miércoles, 12 de noviembre de 2014

¿Qué llevas al salir de casa?

Desde que soy madre he evolucionado mucho, con cada nacimiento de mis hijos, no voy a decir que he cambiado, pero sí que me he desarrollado en muchos aspectos.

Reconozco que en algunos soy una versión mejorada de mí misma, y cada uno de ellos de me ha hecho progresar de manera diferente. De todas las maneras posible, no sólo a nivel emocional sino sobre todo en el práctico, ser madre de tres hijos tan pequeños y de diferentes edades, agudiza el ingenio.

Recuerdo cuando nació Bichito, ella no fue porteada hasta el año y medio y la llevaba en su carrito. En él, un bolso enorme a juego con un porrón de huecos y departamentos, lleno de todas y cada una de las cosas posibles: "Agua por si tiene sed, un cambio por si se caga, una chaqueta por si hace frío, unos palitos de pan por si tiene hambre y yo no puedo parar a darle la teta, otro cambio por si se vuelve a cagar o por si regurgita un poco, otro cambio más por si esta vez se le escapa un poco de pis, un juegue, otro, otro, toallitas, pañales, crema del culo, etc, etc, etc". Llevaba un sinfín de cosas en el enorme bolso y en la cesta de abajo del carro. Además, una bandolera colgaba también con mi monedero y el móvil, no creo que yo llevara nada más.

La mayoría de cosas me parecían imprescindibles, hasta que tuve el siguiente hijo. Entonces Pequeñín fue porteado, tenía las manos libres, para abrazar a mi hija, para jugar con ella mientras mi pequeño dormía, para acompañarla de la mano, corretear y jugar por la calle. Ya no iba a cargar yo con aquella bolsa enorme, ni yo podía ponerme una cesta debajo para echar chaquetas y mantas inservibles, así que tocaba ser práctica y llevar poco más que lo justo. Una mochila con agua, pañales, toallitas, un cambio y mi monedero era suficiente. Sin embargo, me fijaba en esas madres con su carro y sus bolsos cada vez más grandes, llenos a rebosar de cosas que seguramente sólo lo habrán utilizado un par de veces, como me ocurrió a mí. Ya no había por sis, ya sólo había lo que creía en aquel entonces que sería lo mínimo.

Y entonces llegó Canija y con dos niños tan pequeños (Pequeñín no había cumplido los 2 años y Bichito tenía 3) llegó el momento de economizar. Cualquiera que me conozca en persona sabe que he ido desde el primer momento con los tres a todos los sitios, la Mochila Ergonómica Emeibaby ha sido mi mejor aliado, no sólo por su versatilidad sino por lo rápida que resulta ponérsela, sin necesidad de ajuste, y puedo aseguraros que dos niños más tan chiquititos eso era importantísimo. Pero qué pasó con el bolso/mochila, pues que mis cosas las empecé a llevar en una riñonera y las de los niños pues en una minimochila o en una bolsa en el coche.

Si salimos a dar una vuelta, hemos cambiado a Canija el pañal en casa y no tengo previsto que se cague (sí, esto llegamos a saberlo) no suelo llevar ningún cambio y salgo sólo y exclusivamente con mi cartera, el móvil y mis hijos. Si ocurre algo, en donde sea, se compra. Vivimos en Madrid, al lado de centros comerciales y negocios por doquier que me permiten comprar desde toallitas y pañales si se manchan, agua o comida si tienen hambre e incluso ropa si se cagan, mean o vomitan encima. Y así salgo sin tener que estar pendiente de un bolso o una mochila, sino de ellos, que cuando empiezan a correr en direcciones opuestas os aseguro que necesitáis las dos piernas, las dos manos y cuatro ojos si fuera posible.

En vez de que a medida que tu familia crece tu bolso también, es justo al contrario, en la mayoría de los casos, y el tamaño de tu bolso en inversamente proporcional al número de hijos que tengas. Yo no voy a tener más, si no entonces desaparecía hasta la riñonera (que en muchos casos con unas monedas en el bolsillo vale). Y ahora ya no miro a esas madres con bolsos enormes, que estoy segura que siguen llevando, parece que cuanto más grande el bolso maternal mejor, ahora son ellas las que me miran pensando que soy una insensata y que cómo se me ocurre salir de casa "con lo puesto". Hace un tiempo me encontré con una madre de tres como yo en una cafetería, ninguna llevaba toallitas y, sin embargo, el otro día comiendo en el trabajo una mamá con un bolso enorme me comentó que era para llevar las cosas de su hijo, entre ellas sus toallitas :)

Cuando salís de casa, ¿cuál es el tamaño de vuestro bolso? ¿Qué lleváis en él? ¿Creéis que todo es necesario? Y ya para saber si mi teoría es cierta, ¿cuántos hijos tenéis?

27 comentarios:

  1. Yo con Monstruita al principio llevaba una bolsa enorme petada de cosas, los 'porsis' que dices tú (que si una toquilla, que si una muda, que si un mini botiquín, que si... buf). Pero cuando cambié del carro a la silla, me harté de tanto rollo y pasé a una mochilita diminuta con pañales, muda, toallitas, un babero y listo.

    Con el que viene, espero que la Emeibaby o el fular elástico sean mis aliados (creo que no va a quedar otro remedio, aunque usemos el carro para las abuelas o en alguna ocasión en la que vayamos el padre y yo juntos).

    Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monstrua, en tu mochilita diminuta llevas pañales, toallitas, muda y babero, muy diminuta no creo que sea, ehh, jajajajaja.

      A mí el fular es el portabebé que más me gusta, si bien requiere un tiempo, aunque sea corto para anudártelo. Es por esta razón que prefiero la emeibaby, pero por la rapiz, son escasos segundos y la versatilidad de su fular.

      Ya me contarás el tamaño de tu minimochila cuando nazca monstru@2

      Besitos

      Eliminar
  2. En mi caso, el numero de cosas decreció con el tiempo...los primeros meses llevaba de todo, hasta que me di cuenta que nunca lo usaba...asi que con 8-9 meses ya solo llevaba mi monedero, el mobil y pañales (a veces algo de comer si no quiso comer en casa y si no habrá nada que comprar allá donde vayamos...). Así que en mi caso, se redució el tamaño con el tiempo...aunque con otro hijo seguro que se reduciría aun más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Catalano Bávara, sí, bueno eso también. Entre otras cosas porque vas cogiéndole el tranquillo. A mí lo que más me llama la atención es esos bolsos atestados de cosas, que para encontrar algo debes de mirar el plano.

      Besitos

      Eliminar
  3. Yo la verdad es que siempre he sido muy dejada y he llevado poco. Con el mayor lo único imprescindible eran 2 ó 3 palitos porque rejurjitaba mucho. Ahora tengo 3 hijos (de 4, 2 y 2 meses) y como tu, suelo salir con monedas (ni el monedero!), móvil y llaves. Cuando voy más cargada es cuando llevo juguetes para el parque!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, jijijiji, yo no creo que seas dejada, que conste que me parece mucho más práctico obviar los porsis e ir con lo mínimo. Ves, otra mami de tres con monedas, llaves y móvil, lo demás es reemplazable :)

      Besitos

      Eliminar
  4. Mi peque y yo cuando salimos con mi madre si que llevamos la superbolsa petada de cosas y el carrito pero al final siempre acaba ella llevando el carro y mi bicheja en la mochila, si salimos solas, riñonera con llaves movil y monedero y pista ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, al final es mucho más cómodo llevar lo mínimo posible porque si encima después de llevar un bolso atestado de cosas, te dejas algo importante es como para pegarse un tiro. Mi madre debe de pensar que vivo al límite, jajajajajaja.

      Besitos

      Eliminar
  5. Yo llevaba una bolsa grande porque me la había hecho mi suegra, pero no muy llena. En general, para todas las cosas, intento minimizar, aunque algún día se me vaya la mano, jejejeje...
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, yo recuerdo que se me iba, vaya que si se me iba. Recuerdo una vez que mi Bichito tuvo diarrea en verano y la muda que encontré en el bolso era de invierno invierno, vamos que era super hiper mega imprescindible, jajajajajaja.

      Además los bolsos maternales que se venden son enoooooooooooooooormes.

      Besitos

      Eliminar
  6. Yo tengo un niño de 20 meses, al principio si llevaba el "gigantebolso" con toallitas, pañales, una manta para el frío, muda, vamos lo típico. Ahora lo que llevo suele ser una mochilita con agua, un pañal, un paquete de toallitas (pero de los q están apunto de acabarse para que ocupe poco sitio) y siempre o casi siempre llevo ochos (pq si se pone penoso, es lo único que le calma) porque es un comilón y prefiero los ochos a los gusanitos. Pero sigo viendo a las madres con los bolsos repletos a reventar y algunas con cuantos más hijos, más grande es el bolso. Yo soy un poco desastre, pasota, dejada, o como queráis denominarlo, jajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Araceli, las toallitas a punto de acabarse, jijijiji, de esas también guardo yo cuando sé que la toca cargar y voy a tener que cambiarla. Perdón mi incultura, qué es un ocho?

      Yo creo que de desastre nada de nada, al contrario, creo que es mucho mejor. Yo también veo esos enormes bolsos repletos que necesitan mapa para saber dónde está cada cosa.

      Besitos

      Eliminar
    2. Perdona, la costumbre de pensar que las cosas se dicen en todos sitios igual, los ochos son picos de pan q tienen la forma del número 8. En otros sitios se dicen palillos, y he escuchado algún q otro nombre q ahora mismo no recuerdo, jeje

      Eliminar
  7. Yo soy un desastre para esto y por no llevar no llevo ni muda limpia para mi bichilla. Ahora va a cumplir un año y me hace menos trastadas pero de bebé alguna caca ha dejado la ropa impracticable y aún así nos hemos tenido que apañar con lo sucio por que nunca me acuerdo del trajecito de repuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Planeandoserpadres, veo entonces que no soy la única, jajajajaja.

      Yo creo que mucho mejor, así pesamos menos ;)

      Besitos

      Eliminar
  8. Yo al principio llevaba una bolsa enorme, bueno me compre 2 que madre mía el dinero que me he dejado y ahora con una pequeña, me basta... Suu lo de la idea de la riñonera te lo copio no se me había ocurrido a ver si encuentro alguna tienda para comprarme una.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, la riñonera es la caña!!! A mí me encanta y la llevo a todas partes. A mí bolsos maternales me han regalado hasta porteando, a ver dónde narices me cuelgo yo uno de esos, con lo que pesan!!!

      Besitos

      Eliminar
  9. Buenas Suu.....estoy contigo....creo que cuantos más hijos tienes, el concepto de lo que es imprescinbible y vital va cambiando poco a poco....ves que con el primero, madre novata pecas y mucho....con el segundo ya es distinto y no cometes tantos "errores" de madre primeriza....y con el tercero ( mi caso también ), mi madriña...prácticamente se crean "solos"....jejejeje Yo con la tercera también salgo con menos cosas y en situaciones complicadas y adversas....tu imaginación se multiplica por 3 y al final sales del paso sin necesitar lo que con el primero creías importantísimo.... :-)

    Un beso! Angela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angela, sí que cambia, sí y sí, con la tercera ya nada tiene que ver. En fin, a veces pecaremos de despistadas, pero oye, ya no parecemos mulas de carga!!!

      Besitos y felicidades por esa familia numerosa

      Eliminar
  10. En mi caso también he ido reduciendo el número de trastos que van conmigo y con mi hija. Yo creo que con la experiencia como madre, que no solo se adquiere con el número de hijos, sino con el tiempo que se lleva en la profesión, se van aprendiendo trucos que hacen más facil las salidas. Ir con carro, bolso grande y bebé a veces no solo no facilita las cosas sino que las complica. Por otro lado tener más hijos te obliga en cierta forma a no poder llevar más de lo que tu cuerpo puede llevar (sería difícil llevar tres bolsos grandes). Yo creo que las madres de dos, con el segundo, ya no llevan esos mega bolsos.
    Dicho esto, me encanta tu blog y cada pocos días reviso si has escrito algo. Enhorabuena.

    Susana.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, bueno pues ahí difiero y me explico. Con la experiencia es lógico que se aprendan muchos trucos, pero no vuelves a pasar por las mismas situaciones, por lo que yo sigo viendo madres de dos con bolsos enooooooooooormes.

      Me alegra que te guste!!! Voy a ver si os felicito el año, porque ya no recuerdo el último día que escribí.

      Besitos

      Eliminar
  11. Yo sólo tengo un hijo y estoy contigo en todo lo que dices. Las madres novatas parece como si en vez de salir a pasear por la ciudad nos fuésemos a la Amazonia! como tu dices, si necesitamos algo urgente, las calles están llenas de tiendas o siempre habrá otra mamá con mega-mochila que nos lo preste jaja. En mi caso todo lo reduzco a un bolso tipo mochila donde meto unas toallitas, clinexs y a veces alguna botellita de agua y alguna galletita. Y poco más. Que estoy harta de acarrear tanto trasto de arriba para abajo!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mamasalbordedeunataquedebesos, jajajajaja, en eso tienes razón, jajajajaja. Abajo los mega bolsos maternales!!!!

      Besitos

      Eliminar
  12. Yo tengo dos niños y soy la antimadre para el bolso. Solo llevo agua y muchas sonrisas. Las toallitas humedas siempre se acaban Me ha gustado esta entrada, las tiendas son una bendición. Me encanta leerte. Saluditos de http://creativipy.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Corcuera, muchas sonrisas también llevo yo. Me encanta ese concepto, mochilas llenas, de besos, sonrisas y abrazos.

      Besitos

      Eliminar
  13. cheap ray ban sunglasses cheap, in fact, cheap ray bans the smell of my body. cheap had wanted to lie, then to the mouth to know at this time to make cheap believe only their own to tell the truth. Hesitated cheap ray ban sunglasses for just a second, but for cheap ray ban sunglasses cheap in terms of a few minutes is the equivalent of ordinary people think, cheap is a born actor, cheap ray ban sunglasses discount ray ban sunglasses do not control the tears .

    ResponderEliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando