jueves, 1 de agosto de 2013

Semana Mundial de la Lactancia Materna: Miradas

Hoy 1 de agosto comienza la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

Podría hablaros de nuestra lactancia materna, en este momento tri-tándem o de la agitación del amamantamiento que estoy sufriendo estas últimas semanas, pero hoy quiero hablaros de esos guiños que ocurren en el día a día entorno a nuestra lactancia, que nos hacen reír.

Ayer, mientras degustábamos un exquisito pulpo a feira tenía a mi lado a Bailarete de Historias de un príncipe y cuatro princesas que cogía a mi Canija que acababa de comer teta. Aquello estaba de bote en bote. Entonces se acercó mi Pequeñín y me pidió teta, yo le cogí y pude ver cómo una señora, en diagonal un banco más allá, me miraba, apartaba la mirada, me volvía a mirar. Extrañada imagino de que además de darle el pecho a mi Canija, lo hiciera con su hermano. Varias fueron las veces que la pillé echando una ojeada. Bichito se acercó y me dijo que ella también quería. Juraría que a esa mujer le hubiera gustado ser Légolas en El Señor de los Anillos para estar segura de lo que había escuchado, por suerte para ella, no taró mucho en ver por sus propios ojos que era cierto, Bichito también comía del pecho de su madre compartiéndolo con sus hermanos. La faltó restregarse los ojos para comprobar que efectivamente estaba viendo bien.

Lo más divertido de todo aquello no fue sólo eso, fue que hablando con Bailarete me comentó que también había visto a aquella mujer mirándonos, que sólo la faltaba darle codazos a su marido.


Para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna este año se ha elegido el lema "Apoyo a las madres que amamantan: Cercano, continuo y oportuno."

Este apoyo es indispensable y ojalá que fuera lo que todas las mujeres que amamantan tienen, en vez de ese montón de preguntas y afirmaciones sin fundamento que animan más a abandonarla que a animarlas. Hasta yo, con mis tres lactancias continuas, cuando el agotamiento está a punto de vencerme y mi mente no estaba lúcida, llegé a escuchar y, por milésimas de segundo, preguntarme si lo mejor no sería... Menos mal que mis entrañas y mis hijos no entienden de tiempo, ni de cansancio y mucho menos de convencionalismos.

Compartamos nuestras experiencias con los demás, apoyemos a todas esas mujeres que cada día amamantan a sus hijos, disfrutemos viendo amamantar a un bebé o un niño y que su cara dibuje una sonrisa y no un gesto de desaprobación.

Si queréis sumaros al Carnaval de Blogs para celebrar este día pinchad aquí. También podéis darle difusión a lo largo de hoy en las redes sociales con el hastag #Dialactancia

6 comentarios:

  1. Si, seguro que la señora se quedó ojoplática :)
    ¡me encanta vuestro tri-tandem! Seguid disfrutando de esas maravillosas vacaciones y de la lactancia (siento lo de la agitación)
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo misma, la verdad es que le faltaba darle el codazo al marido, jajajajaja.

      Ya quedan pocas vacaciones pero seguimos disfrutándolas cada día.

      Besitos

      Eliminar
  2. Algo me reí viendo la cara de la señora, que no era tan señora porque el niño que tenía en la silla tendría tres o cuatro años... ;D Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bailarete, era una chavala de nuestra edad, la verdad, pero me pareció muy gracioso verla mirándome, apartando la mirada, volviéndome a mirar. Casi se le salen los ojos de las órbitas, jajajajajaja.

      Besitos

      Eliminar
  3. Jajajajajaja! Quizás hace unos años yo también hubiese flipado! Está bien que haya podido verlo, así podrá pensar en ello :)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, jajajajajaja. Eso también, pero ella llevaba un churumbel de unos 3 años en el carrito.

      Besitos

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando