jueves, 21 de agosto de 2014

Unas tetas nuevas

A mí las tetas me crecieron a lo bestia. Una noche, cuando tenía 8 años, me tumbé boca abajo (postura en la que duermo desde que soy pequeña) y de pronto tuve que levantarme corriendo porque una teta me dolía muchísimo. Avisé a mis padres y cuando me tocaron el pecho notaron un gran bulto, duro y bastante grande que les hizo preocuparse, más que yo. Un pecho tenía un bulto enorme y el otro absolutamente nada. Ante la insistencia de mi padre (hombres, jijijiji), me llevó al ambulatorio a aquellas horas para confirmar que sí, que efectivamente me estaba creciendo el pecho y que, tenía un año para crecer de estatura, porque no tardaría en bajarme la regla. Cosas que dicen los médicos, aunque yo en aquel entonces era de las niñas más altas de la clase y desde luego la más desarrollada y, por desgracia, poco más crecí (ahora soy menudita, como me dice LadyA). La regla bajó poco más de un año después :'( Jamás olvidaré las palabras de aquel doctor.

Así que siempre he tenido buenas tetas, más gordas de lo que me gustarían porque cuando te sales de "lo normal" pues es difícil encontrar sujetadores en las tiendas en las que compran tus amigas, pero tampoco una exageración. De mis amigas era la que más tetas tenía, del círculo de amigas de ahora desde luego me ganan muchas, cómo cambian los tiempos. Pero gracias a la juventud la gravedad no había hecho estragos.

Cuando me quedé embarazada, leía revistas y libros que nada tienen que ver con mis sentimientos y pensamientos de ahora sobre la maternidad y, aunque me creí informada, nada más lejos de la realidad. Recuerdo que embarazada de Bichito hubo gente que me dijo en varias ocasiones que después de dar el pecho mis tetas iban a quedar fatal. Ante aquellos comentarios y, como mi marido se dio cuenta que me empezaba a afectar, me dijo que si después de dar el pecho a nuestros hijos yo quisiera operarme, buscaríamos al mejor cirujano para ello costara lo que costara.

Ains, qué estúpidos éramos entonces. ¿Por qué? Porque en aquel momento en el que todavía no había parido a mi bebé, el pecho sólo tenía connotación sexual y estética, pero una vez que pasó a ser su función primordial que es la de amamantar, aquél pensamiento fue distorsionándose hasta desaparecer.

Pensaréis, ¿a qué viene todo esto? Pues porque un par de conocidas acaban de ponerse un par de tetas nuevas. Y yo las miro, desobedeciendo la ley de la gravedad, duras y colocadas en su justa medida y me miro las mías, llenas de leche, redonditas y cálidas. Que sí, que las tengo caídas, que me pesan un montón y que estéticamente no son perfectas, pero últimamente me las miro y remiro en el espejo o desde arriba y siento amor y ternura hacia mis pechos. Debido a las subidas de leche mi piel del pecho se ha distendido un poco y debido al peso (y a la gravedad) también se ha caído, aunque mi piel sea flexible estos cambios son notables en él.

Todo esto me ha hecho pensar mucho sobre aquella conversación de hace unos años con mi marido y soy feliz tal y como soy. Mis tetas me definen, son parte de la crianza de mis hijos, cada centímetro de su composición es absolutamente perfecta, me generan placer cada día mientras amamanto a mis hijos. Gracias a mis tetas mis hijos han tenido y tienen el alimento idóneo para ellos, en exclusiva hasta los 6 meses y ahora hasta que nosotros queramos. En este momento son unas de las partes más importantes de mi cuerpo, me siento orgullosa de ellas y jamás las cambiaría.

Y vosotros, ¿alguna vez pensasteis sobre este tema?

39 comentarios:

  1. Que conste que te llamo menudita porque si te digo retaco queda feo... Jajajajaja

    Yo había pensado de joven en operarme, pero después de trabajar más de un año con un cirujano plástico, se me pasaron las ganas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LadyA, ya estamos, con lo bien que te había quedado lo de menudita...

      No voy a preguntarte por qué, aunque puedo imaginármelo...

      Eliminar
  2. Hola Suu! Acabo de descubrir tu blog (si, a estas alturas, es que soy nueva en esto de la maternidad y antes no leía mucho sobre el tema) y me ha encantado todo lo que escribes, interesantisimo y bien contado. Desde ya tienes una nueva seguidora.
    En cuanto al tema del post, pues yo de niña era lo contrario a ti, la menos desarrollada de la clase y hasta los 14 años sin la regla. Llevaba sujetador como adorno! Luego ya me crecieron, y ahora con la lactancia (y la edad) pues están más redonditos y caídos, como tu dices, pero no me importa, jamás me operaría por este motivo, ni se me ha pasado nunca por la cabeza, aunque respeto e incluso entiendo a las que lo hacen. Un saludillo y te voy leyendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ele, hola, bienvenida. Muchas gracias, vas a ponerme colorada.

      Yo también lo entiendo, que conste, que este post no es una crítica ni nada por el estilo, pero últimamente me miro más las tetas por este motivo y siempre escribo este tipo de post porque me gusta pararme a pensar y reordenar mis ideas.

      Besitos

      Eliminar
  3. Pues justo la semana pasada estuve con los mismos pensamientos que tú. Una amiga que se acaba de casar se ha operado "porque estaba muy acomplejada", y aunque todos le decimos que es preciosa y que no le hacía falta ella lo necesitaba.

    Yo siempre he tenido mucho pecho y no se me ha pasado nunca por la cabeza, y menos ahora que como tú las uso para lo que más ilusión me hace en la vida, dar de comer a mi pequeña.
    Hace 3 meses y medio te pedí ayuda pensando que no iba a superar las dificultades y ahora disfruto cada tetada y cada mirada de mi hija mientras mama.

    Las operaciones siempre me han dado miedo, incluidas las estéticas, pero si alguien cree realmente que las necesita para ser feliz, pues adelante.

    Besos.
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, ves, sabía que no era la única. Yo crecí con una amiga totalmente acomplejada, que siempre ha querido operarse, que nunca lo ha hecho y que con la maternidad y dándole el pecho a su hijo estaba exultante. El otro día la vi y ya había perdido todo ese volumen de los primeros meses y volvía a rondarle la cabeza.

      Las superasteis y me alegra muchísimo, no puedes imaginarte cuando. A ver si un día podemos vernos y tomar un café con un buen bollito (por la lactancia, ya tu sabes) y veo a esa preciosidad de niña que tienes que me trajiste con sólo 3 días.

      Besitos

      Eliminar
  4. Yo empecé a desarrollar a los 12 y ahora tengo una 100. Cuando de a luz y comience a amamantar seré la vaca lechera xD
    A mí las operaciones de estética me dan mucho respeto, pero reconozco que si después de tener hijos me veo mal y me cuesta recuperarme, sí me haría algo.
    Una prima mía se hizo una reconstrucción de figura cuando nacieron sus tres nenes y quedó genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opiniones incorrectas, yo es que tengo una 85 copa E y eso que me ha bajado. Cuando me sube la leche puedo asegurarte que mis tetas son impresionantes. Ahora que Canija ya casi tiene años y medio se han estabilizado de nuevo en la 85 E.

      Entiendo que haya gente que se lo haga, pero yo no, aunque con muchísimo respeto hubo un tiempo en que opinaba como tú.

      Besitos

      Eliminar
  5. Pues yo sí me planteé pasar por quirófano pero para reducírmelas.
    Obviamente donde dije digo, digo Diego, porque a día de hoy son perfectas para mi pedugo así que así se quedan.

    Me ha encantado tu post de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, perfectísimas, en eso estoy contigo.

      Besitos

      Eliminar
  6. Me encanto como hablas de tus tetas..aunque pueda sonar brucos decirlonasi a alguien que no conoces. Yo siemore fui de copa minima y por eso estaba encantada con mis tetas de embarazada y lactancia a pesar de las grietas que soporte durante dos meses. No quiero tener mas hijos pero me encantaria recuperar de forma natural, esos pechos perdidos. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, jijijijijiji, tenemos una relación bastante estrecha entre ellas y yo y mis hijos, el marido ha quedado en segundo plano, jajajajajaja.

      Lo de recuperar esa forma natural es muy complicado, la verdad, artificial imposible, sólo están así en la lactancia, tan llenas de amor y de vida, tan turgentes y cálidas.

      Besitos

      Eliminar
  7. Hola,
    Yo siempre tuve más bien poco pecho, pero ahora con la lactancia tienen un tamaño considerable.Están perfectas y pese a mis 38 años y mis 6 años de lactancia no están caídas, por lo que no me planteo algo así. Lástima que como tú dices, el marido queda en un segundo plano!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Osonuda, jeje, muchas madres con poco pecho me han dicho lo mismo, que con la lactancia el pecho estaba mucho más lustroso. Yo las tengo caídas, a veces incluso chicle, aunque quizá, lactancia o no, hubieran acabado en el mismo sitio, quizá no a mis 35 y sí a los 40. No es algo que me preocupe, la verdad, creo que están perfectas ;)

      Lo del marido quizá dentro de unos años vuelva a un primer plano, jijijijijiji.
      Besitos

      Eliminar
  8. Me ha hecho muchísima gracia tu post, porque yo decía exactamente lo mismo. No es que tuviera un tamaño descomunal, pero siempre las he tenido muy levantadas, hasta el punto de que me preguntaban que si estaba operada. Alguna vez dije que después de tener hijos me operaría, no para aumentar si no para recolocarlas.

    A día de hoy, tengo claro que me van a quedar fatal, sobre todo después de plantarme en una 105D con la lactancia (eso dice el bikini que tardé 3 semanas en encontrar). Pero ya no tengo claro lo de la operación, como tu dices, han perdido todo su sentido estético para ser únicamente funcionales. Lo que cambia una, la madre del cordero....

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Drew, bueno, bueno, deja que pase el tiempo y más si ya desde un principio contradecían la ley de la gravedad. Yo tengo ahora una 85D/E pero te puedo asegurar que llegué a tener una copa H en mis inicios, así que nunca se sabe.

      Ya te dije que ser madre sería una revolución para ti y veo que no me he equivocado.

      Besitos (deseando tomar ese café con tortitas ;))

      Eliminar
  9. Muy cierto,yo tampoco cambiaria mis senos despues del nacimiento de mis dos bebes,incluso ahora le tengo carino a cada estria porque es la huella eterna de que mi cuerpo fue capaz de crear a dos seres encantadores. Nuestro amor propio y seguridad hara grande a nuestros bebes. Saludos desde Miami.
    http://fasesfases2014.wix.com/fases

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Geisy, el cuerpo de la mujer es increíble pudiendo albergar vida en su vientre.

      Guau, Miami!!! Besitos!!!

      Eliminar
  10. yo tampoco me operaria,de todas formas ya las tenia flacidas y caidas de engordar y adelgazar,ahora le doy el pecho a mi niña de 18 dias y la verdad poco me importa como queden.Yo se de una que no le dio pecho a su hija xq no queria estropearse el pecho tan bonito q tenia,como si fuera a tenerlo asi toda la vida,en fin....

    Por cierto te admiro con tu lactancia,a mi me da bastantes problemas y me va regular pero ahi sigo luchando,a ver si se normaliza todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jenny, enhorabuena!!!! Muchísimas felicidades!!! Me alegro mucho por ti, no sabes cuanto.

      Bueno, yo también conozco personas así y aunque no lo comparto, cada cual decide.

      No me admires que me pongo colorada. Me alegra que sigas luchando, has podido compartir esos problemas en algún grupo? Te ha visto alguna asesora de lactancia?

      Besitos

      Eliminar
  11. Yo estoy orgullosisima de mis pechos de amamantar y espero que duren muchos meses por ahora y varios embarazos mas a la larga. Son parte de mi carnet de madre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Doctora Impaciente, claro que sí!!! A mí también me definen, estoy muy orgullosa de mi par de tetas, jajajajajaja.

      Besitos

      Eliminar
  12. Tengo una amiga que justo acaba de operarse. Tras dos lactancias prolongadas, no se veía como antes y se sentía acomplejada... Cada teta es un mundo.
    Yo siempre he tenido poco pecho, y ahora gracias al embarazo (32 semanas) tengo una 95C ¡Estoy encantada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lectora, profe y mamá, efectivamente, cada teta es un mundo. Cada cual que haga lo que quiera, no entro en la decisión de cada uno. Mi amiga lleva acomplejada toda la vida y si ella lo necesita para estar bien, pues adelante!!!

      Jeje, la verdad es que en el embarazo el pecho se encuentra de un lustre!!!!

      Besitos

      Eliminar
  13. Acabo de acabar con la lactancia de mi niño, que ha durado 20 meses, en los últimos meses solo tenía leche en una, por lo que la tenía considerablemente más grande que la otra...Ahora ya las tengo las dos igual!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendainfertility.com, es cierto que cuando sólo se lacta con un pecho puede haber bastante diferencia, si bien, luego todo vuelve a su ser :)

      Besitos y felicidades por esa lactancia

      Eliminar
  14. La verdad es que yo tuve la misma conversación con mi marido durante el embarazo de mi primer hijo, ahora me encuentro en el final de mi segundo embarazo y me miró al espejo y a pesar de los cambios evidentes de peso, gravedad... son los pechos de una madre orgullosa de lo que se a convertido. Si en la crisis de los cuarenta me dan cosilla ya..tengo seguro que cuento con el apoyo de mi marido. (El cuerpo es sabio, la sociedad superficial )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aida, me encanta tu comentario, yo también me siento madre orgullosa de sus pechos.

      En la crisis de los 40 quizá en vez de unas tetas nuevas sigamos necesitando el amor incondicional de nuestras familias.

      Besitos

      Eliminar
  15. Pues yo si tuviera pasta me las operaba para reducírmelas, como tú ya sabes uso una 105D y es realmente incómodo, antes me fastidiaba a la hora de ocmprarme camisas y vestidos pero ahora que he empezado a correr es un horror, así que seguiré echando la primitiva semana tras semana.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MamaDeDosBrujas, pero tú juegas a la primitiva?

      Besitos

      Eliminar
  16. Yo tengo una amiga que se puso más y después no quiso dar el pecho para que no se la estropeasen...también conozco otra chica que se tuvo que quitar pero porque tenía problemas de espalda. Lo de tener las tetas con un tamaño "fuera de lo normal" es un engorro... Yo no sé si después de la lactancia me bajarán o no, lo que me parece es que se van a quedar un poco flácidas, pero chica, me da igual, la emperatriz lleva comiendo 14 meses y a papadeemperatriz le siguen gustando..así que..genial!! Besotes y que entréis bien en Septiembre!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mama Arquitecta, la cosa es que aunque no hubieras dado el pecho seguramente habrían terminado de forma parecida. Sin embargo, después de la turgencia y la belleza de unos pechos en el clímax de la lactancia, cualquier cosa posterior no se asemeja jamás y creo que es por eso que notamos mucha más flacidez.

      Besitos y espero que el inicio aya sido estupendo.

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando