lunes, 5 de mayo de 2014

El Arreglador


Bichito está en esa edad maravillosa en la que no para de hablar. Verbaliza absolutamente todo, hasta el extremo. De hecho, hay veces que llega a marearte sin parar de hablar, no es capaz de estar más de 1 minuto sin que salga una palabra de su boca. Y así, sus comidas se eternizan y sus explicaciones me recuerdan a un círculo que no para de moverse.

Me hace mucha gracia como Pequeñín la mira y lo bien que se entienden. Él hablar habla, entendérsele, muy poco, pero ellos dos pasan horas hablando y comprendiéndose a la perfección. A veces, me paro a escucharles e intento comprender lo que dicen.

El otro día, mientras íbamos todos en el coche, mi Bichito nos iba describiendo a cada uno de nosotros. Así, Canija era un poco gamberra, que sacaba todos los juguetes y le tocaba recogerlos a ella, Pequeñín le quitaba las cosas cuando ella las utilizaba, no le dejaba hacer sus trabajos y pegaba a Canija, yo hacía comida muy rica y les quería mucho y su padre, aunque se enfadaba muy a menudo, era el mejor arreglador del mundo.

Miré a mi marido y estaba emocionado, "WOW, el mejor arreglador del mundo!", llegué incluso a sentir envidia. El mejor arreglador del mundo. Y tiene razón, a mí cada vez que se me rompe algo le pido a él que me lo arregle y si los niños me traen algo estropeado, enseguida les mando con su padre para que se lo repare. De todos los adjetivos del mundo, quizá sea el mejor que defina a mi marido, y con 30 años más que ella, yo no habría sido capaz de elegir uno mejor.

Últimamente he visto algunos videos que circulan por la red en los que se preguntan a los peques sobres sus madres mientras ellas les están viendo en otra habitación, se emocionan al darse cuenta que para ellos somos las mejores y al escuchar todas las cosas maravillosas que dicen de nosotras.

En nuestro caso sólo ha sido necesario callarnos un rato y escucharla, saber qué opina de cada uno de nosotros, mientras ella, desde su inocencia, nos describía con mucho cariño. Cuando la escuché mi descripción no me percaté de que fuera tan bonita hasta que la he escrito hoy. Para ella soy su mamá y tiene claro que les quiero mucho y me encanta que sea capaz de transmitir mi amor incondicional por ellos. 

Son esas pequeñas cosas maravillosas que ocurren cada día, que te sacan una sonrisa y hacen que tu vida sea plena y feliz. Cada vez que lo recuerdo mi corazón salta de alegría y mi alma se llena de amor.

¿Os habéis parado a escuchar alguna vez a vuestros hijos sin que ellos se percaten? ¿Os ha ocurrido lo mismo que a mí y habéis conseguido saber qué opinan de vosotros?

20 comentarios:

  1. Tu bichito es una niña muy despierta, lista y amorosa y me encanta la descripción de su papá... tiene toda la razón del mundo.
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elo, sí que lo es y muy lista, jajajajajaja. A mí también me encanta la descripción, yo no la habría hecho mejor.

      Besitos

      Eliminar
  2. ¡Qué graciosa! La verdad es que los niños siempre dicen la verdad, para bien o para mal, y cuando dicen estas cosas tan bonitas es para derretirte.
    Mi hija tiene solo 19 meses, cotorrea desde el año, pero en estos tres últimos meses a eclosionado verbalmente, y es una cotorra, se le entiende casi todo, aunque cuando empieza en modo bucle solo ella sabe lo que está diciendo. Aún es pequeña para describirme pero ya me dices cosas que me alegran el día. Sus "Te tello" (te quiero) o su "mami estás bien...no pasa nala", me enamoran. Así que espero que cuando nos describa lo haga con tanto amor como lo hace tu hija por vosotros. Un beso familia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verónica, si ves al papá, un barreño no habría bastando para recoger sus babas, jajajajaja.

      Te los comes, verdad? Son encantadores cuando se ponen a chapurrear y a no parar. Seguro que os describe con tanto amor como la mía.

      Besitos

      Eliminar
  3. Qué maja! Pues cuando tengan conversaciones los tres ya verás!! Yo cada vez que la emperatriz dice "mama", "papa, "teta", "tata"..se me cae la baba. Cuando empiece a saber lo que dice no quiero ni imaginar..se me llenará el alma de amor como dices tú.
    besitos a los 5!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mamá arquitecta, uff, no puedo ni imaginarme a los tres hablando juntos!!! Todas las épocas son preciosas y disfrutarás de cada una de ellas.

      Besitos

      Eliminar
  4. Mi mariposita aun no habla, pero con sus sonrisas y mirada atenta me lo dice todo.

    Que rico, supongo que estas satisfacciones hacen que todo valga la alegría ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lorena, es que los ojos describen sin palabras.

      Yo disfruto muchísimo escuchándoles atentamente todo lo que dicen, me encanta y me alegra el día.

      Besitos

      Eliminar
  5. Jajaja la gracia es que luego esas palabras quedan para la posteridad!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opiniones incorrectas, sí!!! A partir de ahora será el arreglador :)


      Besitos

      Eliminar
  6. Que bello jeje, casi siempre la parte "manitas" de la familia le toca al papá, pero hay mujeres muy mañosas. El video que mencionas lo he visto, es realmente emocionante jajaja (hasta he llorado). Sin duda ellos ven en nosotros, sus padres, la perfección que pasamos toda la vida buscando. Un saludo, me ha encantado tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Michele, es que mi marido es muy manitas, te dejo una muestra:
      http://www.construyendounafamilia.com/2012/12/su-litera.html

      Así es imposible competir, así que se lo dejo todo a él. Es "su rol", por decirlo de alguna manera.

      Muchas gracias y besitos

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando