lunes, 23 de marzo de 2015

Ni terribles 2 ni 3 ni 4

No puedo más. Lo intento, me repito una y mil veces que me controle, que no le grite, que tenga paciencia. Pero mi paciencia se agota y cada vez más y no es justo para sus hermanas tener una madre enfadada cada mañana.

Pequeñín es, por decirlo de alguna manera, difícil, siempre lo ha sido. Todavía recuerdo su primera rabieta, con 1 año recién cumplido, en el que tuve que inmovilizarle para que no se diera golpes, de como se puso. Aquel día terminé llorando trastornada por lo que había pasado, estaba claro que apuntaba maneras. La rabieta más virulenta de su hermana mayor (Bichito) fue la menor de él.

A medida que ha ido creciendo ha ido aumentando. Sus rabietas últimamente son constantes, liándose a patadas a gritos y a lloros, si no obtiene lo que quiere. Pero lo peor es el día a día. A todo dice que no, desayunamos? NO, nos vestimos? NO, nos vamos? NO, nos quedamos? NO y un largo etcétera, que acaba con la paciencia de cualquiera.

Y yo estoy harta, hasta tal punto que todavía estoy enfadada por la de hoy. Tengo que contenerme muchísimo, porque mi ser está llegando a un momento de rabia en el que me da la sensación que llegará estallar y que no soy capaz de controlar. Estoy cansada de que no quiera desayunar, no quiera vestirse, no quiera comer, empiece a decir "Puaj, qué asco!" cuando no quiere algo, cansada de pedirle que se ponga las zapatillas y que le importe una mierda y comience a jugar con ellas, que le pida que recoja y pase de mí, que le diga lo que sea y que sea justo lo contrario.

Estoy cansada de explicarle las cosas, porque no funciona. Estoy cansada de que el diálogo con él no sirva de nada. Agotada de esperar que esta situación cambie, porque en vez de mejorar, va de mal en peor cada día. Me siento realmente impotente de no conseguir hacer que esta situación cambie, empezar de buenas maneras y terminar gritándole exasperada de los nervios. Y lo peor es que me parece super injusto para el resto de la familia. Sus hermanas tienen una madre enfadada cada mañana porque al niño no le apetece hacer nada más que todo lo contrario y que a cualquier cosa que le pido, su respuesta es un no. Y da igual que me ponga a hacerlo con él o que le ayude, pasa olímpicamente de mí. Además, la forma que tiene de relacionarse con sus hermanas, es muy cansina. A Canija no la deja en paz, avasallándola, molestándola y apretándola todo el rato hasta que la hace daño y ella llora, y ahora le ha dado por gritar a Bichito al oído y pegarle algún puñetazo.

Una vez una coach me dijo que la rabia era un sentimiento que sólo duraba 20 minutos en el cuerpo, en mi caso llevo hoy así desde las 8 y ya son casi las 12. Y lo peor es que los sentimientos que nacen de mí no son positivos, más bien son negativos. Y me siento exhausta de luchar cada día contra él, cuando yo lo que quiero es ir junto a él, ayudarle y apoyarle en el día a día, que crezcamos juntos, pero es que me lo pone realmente difícil.

Con mi marido es igual, sólo que su paciencia ya está muchísimo más consumida y ha llegado a un punto que pedirle de buenas maneras las cosas, no es suficiente.

Pero lo más cojonudo es que si nosotros no estamos, se comporta de manera totalmente distinta. Colabora, ayuda, no grita, no tiene rabietas, acata cada cosa que se pide. Es el mejor niño de la clase, tanto es así que su profesora está alucina. Su monitora de comedor es la misma persona que se queda con mis hijos en verano mientras yo trabajo, pues está flipada de lo distinto que es. Jamás ha tenido que repetirle las cosas dos veces. Y con los familiares y amigos, tres cuartos de lo mismo. Mi madre no puede creer lo que yo le cuento.

Y yo siento rabia, pena, impotencia y un sin fin de sentimientos porque no entiendo y no comprendo por qué narices con nosotros se comporta de esta manera. Por qué la estabilidad familiar depende de él, por qué tengo que estar enfadada cada mañana, por qué al final termino gritando (prometo que lo he intentado, pero soy incapaz de conseguirlo), por qué mis hijas tienen que soportar esta situación continua. Cuando no consigue lo que quiere nos lía una detrás de otra y al final no podemos disfrutar juntos.

Y no se trata de una etapa, no, sino que llevamos mucho tiempo así. Y yo soy positiva, joder que si lo soy, pero hoy me siento perdida y buscando soluciones a esta situación, que no encuentro. No sé qué hacer. Busco alguna manera de conseguir cambiar la forma de relacionarnos y que todo fluya de mejor manera. Hay veces que termino llorando sintiéndome superada por un niño de 3 años que pasado mañana cumple 4. Necesito que esta situación cambie y que no me encuentre luchando con él cada momento del día en el que estamos juntos.

Intento aferrarme a ese niño maravilloso y amoroso que nos quiere con locura, al brillo de sus ojos, a su risa para intentar controlar mi ira, pero ahora mismo tengo unas ganas horribles de llorar. Por más que hablo con él y le explico las cosas, es como si no me escuchara lo más mínimo. Ver que el diálogo no sirve de nada genera un gran sentimiento de impotencia en mí  y me niego a darme por vencida, aunque a veces lo piense.

Si se os ocurre alguna manera o algo que pueda utilizar para intentar cambiar esta situación, os lo agradecería. En este momento me siento muy superada, agotada y abatida, como si cada uno de nosotros fuéramos su sparring, el foco donde libera su negatividad.

36 comentarios:

  1. Jolín Su, mi hija Lola ultimamente está también así, entiendo lo que dices. En casa todo es una lucha. Lo del asco también lo dice. De hecho el otro día me llegó a decir sólo con 3 años que tiene que mamá le da asco. Imagínate cómo me sentí, después de que he sacrificado todo por ella y que sigo haciéndolo porque yo así lo he decidido pero fue como una puñalada de dolor. No quise pensarlo más sino un impulso que tuvo y ya está. En las rabietas que tiene cada una es tan diferente que lo que una vez me funciona otra no, así que es terrible no tener un remedio con que soluciontar las rabietas o un método. Yo procuro preguntarle cómo se siente, si está enfadada y por qué o si está triste. Además asociamos esas rabietas a los colores del monstruo de colores. Pero a veces funciona y otras veces no.
    Otras veces me alejo de ella porque no quiere que esté a su lado, otros días la acompaño en su enfado pero sin entrar en su juego. Es que no puedes hacer otra cosa, no puedo ceder a sus exigencias, sólo puedo acompañarla con amor.

    La semana pasada ha sido terrible y acabé gritandole mucho y con mucha agresividad dentro y lo que noto es que en estos momentos no logro conectar con ella.
    Su, mucho ánimo y mucha fuerza. Las rabietas del hoy serán la tolerancia a las frustraciones del futuro. Piensa en eso. Rabieta que tiene hoy, rabieta que no tendrá de más mayor

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar TA, ohh, vaya, no puedo ni imaginarme cómo te sentiste. No se lo tomes en cuentas, son esas cosas que se dicen sin sentir. Fíjate que nosotros la soltamos muchas veces sin percatarnos del daño que hacemos a otras personas, imagínate con 3 años.

      Nunca había oído hablar del monstruo de colores, eso que es?

      Yo también me siento perdida y le siento perdido en esas situaciones. Ojalá encontremos la forma de conectar con ellos.

      Besitos y mucho ánimo,
      Suu

      Eliminar
  2. Mucho ánimo! Solo puedo decirte que mi nena también ha sido y es muy "intensa", ahora con dos y medio no es que monte pollos cada minuto, pero si que 2 o 3 veces al dia tiene una rabieta de llorar y patalear hasta que consigue lo que quiere y me siento como tu, empiezo hablando bien, sin perder los nerios, razonando el porque no puede tener eso que quiere, hasta que grito (sobretodo si es al final del día, cuando una ya no está para cuentos). A su favor, tengo que decir que el resto del dia si que es obediente y ayuda mucho (en la guarde no tiene nunca rabietas y es la nena modelo). Yo soy bastante de dejarla salir con la suya (siempre que sea posible lo que quiere y no sea peligroso), supongo que si tuviera de madre a alguna de mis conocidas, que no les dejan pasar ni una...probablemente entonces seria de las de rabietas continuas. Supongo que con tres es mucho más dificil todo, ya me da miedo cuando llegue el hermanito como voy a hacerlo...porque ahora si tarda 5 minutos en ponerse el gorro o 1h en dormirse mientras estoy a su lado, pues bueno...pero cuando tienes a otro al que atender...
    Lo dicho, espero que con la edad se le vaya pasando, yo creo que cuanto más mayor, va a ir a mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Catalano, felicidades!!! No sabía que estabas embarazada!!! Mi más sincera enhorabuena!!!

      Yo soy un poco estricta, todo hay que decirlo. No demasiado, no vayas a pensarlo, pero con tres es bastante complicado como no se pega, no se grita, no se insulta, nos respetamos y cosas así.

      Yo intento entenderle, hoy más que ayer, hoy que la ira ha desaparecido le comprendo, pero me cuesta mucho. Yo también llegué a pensar que con el tiempo pasaría, pero en mi caso no ha sido así, ojalá en el tuyo sea diferente.

      Besitos,
      Suu

      Eliminar
  3. Hola Suu,

    Has probado "castigarle" quitándole lo que más le guste....un juego....un dibujo en la tele......para que aprenda la consecuencia de portarse de esa forma....... o sino todo lo contrario, el refuerzo positivo.... lo que hace bien, reforzar, premiar para que se de cuenta que tiene mucho más a "ganar" portándose bien que mal?!

    Soy a favor de poner límites sí pero con amor. Sino se pueden transformar en "mini tiranos".

    Ánimo y paciencia. Sino acude a un psicólogo infantil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, sí, he probado a quitarle un juguete o ver el capítulo que vemos al final del día en la tele o alguna de esas cosas que tanto desea. Funciona al día siguiente, pero después se le olvida. También he probado el refuerzo positivo y lo mismo, dura relativamente poco.

      Lo del psicólogo infantil en este momento me parece excesivo, me gustaría seguir intentándolo, pero si sigue así tendré que planteármelo.

      Gracias y besitos,
      Suu

      Eliminar
  4. Buenos dias,con un niño tan dificil,quiza seri conveniente retirar atencion.....Desayuna,no ... perfecto sin desayunar.Calzate,no ....perfecto desclazo al colegio....
    El planteamiento del niño es coherente,consigue ser el centro de atencion ,aunque sea en negativo....fuera gritos y enfados,ya que se vive como logro.Tan solo consecuencia s en tono neutro.
    Suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, también lo he intentado, aunque ha sido lo menos. El día que lo hice él llevaba su pijama de spiderman, así que dejarle llevárselo al cole era lo más para él, jajajajaja. Al final se puso el uniforme.

      Lo del desayuno también lo he hecho, pero nunca he conseguido mantener el tono neutro, me explico. Me da la sensación de que el día que se levanta retorcido es una detrás de otra: lo intento con el desayuno, no lo consigo, ahora con la ropa, no lo consigo, ahora con las zapatillas, no lo consigo, no tengo ni idea porque ya o con la ropa o con las zapatillas he empezado a gritar.

      Me gustaría conseguir ese tono neutro, de buenas maneras, pero todavía no he llegado a ese punto. Tendré que planteármelo más en serio y conseguirlo, que ese será un gran reto para mí.

      Gracias y besitos

      Eliminar
  5. Por lo que cuentas parece que ese niño lo que busca es atención de sus padres, de forma positiva o negativa y se ha acostumbrado a que ese sea su modus operandis. Modos puede haber mil, castigarlo, llevártelo al colegio en pijama para no discutir, quitarle privilegios... o mil cosas que hayas podido probar ya. cada padre tiene sus principios y su forma educar. Quizás comentárselo al pediatra o al psicólogo escolar para que te ayuden o te busquen alguien profesional que te pueda ayudar respetando vuestros principios pero de forma profesional, no remedios típicos de abuela/vecina del barrio porque cada niño es un mundo. Suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, yo también he llegado a pensarlo, aunque no sé en qué proporción sería aplicable a mi hijo. A mí me da la sensación de que le cuesta encontrar su lugar, que está un poco perdido y que por eso se comporta de esta manera.

      El pediatra no me parece la persona más idónea para comentarle esto, quizá un psicólogo infantil, aunque prefiero esperar un poco más y utilizar más recursos para ver si conseguimos, entre los cinco, encauzar esta situación. No me apetece incluir a alguien externo en nuestro núcleo familiar.

      Gracias por el consejo y besitos,
      Suu

      Eliminar
  6. Y si pruebas con preguntarle directamente qué le sucede? Escúchale lo que tenga para decir, a ver si puedes encontrar el origen de sus frustraciones. Otra medida positiva podría ser involucrarlo, siempre que quiera y de forma gradual, en alguna tarea de la casa o actividad con sus hermanos, como hace la supernany. Si se me ocurren más cosas te escribiré. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adry, lo he hecho. Lo malo y complicado es que no le entiendo, tiene todavía una lengua de trapo impresionante, empiezo a entenderle y de pronto se pone a hablar y no hay manera. Me he sentado con él, le he pedido que me lo explique más despacio, que lo pinte, pero prometo que es muy complicado y no lo consigo. Todas esas cosas las hacemos, tanto alguna tarea como actividades, pero esas salidas de tono que tiene y esas negatividades que muestra, me tienen desconcertada.

      Gracias y besitos,
      Suu

      Eliminar
  7. Hola Su. Te recomiendo un libro: Juegos que unen de Aletha J. Solter. Es un enfoque hacia la disciplina no punitiva mediante el juego. Super interesante y creo que os puede ayudar mucho. La misma autora tiene otro llamado Llantos y rabietas que tengo pendiente de leer pero que, seguro también es interesante. Espero que te pueda ayudar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, le echaré un ojo, muchas gracias.

      Besitos,
      Suu

      Eliminar
  8. Hola: no puedo ayudarte porque ya leo que haces todo bien en ese tipo de situaciones. Ya nos contarás. seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta Máster,

      Hoy ha sido una buena mañana, un amigo me recomendó explicarle por la noche cómo iba a ser el día siguiente, preguntarle qué quería desayunar y nos han sobrado hasta 15 minutos!!!

      Besitos

      Eliminar
  9. Has probado pasar un momento de juego solo con el?? Sin hermanas, sin tele, solo haciendo lo que el quiere?? Quizás es su manera de decirte que necesita algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, sí, muchas veces. Le encanta que le cuente cuentos o que le acaricie la espalda.

      Gracias por el consejo. Besitos,
      Suu

      Eliminar
  10. Hola Su, pues a mi no me ha pasado, solo escribo para darte muchos ánimos y quizá como el comentario anterior, probar a realizar alguna actividad solos tu y el niño, o ambos papas y el niño..

    animo un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, gracias. Lo hago. Intento ir a buscarle a él solo los lunes y miércoles, para pasear juntos. Hay mañanas en las que le abrazo y le acaricio porque a él le encanta, mientras sus hermanas duermen. A él le encanta que le cuente cuentos, así que aprovecho a veces a leérselos a él solo.

      Gracias por el consejo. Besitos,
      Suu

      Eliminar
  11. Yo no se que consejo podría darte, cada niño es diferente y lo que funciona a uno no le funciona al otro.
    Mucho Animo y espero que se solucione pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elmundoderaga, de hecho a veces con un niños funcionan unas cosas que al día siguiente no.

      Muchas gracias, eso espero.

      Besitos,
      Suu

      Eliminar
  12. Hola guapetona, aquí un madre con hijo similar, jejejeje... (tengo una entrada por ahí perdida de esta semana parecida a la tuya).
    Peque tiene rachas, a veces durillas, pero creo que en el fondo lo que requiere una situación así es más kilotones de paciencia, y como te han dicho por ahí, a mí me va bien hablar con él, dejarle escoger entre opciones que yo considero adecuadas, intentar despistarlo cuando sé que va a haber motivo de bronca... depende. En fin, cada madre conoce a sus hijos y sabe lo que puede ir bien. Lo jodido es encontrar el tiempo y la serenidad para aplicarlo.
    Besos y ánimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo, a mí a veces me valen esas cosas, otras no. La paciencia en mi caso está mermada, si bien, mucho lastre que me he quitado de encima en los últimos meses, me dan mucha más tregua para intentar contenerme en muchos sentidos. Un día aislado, una rabieta de vez en cuando son relativamente fáciles de bandear, lo jodido es cuando son un día sí y otro también, cada mañana. Son esas las que me superar, sobre todo cuando se levanta ya así, porque al final del día es más comprensible, pero nada más levantarse me descoloca muchísimo.

      Besitos y mucho ánimo!!!
      Suu

      Eliminar
  13. Hola, yo me encuentro igual q tu con mi hija de 4 años, en casa es todo el dia guerra, no hace caso, y en el cole es un cielo de niña. Hablando con su profesora estamos probando de poner cada dia un gomet en la agenda de como se ha portado en casa, rojo o verde, y de momento llevamos 3 verdes seguidos, quizas esto te pueda ayudar, a mi hija le horroriza q su profe vea gomets rojos en la agenda, no se si durara mucho pero llevamos 3 dias mas tranquilos. Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, yo creo que en casa es el lugar donde se sienten protegidos y capaces de ser tal y como son, es muy jodido, porque te preguntas una y otra vez por qué a ti te toca esta faceta de tu hijo, pero mejor que se muestre así en casa que en el colegio.

      Ese método no termina de convencerme, pero te agradezco que lo hayas compartido conmigo, por si en algún momento decido aplicarlo.

      Muchas gracias, besitos y suerte!!!
      Suu

      Eliminar
  14. Hola, me siento muy identificada contigo. Tengo una niña de cinco años y medio, un niño que el mes que viene cumple cuatro y un bebe de seis meses. El mediano era alegre y tranquilo hasta que llegaron los dos años, y así estamos todavía. A la hermana le muerde, rompe y tira cosas, nos da puñetazos, chilla, da portazos....y en el cole es bueniiiisimo....la Profe no se lo cree. Hemos probado miles de cosas como tu y creo que lo que nos va mejor es pasar tiempo con él y mucha paciencia, nos hemos ido de casa, fuera del portón de entrada y lo hemos dejado solo porque no se quiere vestir o desayunar....la Profe nos aconsejó el método de pegatinas, creo q como supernany, tendremos que probarlo. Mucha paciencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, vaya familia numerosa la mía!!!! Creo que ser el mediano es muy muy complicado y requiere muchas dotes de cariño y de paciencia. Creo que necesitan más atención debido a que, en algunos casos, le cuesta más encontrar su lugar. A mí el método de las pegatinas no termina de convencerme, pero lo tengo en cuenta por si al final lo que estoy utilizando no termina de funcionar.

      Gracias por compartir, besitos y suerte!!!
      Suu

      Eliminar
  15. Mi nena mayor también es de tener rabietas fuertes y seguidas y yo pasaba muchíiiisima rabia. También terminaba gritando, muchas veces hasta llorando! Y obviamente luego me sentía super culpable.
    Una amiga me prestó un libro (no creo que se consiga allá, es de una psicóloga infantil argentina que se llama Maritchú Seitún y el libro algo así como "Como criar hijos confiados, seguros" y no recuerdo que más) que daba un par de claves que me sirvieron mucho.
    Fundamentalmente decía, textualmente, que hasta que tienen 6 años hay que "ponerles el cuerpo". Eso significa decirles, por ejemplo, que debe ponerse las zapatillas y, cuando comienza con el berrinche, vas y se las pones vos aunque tengas que forcejear, pero siempre con tranquilidad y diciendo "entiendo que no quieras hacerlo pero lo debés hacer por tal y tal razón" (empatizar con ellos pero seguir nuestra decisión). Ellos se enojan mucho con nosotras pero como ven que no hay enojo de nuestra parte, ni tampoco atención excesiva, en más o menos 20 días ya se notan cambios. Otro consejo que da es avisar tipo "en 10 minutos hay que bañarse", repetirlo a lo 5 minutos y cumplido el tiempo, con tranquilidad y firmeza llevarlos al baño. Siempre es fundamental mantener la calma, para ellos no es grave enojarse con nosotros pero si los lastima (y en consecuencia agrava el berrinche) que nosotros nos enojemos con ellos. También dice que no hay que ceder nunca ante los berrinches por lo que hay que ser muy cuidadoso con las órdenes que damos y las negativas que imponemos porque no debe haber vuelta atrás (aunque en pleno berrinche nos demos cuenta que no era tan importante lo que decíamos o queríamos). Por eso aconseja ser cuidadoso con los no, reemplazarlos por si (por ejemplo, en vez de decir no podés comer postre ahora decir si podes comer postre, apenas termines con la comida que te serví; es lo mismo pero suena diferente.
    Yo lo hice y fue increíble como nos facilitó las cosas, no es mágico, pero a mi me produjo mejoras notables,desde la primera vez que cambié mis actitudes siguiendo sus consejos.
    No quiero hacerte el comentario demasiado largo, pero espero u¿que lo poco que te dije, funcione!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bárbara, muchísimas gracias por todos los consejos, tomo nota. Algunos ya los llevamos acabo, como es el del tiempo, aunque muchas veces hacemos las cosas corriendo y los llevamos de cabeza y terminamos con un berrinche.

      Besitos y gracias por compartir,
      Suu

      Eliminar
  16. nose si te pasara como a mi pero mi peque es muy exigente son del mismo año 2011 y nada le viene bien soy la mama gritona y no me gusta luego solo quiere que sea yo la que le ayuda a cambiarse y a calzarse y a todo todo es la unica manera de llevarle un poco pero a peque le suele pasar cuando da avances grandes y se pone muchisimo peor...en el habla le pasa igual que a pequeñin solo nos queda armarnos de paciencia (nose de donde sacarla) y todo esto pasara.... y a disfrutar de los ratitos que nos quieren regalar!!! A feleicidades que hoy ese campeon cumple 4 añazos!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica G, no creo que tenga mucho que ver con el año del nacimiento, sino más bien con la edad. Sé que a veces me saca de quicio, pero es una mor de niño y tengo que tener más paciencia con el hombrecito de la casa.

      Gracias y besitos,
      Suu

      Eliminar
  17. Ufff, te entiendo, todas hemos nos hemos sentido alguna (y más de alguna) vez como tú, pero por lo que veo lo vuetro ya es crónico...vamos, como para estirarse de los pelos hasta quedarse calva. Seguro que hay algun motivo de su comportamiento, siempre lo hay, pero como siempre, no es fácil dar con él y a partir de ahí buscar la mejor solución. Y muchas veces lo hacen para llamarnos la atención.

    Has probado el sistema de premios. Colgar en la nevera una tabla y por ejemplo, cuando se haya puesto 10 veces los zapatos sólo darle un premio (que puede ser una chuminada o ir al cine, etc). A mi me funciona. Y voy cambiando de objetivo según me conviene (comer sólo, no hacerme enfadas...). Al cabo de un tiempo lo toman como una rutina y ya no hace falta esa tabla de premios.

    Un saludo y espero que des con la solución :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MamásAlBordeDeUnAtaqueDeBesos, a veces sí, me quedaría calva, será por esto que se me cae el pelo??? Jajajajajaja.

      No termina de convencerme ese tipo de sistemas de premios o pegatinas, pero tomo nota por si alguna de las cosas que estamos aplicando no funcionan.

      Gracias y besitos,
      Suu

      Eliminar
    2. Hola!
      Mi mediano también es un niño complicado y algo intenso...tiene rabietas...muuuucho genio...cuando s enfada s pega...luego s súper cariñoso y mimoso así q bueno...cada uno es como es.lo q yo tengo comprobado q L ayuda es ignorarL a ratos (co lás rabietas pequeñas) darle muuuuuxho cariñosiempre y seguie un cuadrante d premios para corregir ciertas conductas.L d imanes d imaginariym L encanta.ánimo y besos!! Laura

      Eliminar

Seguro que tienes algo que escribir. Sí, sí, eso que estás pensando