tener a mi nene, llegué angustiada y la residente de turno no dejó entrar a mi marido, como en ese momento no estás para discutir, pues "tragas con lo que toca y ajo y agua".
      Despúes empeze a ir a las reuniones de Epen cuando estaba embarazada de mi nene, y ahí me abrieron los ojos de que debemos y tenemos que reclamar nuestros derechos y también es nuestra obligación estar informados de lo que pueden y no pueden hacer con nosotras y nuestros bebés... que cuando compramos un coche o una casa miramos hasta el último detalle y no nos vale cualquier cosa, y nuestros bebés y cuerpos son para toda la vida, y que aunque sea a agua pasada debemos poner reclamaciones.
      De mi 2ª pérdida, muy reciente, otra residente la misma actitud, pero ya no coló, afortunadamente coincidió que entraba el ginecólogo titular y debe decir, que fue muy amable, muy sincero, pero muy delicado y todo un profesional, a pesar de la situación me tranquilizó y quedamos sorprendidos con su actitud y muy contentos con su trato, a las niñatas las envió a tomar café con un: "después ya hablaremos...", seguro que les dijo 4 cosas, algunos son buenos profesionales pero otros desgraciadamente deberían dedicarse a la medicina forense.
      Perdona por el desahogo, te mando un abrazo muy fuerte y muchos ánimos,

      Verónica

      Eliminar
    3. Verónica, desahogo, no? Me encanta leeros y además de conoceros mejor me aportáis muchísima información.

      Siento mucho que hayas tenido que pasar por ello. Debe de ser muy duro perder a tu bebé y encima estar sola. No sabía que es un derecho, que te aseguro que defenderé sobre todo cuando hacen algunas pruebas a mis hijos y me han pedido amablemente que me salga. Por favor, si puedes decirme dónde exactamente me puedo informar, te lo agradecería.

      Muchísimas gracias y siento mucho vuestra pérdida. Besitos

      Eliminar
    4. En la página de El Parto es Nuestro, la campaña Que no os Separen. Además vienen todos los documentos y leyes con nuestros derechos como pacientes.

      Gracias a ti por la acogida, un abrazo,

      Verónica

      Eliminar
    5. Verónica, muchísimas gracias. Voy a leerme todo lo que me has dicho para estar informada la próxima vez.

      Gracias y besitos!!!

      Eliminar
  13. Jo, Suu, hay mucho cafre suelto por ahí...más del que me gustaría! Ojalá esa chica esté ahora feliz con su bebé...
    Un besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, demasiado. Ojalá sea verdad y esté disfrutando junto a su bebé y todo fuera bien.

      Besitos

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando