lunes, 29 de julio de 2013

Agitación del amamantamiento: crisis de lactancia materna

Ahora mismo no recuerdo exactamente cuándo empecé a sentir repelús al mamar mi Bichito. Yo estaba embarazada de Pequeñín y no tenía ni idea de por qué estaba produciéndose aquello. Me sentía fatal porque no era plato de buen gusto tener sentimientos negativos mientras mi Bichito mamaba, cuando la lactancia siempre había sido placentera, cuando era tan nuestro, tan natural.

Leyendo y gracias a una lectora descubrí que sufría agitación del amamantamiento y, unas veces más, otras menos, hemos ido llevándolo de la mejor manera posible. A veces podía darla el pecho sin problema, otras tenía que apartarla y jugar con ella, comérmela a besos e intentar que ella no fuera consciente del rechazo que yo sentía.

Cuando tuve a mi Pequeñín hubo un momento en el que desapareció y pudimos disfrutar mucho los tres del tándem. Sin embargo, de pronto, otro día volvió con bastante fuerza y muy continuo, era en todas las tomas que Bichito hacía y me hizo sentir bastante mal. Por suerte, también superamos ese bache y se volvió a estabilizar hasta que me quedé embarazada de Canija y sufrí de nuevo la agitación. Por extraño que parezca, siempre la sufrí con mi Bichito y casi nunca, por no decir nunca, con mi Pequeñín. Lo achaqué a su manera dulce de mamar, de apretar con su lengua y al estimular el pezón me producía excitación. Un sentimiento muy contradictorio al placer que estaba acostumbrada a sentir mientras amamantaba a mis hijos y por lo que siempre creí que se debería a este rechazo.

Desde hace unas semanas comencé a sentir el mismo repelús con mi Pequeñín. No le di demasiada importancia y esperé a que se pasara. En contra de mis deseos ha ido a más y se puede decir que tenemos un momento de crisis, nuestra primera crisis. Ha empezado a mamar de diferente forma, como si se le escapara el pecho y apretara la lengua como bebiendo agua de un vaso. Me clava los dientes y los aprieta para que no se le escape el pecho, de la misma forma que hacía y hace mi Bichito. Aquello me produce de nuevo repelús y me pongo muy nerviosa. Yo le digo que abra más la boca y, cuando lo hace, parece que me molesta menos, pero, de pronto, vuelvo a sentir ese odioso rechazo. Lo más raro es que mi Bichito no me produce tanta agitación como la que me produce de repente mi Pequeñín.

Intento mantener a raya esos impulsos, apartarle como si fuera un juego como hice con su hermana mayor, jugar a encestar la leche en su boca mientras me hago extracción manual (esto le encanta y a Bichito también) y mantenerle en mi regazo para expresarle mi amor y compensar los impulsos de mi cuerpo.

Yo no quiero sentirme así, no quiero que mi cuerpo me transmita esos sentimientos. Yo quiero disfrutar de la lactancia de mis tres hijos y no sentir esta frustración que siento cuando intento darle el pecho y tengo que parar. Y desde luego que no quiero que lo note, pero lo nota, porque cuando intento retomarlo de nuevo él no quiere.

Lo peor es que ya no sólo son las tomas que él quiera hacer sino que le necesito, porque hay veces que tiene que descargarme. Mi Bichito está tan feliz jugando con las princesas que apenas come teta, el lunes de la semana pasada, el domingo después de su cumple y creo que esta semana sólo un par de veces una vez en la que me dijo que no salía, cuando su hermano lo intentó después, tenía la boca llena de leche y otra una noche en la que debió de salir sin problemas.

Me da muchísima rabia y sólo deseo que se pase pronto. Me entristece mucho sentirme así y creo que es una de las peores cosas y más negativas que pueden pasarte mientras amamantas a tus hijos.

¿Alguna vez os habéis sentido así? ¿Cómo lo gestionáis? Me encantaría encontrar una manera más sencilla y menos difícil de sobrellevar este problema.

21 comentarios:

  1. Joe, no tenia ni idea de que eso podía pasar, pero después de leerte me he dado cuenta de que lo que me pasa a mi a veces puede ser algo parecido. Mi patita tiene 11 meses, y la lactancia ha ido siempre muy bien, pero hay veces que cuando le doy durante la noche me dan ganas de llorar, y la verdad que no se muy bien porque, pero se que es una sensación relacionada con la teta. Normalmente se me pasa enseguida, y nunca he tenido que quitarla del pecho por ser demasiado insoportable, pero ahí esta esa sensación.
    No puedo darte ningún consejo, pero mucho animo!!
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mamá Pata, es bastante más común de lo que creemos, lo que pasa que al ser algo negativo, con sentimientos tan profundos y dolorosos, no solemos comentarlo por lo que parece como si no existiera. Seguramente te ocurra lo mismo que a mí, pero en distinta medida. Me alegro y espero que no vaya más allá y que pronto mejore.

      Besitos

      Eliminar
  2. guapisima!paciencia que si has podido ir capeando lo de tu primera peque seguro que tqambién superas esto.Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser Mamá de una Floreta, eso espero aunque estamos pasando momentos difíciles y me está costando un poco, Pequeñín es mucho más territorial que Bichito y mucho menos conformista.

      Gracias y besitos

      Eliminar
  3. Ánimo preciosa, debe de ser muy difícil llevar la situación sin que se den cuenta los niños porque claro no pueden entenderlo, nos cuesta a nosotras... Espero que pase o al menos que lo puedas sobrellevar lo mejor posible, un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia, muchas gracias, es muy muy complicado. Se da cuenta porque no puedes evitar quitarle de golpe y porrazo aunque luego intente compensarle, pero notar lo nota. Ojalá vaya a menos porque cada día se me hace más difícil.

      Besitos

      Eliminar
  4. Yo creo que sera algo físico ya que a pequeñín igual que con bichito en su momento les cambiara la boca y ya tienen que mamar de otra manera y cuando ya os adaptáis ira todo sobre ruedas ya veras guapa... que tal pequeñín con el pis lo lleva mejor!!! haber si nos cuentas mi bichin lo lleva como puede poco a poco besos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica g, es algo físico y visceral, me sale de lo más profundo de mi ser. Te invito a que leas esto porque le ocurre a muchas mujeres y no es sólo por la forma de mamar:
      http://www.llli.org/lang/espanol/lvaugsep03c.html

      Respecto al pis, preparo una entrada en las próximas semanas.

      Besitos

      Eliminar
  5. Te entiendo taaan bien... Echa un vistazo a este post: http://teclas-de-celesta.blogspot.com.es/2013/07/agitacion-del-amamantamiento.html

    Mucho ánimo, no puedo decirte más. Yo ya ves lo que he decidido de momento... y a pesar de eso sigo sintiéndola.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bichilla, leí tu post, qué mal se pasa. Yo también he decidido acortar sus tomas y darle menos tomas, pero Pequeñín es muy demandante y a veces me cuesta que acepte el trato. Bichito parece que lo entiende algo mejor, pero es muy duro.

      No quiero sentirme así, quiero seguir disfrutando de la lactancia de los tres y aunque me encanta que mamen me contraigo cada vez que lo hace alguno de los mayores.

      Besitos y gracias

      Eliminar
  6. Te entiendo perfectamente. Se me ocurre que como tu Bichito mama menos te pase ahora más con tu Pequeñín, ya que tu cuerpo da prioridad a la más pequeñita.

    Puedes hablar con ellos, contar hasta 5 ó 10. Los juegos que hacéis son geniales.

    Ánimo guapa. Es algo que no podemos controlar, por lo que no te sientas culpable. Hablé también de ello hace bien poco en el blog, por si te sirve de algo: http://www.minervaysumundo.blogspot.com.es/2013/06/agitacion-del-amamantamiento-cuando-dar.html

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol, yo también creo que es eso, pero me da mucha rabia que sea así, porque hay para los tres, yo siempre doy prioridad a la más pequeña.

      Lo he hablado con los dos, sobre todo con Bichito que lo entiende mejor, Pequeñín me dice que sí y luego me mira con sus ojitos brillantes y me dice: "Teta?" Contar no me da tiempo, tengo que quitarle de golpe y porrazo, no puedo aguantarlo.

      Leí tu entrada, gracias.

      Besitos

      Eliminar
  7. Eres una campeona...no lo he vivudo pero me imagino el sentimiento que puedes sentir...no debe ser facil...besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bailarete, muchas gracias preciosa. Se pasa realmente mal y sentir algo así cuando tu hijo mama es lo peor que puede pasarte cuando amamantas a un hijo.

      Besitos

      Eliminar
  8. Animo!!! somos muchas las q lo hemos pasado/pasamos. en tribu es mas llevadero, pq te das cuentas de q no estas sola :) muaccs!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Princesasyprincesos, creo que saber que no eres rara, que es algo natural y normal hace que lo lleves mejor. Deberíamos hablar de ello abiertamente y no ocultarlo por sentirno mal con nosotras misma.

      Besitos y gracias

      Eliminar
  9. Mucho ánimo Suu. A ver si se pasa pronto o por lo menos se hace más llevadero como las.otras veces. Me parece admirable cómo lo gestionas a pesar de los sentimientos desagradables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fany, muchas gracias. Yo espero que pase pronto, intento que las tomas no duren demasiado y hacer menos a diario. Es importante que ellos lo noten lo menos posible, pero a veces es imposible.

      Gracias preciosa y besitos

      Eliminar
  10. Hola soy Pame, ami me paso algo paso algo parecido cuando mi bb tenia unos meses,es mi 1er hijo, y me pasaba q sentia como un rechazo y me daban ganas de llorar y me lo aguantaba pero me paso pocas veces,tampoco se lo conte a nadie porque me sentia que era mala....Lo que tmb m paso cuando tenia meses es q me puse egoista y me molestaba q lo tengan a upa la gente no muy cercana a mi y era feo xq yo se q lo hacian para darle cariño,,, Les a pasado'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pame, jeje, esos son sentimientos normales, tanto el uno como el otro. Es genial que fueras capaz de afrontarlos y reconocerlos, felicidades.

      Besitos

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando