jueves, 10 de octubre de 2013

Síndrome de la asesora de lactancia

Dícese del especialista que diagnostica antes de intentar resolver el problema de una manera más sencilla y menos traumática. Como el caso que nos ocupa es sobre la asesoría de lactancia, pues yo le he puesto ese nombre.

Podéis leer aquí mi opinión sobre las asesoras de lactancia y os enlazo también el post de Eloísa ¿Qué es una asesora de lactancia?

Yo no soy asesora de lactancia aunque me gustaría serlo. Sólo soy una madre con tres lactancias ininterrumpidas con ganas de ayudar. Leo todo lo que puedo, gracias a Medela que me pasa las últimas investigaciones y a Eloísa que me alecciona, aprendo cada día, pero sobre todo con lo que más he aprendido es con mi propia experiencia y con la observación de otras mamás y bebés. No soy especialista de nada, sólo intento ayudar con las ganas y la pasión que la lactancia materna generan en mí.

Gracias al blog llego a muchas madres que me cuentan sus problemas e inquietudes por correo y a las que me gustaría, en muchas ocasiones, romper esa distancia y poder ayudarlas más de tú a tú. Y gracias al Grupo de Mamis he visitado a varias mamás con problemas y las he ayudado de la mejor manera posible. Mi trabajo y mis hijos me deja poco margen de movimientos, por lo que cuando hay algún problema suelo invitarles a mi casa para ayudarles en todo lo que pueda.

Y así conocí ayer a una mami con un precioso bebé de 40 días. Una mamá jovial pero muy triste porque su lactancia estaba siendo lo más parecido a un infierno. Ella, una mujer prolactancia, se encontró con una lactancia dolorosa e intentó que la ayudaran. Acudió a un especialista en mastitis que decía que todo era culpa de las bacterias en su leche, a un osteópata, a asesoras de lactancia que le diagnosticaron frenillo de tipo 4 e incluso a una que además de cobrarle le dijo que era algo fisiológico y que no podía hacer nada por ella O_O. Le derivaron a un especialista en frenillos que sin diagnosticar previamente en consulta le dio hora para intervenir a finales de mes. Todos y cada uno de ellos con el síndrome de la asesora de lactancia, ni todo son frenillos, ni todos son bacterias, ni todo es cirugía, ni al pequeño tiene que ocurrirle nada en la boca. Quién de esas personas especialistas se sentó con ella, empatizó con su dolor ya no sólo físico sino psicológico, quien revisó con ella las posturas y la ayudó a buscar una posición en la que no le causara dolor. Nadie.

Ayer cuando llegó a casa sentí su miedo y yo creo que vino más por mi insistencia en que esperara a verme antes de destetar que porque creyera que aquello iba a salir bien. Pasó llorando toda la noche pensando en cómo iba a destetar a su pequeño porque la prestigiada asesora de lactancia, previo pago de su importe, le había dicho que no podía hacer nada por ella.

Nos sentamos, nos tumbamos, probamos diferentes posturas y en 40 días que tiene su hijo por fin no sintió dolor, por fin y aunque con miedo, le dio de mamar a su hijo sin que le doliera. Aquella succión era efectiva, porque yo le vi deglutir aunque le habían dicho que en vez de mamar masticaba. Y allí junto a mí y a mi Canija mamó y se alimentó de su madre con una apertura enorme de boca y con su labio inferior totalmente vuelto. Daba gusto verles y observar cómo se emocionaba al sentir a su hijo mamar sin dolor y yo me sentí muy feliz de poderles ayudar.

Yo no sé si tiene un frenillo tipo 4, a mí me pareció más un tipo 3 como mis hijos, pero yo no soy especialista en estas cosas, no sé mirarlo si no son evidentes, así que yo creo que alguien experto debería verle por si las moscas.

Ha estado suplementando con su leche a su hijo, yo la he aconsejado que pruebe a dejarlo ahora que sus tomas son sin dolor. Aunque sean largas creo que deben dedicarse ahora mismo un tiempo a los dos, empezar a disfrutar de su lactancia e instaurarla perfectamente. Estoy en contacto con ella y la noche ha ido bien y yo me alegro muchísimo.

Pasé la tarde acordándome de ellos, me dio muchísima rabia que una “asesora de lactancia” le dijera que no podía hacer nada por ella. Ese no es mi concepto de una asesora de lactancia, es un sacacuartos y estoy por reenviarle el post de Eloísa. Yo, que mi asesora de lactancia es Eloísa, que cuando la veo en acción y la oigo hablar pienso “Yo de mayor quiero ser como tú”, no podía imaginarme que haya personas que abandonen a sus clientes.

Ayer fue un día muy feliz para mí porque pude disfrutar observando la emoción de esta mamá y su bebé y espero que venza su miedo y empiecen a disfrutar de su lactancia, pero fue un día triste porque me dio mucha pena por todo lo que han pasado.

49 comentarios:

  1. Pues nada chica, yo te había puesto un comentario super-emotivo hablando de todo un poco y tienes hoy el blog rebelde y se ha quedado perdido en el ciberespacio... Parrafada que me había echado, que daba para un post en si misma.
    A lo que iba, que debes sentirte orgullosa de haber ayudado a esa mamá y a su bebé. Y que la empatía y la escucha activa, sumada a la experiencia, son armas muy poderosas a la hora de ayudar a otras mamás y acompañarlas en su camino. Seguro que contigo se ha sentido segura y empoderada.
    Disfruta de lo que has hecho, porque ha sido algo bueno y seguro que estás con un subidón de oxitocina tremendo. En cuanto a los errores ajenos, yo hace tiempo que dejé de preguntarme por ellos. Pero incluso reconozco que yo también tengo malos días en los que seguro que no habré sabido estar a la altura y no haya dado al problema de una madre toda la importancia que debiera. En fin, suerte que ha tenido ella de dar contigo y suerte todas sus futuras amigas y familiares, porque seguro que esta maternidad la enseña mucho para transmitir a sus personas cercanas en el futuro.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eloísa, pues qué rabia!!! Ayer mi blog no iba ni a tiros!!!

      Lo del mal día todo el mundo lo tenemos, pero fue reiterativo.

      Recuerdo que una de las últimas cosas que esta mamá me dijo antes de marcharse fue algo así como esto tenía que pasarme para poder transmitir a los demás. Aquello me gustó mucho. De todo se aprende.

      Gracias por enseñarme y contestar todas esas dudas que a mí me surjen, eres increíble. Soy muy afortunada.

      Besitos

      Eliminar
  2. No tengo palabras....Eres la leche!!!!
    Ojalá estuviera el mundo lleno de personas como tú....sería todo muy diferente....nosotros llevamos 24 meses de LM....y he de reconocer que siempre ha sido muy fácil desde el minuto cero se enganchó y así seguimos...Jejejej es todo un placer.....
    A mi tb me apasiona el mundo de la lactancia....e intento ayudar a madres que pasan por situaciones similares desde mi humilde experiencia.
    ...Pero lo tuyo me ha parecido un gesto precioso....eres grande muy grande...
    Besos preciosa..espero que la niña se encuentra ya mucho mejor ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diamar, que me pongo colorada!!! Feliz lactancia y me alegra muchísimo que como a mí también te apasione transmitiéndoselo a otras madres-

      La niña se encuentra bastante regular. Tengo la sensación que voy a ir a buscarla y estará peor... Qué triste...

      Besitos

      Eliminar
  3. Entiendo tu pasión y tus ganas de exteriorizar, hablar, ayudar... Lo que hiciste por esta mama es muy importante y muy bonito y seguro q te sentiste feliz, realizada y satisfecha. No eres asesora pero tu pasión y tu experiencia con tus hijos es primordial! Un besazoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adormir, yo estoy muy feliz, poder disfrutar a su lado y verles, me llena de satisfacción.

      Besitos

      Eliminar
  4. Qué lindo, Suu! Qué satisfacción, qué alegría... Feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julieta, sí que lo es. Feliz día a vosotras también.

      Besitos

      Eliminar
  5. A veces sólo es cuestión de escuchar :)
    Me alegro de que hayas ayudado a esta mami, ojalá lo logre!
    Enhorabuena!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, creo que es necesario sentarnos y preocuparnos por los demás y luego ya se verá si hay algo físico, pero primero hay que empatizar.

      Besitos

      Eliminar
  6. Enhorabuena! Debes quedarte con lo bueno, que es haber ayudado a esa mami y a ese bebé, que podrán dejar atrás lo que han sufrido y disfrutar de una lactancia feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Gnomito, una intenta quedarse siempre con lo bueno, pero soy incapaz de dejar de pensar que esto no sólo le ha ocurrido a esta persona y me cabrea.

      Lo importante es que ahora están muy felices y yo también. La semana que viene seguramente nos veamos de nuevo.

      Besitos

      Eliminar
  7. Que lindo post!!!!! Yo también creo que mejor te quedas con lo bueno! Entiendo tu rabia, porque tú viste cómo sufría esa madre, y sentiste que fue muy fácil para ti apoyarla, pero ¿sabes? yo creo que nadie hace daño a propósito (y si lo hacen, su vida ya es bastante triste como para juzgarlo), entonces alégrate que esa mujer, en su deseo de dar de mamar a su hijo, llegó a ti y lo consiguió!!!!!
    Y da muchas gracias por tu capacidad de empatía, porque eso que a ti te parece tan natural, otras personas no lo consiguen en la vida. Ojalá sigas estando al servicio de esa madre y de todas quienes te leemos, porque nos aportas bastante con tus palabras.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jime, yo me quedo con lo bueno, por supuesto, aunque no deja de apenarme.

      Muchas gracias por tus palabras. La verdad es que a mí me reconforta mucho saber que os ayudo.

      Besitos

      Eliminar
  8. Por mucho que uno estudie, la experiencia es algo totalmente necesario. Y de eso tú la tienes a carretadas!
    Nada como el buen trato, el cariño y el tiempo para mejorar una relación así. A veces las madres sólo necesitamos un empujoncito, a alguien que nos diga "así, así lo haces bien" para quedarnos tranquilas.
    Y de los suplementos... mejor no hablo.
    Menos mal que dio contigo, ¡enhorabuena a las dos!
    Espero que tu canija esté mejor, nosotros estamos saliendo poco a poco del pozo de los mocos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresavet, jeje. Ayer no tomó suplementos y me mandó una foto del pequeño sonriendo, estaba muy feliz y yo de verlo.

      Mi Canija está algo regular, pero está bastante mejor. Espero que pronto os recuperéis.

      Besitos

      Eliminar
  9. Yo también tuve una lactancia dolorosa y ojala hubiera tenido a alguien a mi lado que me ayudara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moda infantil, siento mucho que tuvieras una lactancia dolorosa, a mí me habría encantado ayudarte.

      Besitos

      Eliminar
  10. Fue un milagrito que esa mamá te encontrara en su vida. Es una labor preciosa.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unaterapeutatemprana, muchas gracias, la verdad es que yo me alegro muchísimo.

      Besitos

      Eliminar
  11. La verdad es que fue un milagrito que esta mamá te encontrara en su vida. Cuánto bien has hecho. Es una labor preciosa.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unaterapeutatemprana, muchas gracias, la verdad es que yo me alegro muchísimo.

      Besitos

      Eliminar
  12. Suu enhorabuena por lo que has hecho, esa mami te estara eternamente agradecida de haber "caido en tus manos", te lo dice una mami que tuvo la mala suerte de peregrinar de un lado a otro sin ningun tipo de ayuda ni de empatia en mi primera lactancia, en la segunda tuve la suerte de conocer a Eloisa y fue distinto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi mundo como mamá, gracias, la verdad es que yo me siento muy feliz de haberles ayudado. Me alegro que encontraras a Eloísa.

      Besitos

      Eliminar
  13. Me alegro mucho que te hayan encontrado y les hayas ayudado.
    Espero que Canija se encuentre mejor.

    Ahora al tema, he estado a punto de no comentar porque me toca mucho este tema...

    A mi me tocó una mística de la tribu del trebolé, con título de matrona y de asesora pero no psicóloga aunque ejercía de ello, que cuando fuí con mi primera mastitis me soltó a bocajarro: "que inconscientemente en mi subconsciente yo no quería alimentar a mi hijo, y estás buscando una excusa para abandonar la lactancia", así con un par, que me dieron ganas de decirle que si era cuestión de dar de comer, se iba a comer dos ****, pero me contuve y le dije que NO era eso, ¿y entonces que crees que es?, es estrés que acaban de abrirle el cuello a mi marido para quitarle media tiroides y unos bultos sospechosos.... Ah! me contestó si es estrés así que te relajes, en 4 o 5 días se solucionará y todo fluirá, abur.

    Tocate los pies, eso ya lo sé, pero no es Sólo eso, necesitaba ayuda... y gracias a que mi vecina me donó leche y enchufó a mi nene (de 3 meses) un par de veces, al grupo de lactancia, a que me ayudó vía teléfono Alba Padró, que el estreptococo super raro del pecho lo diagnosticó vía foto, a través de Alba, Carlos González, y me ayudó una investigadora que estaba haciendo un estudio de mastitis, encontramos la solución y salimos adelante.

    Pero vamos, que sí, justo eso, estaba buscando abandonar la lactancia, si es que...

    Después otra matrona y asesora amiga de ella me pidió disculpas... porque yo tenía las cosas muy claras, y conseguí ayuda, sino el daño ya estaría hecho.

    Si una "asesora" ve formal las ideas de una psicóloga que hace cartas astrales y consultas esotéricas sacacuartos vía internet, me parece estupendo, pero tus ideas en tu casa, hay cosas de los libros de esta señora que me pueden servir, pero los misticismos no van conmigo y nadie tiene la verdad absoluta sobre nada, por muy seguidora y gurú que se crea, prefiero una consulta con un psicólogo de calle de tú a tú, que en mi caso llegó con que mi amiga-vecina me apoyara y me escuchara, empatía de madre a madre, así de fácil.

    Un abrazo,

    Verónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verónica, siento mucho que pasaras por aquello y me alegro mucho que tuvieras una vecina que pudiera ayudarte. A veces una encuentra el apoyo donde menos se lo espera y eso que tú andabas buscándolo como loca.

      Me alegra que gracias aquel gesto todo fuera bien.

      Besitos empáticos

      Eliminar
    2. Si es que hay cada iluminada suelta! esta asesora andaba diciendo que los frenillos no existían o no eran un problema, que el problema lo tienen las madres, ains...

      Quitándole miga al asunto, me quedo con la gracia que me dijo mi vecina: "anda mujer, que tienes una teta fotogénica, que han visto de los mejores expertos en lactancia que hay!"

      Eliminar
    3. Verónica, jajajajaja. Yo también me quedo con la gracia de tu vecina.

      Besitos

      Eliminar
  14. Uy, que acabo de ver esto!

    Estoy totalmente segura de que la lactancia de esta mamá y este bebé irá bien. Sólo oyéndote hablar, esa paz que te da escuchar a alguien que "controla" del tema, seguro que le da las fuerzas para luchar contra viento y marea por seguir con esa lactancia.

    Mi lactancia empezó regular.... mal, en realidad. Un bebé con el que no pude hacer piel con piel anda más nacer, que estuvo varias horas en nidos y que subió a la habitación hartito de bibe y súper dormido, unas matronas prolactancia que a poco me arrancan el pezón intentando embutírselo a mi niño de menos de un día en la boca cuando les pedí ayuda porque ni él sabía engancharse ni yo ayudarle a hacerlo, enfermeras de nidos diciéndome que enseguida me traían el biberón para la cena del niño (le dije que no se molestase, que no iba a dárselo), un bebé lloroso de pura hambre a las 2 de la madrugada....
    Al final la solución vino por mi hermana, que por la tarde estuvo conmigo y me dijo cómo darle el pecho tumbados en la cama (me era imposible levantarme del dolor que tenía). Ella, otra "loca de la teta", me dio unas pautas que en el fondo no nos sirvieron, pero sí me tranquilizaron lo suficiente como para recordar cosas que había leído, vídeos que había visto e hice lo que el instinto me dictó en ese momento, así que a las 3 de la madrugada, después de que mi marido se negase a llamar a nidos otra vez (cosa que ahora le agradezco infinitamente) me desnudé, desnudé a mi peque y dejé que la naturaleza hiciese su trabajo. 10 minutos después lo tenía mamando al pecho. Fue entonces cuando empezamos a hablar de lactancia.

    Luego ha hubo momento duros, mucho, porque la leche tardó una barbaridad en subir, porque tuve unas fiebres como nunca en mi vida he tenido, porque el peque estaba muerto de hambre y no sacaba más que unas gotitas que apenas le saciaban.... Estuve a punto de tirar la toalla varias veces pero de nuevo mi hermana fue lo mejor que me ha pasado. Hay muchas otras cosas en las que no coincidimos e incluso chocamos frontalmente, pero en esta ocasión tuvo la paciencia necesaria para ayudarme.

    En fin, no me enrollo más, que ya vale. En mi caso tuve la ayuda de mi hermana y a una madre que nos dio el pecho a las tres en la "generación del biberón", pero por desgracia hay muchísimas mujeres que no tienen esa ayuda. Para esas sólo deseo que encuentren en su camino una Suu, o una Eloísa que les echen un capote y les presten algo tan básico como un hombro en el que llorar y un par de oídos dispuestos a escuchar. A veces basta con eso. En mi caso tu ayuda ha sido indispensable en el tema conservación de la leche. Probablemente mi peque habría acabado tomando bibes de fórmula de no haber tenido la santa paciencia que has tenido estas semanas conimgo respondiendo a todos y cada uno de los mails que te he mandado. Por ello, gracias mil. Espero algún día devolver lo que has hecho por mí ayudando a alguna otra mamá.

    Besos enormes y gracias por tu ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, perdón por el testamento.

      Eliminar
    2. Susana, eso es!!! Me quedo con tu última frase. De eso se trata de ayudar a cada madre que lo necesite.

      Gracias por el testimonio, me encanta que os explayéis y dejéis un trocito vuestro en mi blog, porque de eso también trata esto de dar y de recibir y siempre estoy hablando yo, jajajajaja.

      Gracias a ti por dejarme echarte una mano, por escuchar todas las cosas que se me ocurren y por dejarme formar parte de vuestras vidas.

      Besitos a los dos

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando