martes, 7 de enero de 2014

Noche de Reyes Mágica

Joo, qué pena, se han acabado las fiestas :_( y hoy vuelve casi todo a la normalidad. Canija empieza de nuevo la guarde y tengo un nudo enoooorme en el estómago porque sé que va a llorar mucho. Está acostumbrada a ir conmigo y estar pegadita a mí y dormirse a la teta, sé que la va a costar un montón. La semana pasada no comió ni un sólo biberón de los que la dejé, se los terminó tomando Pequeñín, y eso que se los daba su padre.

También creo que le va a costar un poco a Pequeñín y es que ayer cuando se lo dije me miró con cara de pena y me dijo que no, menos mal que su profesora es un amor. Y Bichito está deseando volver a clase, aunque ella empieza mañana, y lo más increíble todavía es que quiere ir al comedor porque están sus dos amiguitos de clase y de la urbanización. Si bien, estos dos meses le ha encantado estar con mamá y siempre ha dicho que quería que la fuera a buscar, esta vez me ha pedido volver al comedor O_O Por suerte así no la cuesta el cambio.

Y dicho todo esto quería saber cómo os había ido la noche de Reyes. Para mí fue absolutamente mágica. En Papá Noel mis hijos reciben regalos antes de acostarse y cuando se van a acostar y se levantan por la mañana ya no tienen ese nerviosismo y esa ilusión. Sin embargo,  en Reyes fuimos juntos y por primera vez fui yo, a ver una cabalgata con mis hijos. Los años anteriores o alguno de mis peques estaba malo o era yo la que tenía que guardar reposo. Este año nada ni nadie podía impedirlo y la tarde del domingo nos fuimos a la cabalgata de un pueblo cercano. Cómo se lo pasaron mis pequeños!!! Ataviados cada uno con su bolsa, recogimos juntos caramelos, que no sé para qué, porque además de ser caramelos duros luego no se los comen, pero cierto es que les hacía muchísima ilusión.

Ya en casa comimos roscón de Reyes y chocolate y se fueron a dormir muy muy muy nerviosos. Prepararon los zapatos bajo el árbol, el trocito de roscón y leche para Baltasar y un poquito de agua para su camello. Se fueron a la cama nerviosísimos y en sus ojos brillaba esa ilusión increíble que yo recuerdo haber tenido cuando era una niña. Y así, por la mañana, cuando Pequeñín se despertó y subió la escalera para despertar a su hermana, ambos fueron a la terraza histéricos y gritando para poder ver sus regalos. Emocionadísimos fueron abriendo cada uno de ellos, ayudando a Canija a abrir los suyos y jugando a lo largo del día.

Es la mejor noche y día del año, sólo ver sus caritas llenas de felicidad, sabiendo que los Reyes les han traído exactamente lo que buscaban, es absolutamente mágico. Aunque Pequeñín no es que se entere mucho, su hermana logra contagiarle esa emoción y se pone tan nervioso como ella.

Tenemos mucha suerte de poder estar juntos y disfrutar de esta noche y este día. Mis hijos han recibido muchísimos regalos y no en casa especialmente, que en Papa Noel tuvieron uno y Baltasar les dejó uno y un detalle, sino porque nuestros familiares les han colmado de regalos, cosa que a mí no termina de gustarme tanta exageración, pero que a ellos les encanta. Ahora guardaré unos cuantos en el trastero y poco a poco iré subiendo alguno para que puedan disfrutar y valorar cada uno de ellos.

Yo he tenido también varios regalos, entre ellos mi exoneración, un móvil porque el anterior (por tercera vez en el año) me lo cargué y alguna cosilla más, entre ellas un jersey que voy a estrenar hoy mismo.

Soy tan feliz con mi familia, estando junto a ellos y verles crecer cada día, sin perderme todas las cosas maravillosas que ellos me ofrecen. Éste es el mejor regalo del mundo y doy gracias por él. Y aunque hoy estoy un poco triste y con el corazón encogido, debo recordar todos esos momentos que me llenan de alegría y transmitir ese sentimiento a mis hijos para que la vuelta sea un poquito menos dura para ellos también.


Y vosotros, ¿cómo celebráis esta fiesta? ¿Cómo os sentís ahora que han terminado las fiestas?

9 comentarios:

  1. Yo me siento aliviada y nostálgica a partes iguales. Nostálgica porque tener tanto tiempo para disfrutar con Peque es una maravilla, y ojalá pudiese pasar más tiempo con él...Aliviada porque los horarios locos, los excesos con la comida, la bebida, etc. me tienen agotadita y necesito un poco de calma, jejejeje...
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, pues nada, ahora a volver a la rutina y colocar cada cosa en su lugar, que te queda mucho por organizar!!!

      Besitos

      Eliminar
  2. Yo ya tenía ganas de que se terminaran, lo poco gusta y lo mucho cansa jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opiniones incorrectas, en serio? Joo, pues a mí no, la verdad.

      Besitos

      Eliminar
  3. Si un poco de tristeza ayer pero hoy ya más animada .!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, lo importante es irse animando un poco.

      Besitos

      Eliminar
  4. Las navidades con niños siempre son mágicas, y a todos nos hacen volver a ser un poco niños. Sí que se echa de menos a los que no están, pero si tienes un peque cerca se olvida todo.
    Me alegro mucho que este año hayas podido participar más con tus hijos, que seguro que lo han pasado en grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, qué verdad tan grande. En cada hogar siempre tendría que existir un niño para que nos empapáramos de su inocencia.

      Por suerte este año ya no estoy en cama y he podido hacer muchísimas cosas con ellos.

      Besitos!!!

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando